Agentes de salud comunitarios y campeones

agentes de salud comunitarios

 

 

Lucas, campeón masculino: “Perdí a mi esposa y mi bebé por complicaciones durante el embarazo. En ese momento vi que apoyarlas es muy importante”

 

En África Subsahariana un amplio porcentaje de la población masculina apenas tiene conocimiento de los elementos más esenciales relacionados con la salud-materno infantil. Los hombres no acuden a las citas médicas prenatales y, como consecuencia, ignoran cómo actuar ante determinadas situaciones. Trabajamos también sensibilizando a las parejas de las mamás para que formen parte del embarazo, el parto y la atención al bebé y evitar muertes prevenibles.

Personas como Lucas Omulo se encargan de concienciar a los hombres de la importancia de escuchar la educación sanitaria que brinda el personal médico.

 

La historia de Lucas

 

Lucas Omulo es un hombre de 49 años que vive en Kibera. Durante el día trabaja como artista elaborando joyas y otros artículos que vende a los turistas que acuden diariamente al territorio.

Ahora su verdadera pasión es su comunidad, pero no fue hasta un fatídico día cuando fue consciente de ello. En 2003 perdió a su esposa y a su bebé debido a complicaciones en el embarazo. En ese momento se dio cuenta de la verdadera importancia del apoyo de los hombres en la salud materno-infantil para poder solucionar los problemas.

No es su bebé; es nuestro bebé”, asegura.

 

Agentes de salud comunitarios

 

Después de lo sucedido, Lucas decidió comenzar a trabajar también como agente de salud comunitario para concienciar a los hombres sobre la importancia de tener conocimientos sobre la planificación familiar para ayudar a las mujeres. Fue gracias al correcto desarrollo de su trabajo cómo consiguió que nuestros profesionales de Amref le llamaran para acudir a una reunión de campeones masculinos en Kibera.

Los campeones masculinos son aquellas personas que se encargan de hablar con los hombres de la comunidad para animarlos a ayudar a sus mujeres y participar en el embarazo.

Los profesionales también hablan con los más jóvenes para inculcarles lo importante que es la planificación familiar. Actualmente hay una veintena de campeones masculinos en Kibera.

“Soy responsable de 75 hogares en mi comunidad. Cuando les visito hablamos de todo tipo de problemas de salud como, por ejemplo, cómo pueden ayudar a sus mujeres cuando están embarazadas, cómo deben llevarlas a la clínica y cómo deben recordarles las fechas de las citas”, explica. “Cuando ellas no se acuerden del día de su revisión ellos deben decirles: “Este día nuestro bebé debe ir a la clínica”.

 

Nada de esto sería posible sin la solidaridad y el apoyo de personas como tú, por eso te pedimos que hagas una donación hoy que nos ayude a que más mamás tengan acceso a la atención que necesitan en el embarazo, el parto y los cuidados del bebé.

 

Lucas había recibido anteriormente formación en atención prenatal y posnatal como parte de su trabajo como voluntario de atención comunitaria. Ahora aprovecha ese conocimiento para brindar apoyo a otros hombres en Kibera.

El procedimiento de concienciación no es una tarea sencilla. Hay que encontrar en espacio y el momento adecuado para que los varones no sientan que sus creencias están siendo juzgadas o se están viendo amenazadas, especialmente cuando las charlas se desarrollan en grupo.

“Tienes que dejar que la conversación despegue y luego intervenir. Le estás pidiendo a la gente que cambie sus comportamientos y tal vez incluso sus creencias, por lo que deben confiar en ti. Si recibes una respuesta negativa, no puedes dejarlo ahí.

Puede ser un proceso largo porque los hombres son muy difíciles de manejar, pero tienes que continuar. No puedes parar”.

 

Campeones masculinos

 

El esfuerzo y la constancia de los campeones masculinos tienen, sin embargo, su recompensa.

El número de hombres formados en salud materno-infantil se ha incrementado y en la actualidad el número de defunciones se ha reducido significativamente. “Nuestra paciencia está dando sus frutos”.

Incluso hay hombres que acuden a verle personalmente o le llaman por teléfono para aprender más prácticas relacionadas con este ámbito.

Como profesional formado y consciente de la importancia de ayudar a las mujeres, Lucas Omulo acompaña diariamente a su esposa Eunice y a su hijo Mark a las citas médicas. “Cuando dio a luz yo estaba con ella. Ahora cuando tiene los controles yo también vengo”, explica. La historia de Lucas es la de un hombre fuerte, valiente y comprometido.

 

Gracias al apoyo de gente como tú hacemos posible que más mujeres puedan dar a luz de forma segura.

 

Sin embargo, más de 800 mujeres mueren cada día en el embarazo o el parto, el 50% se dan en África, por favor, apóyalas.

 

Cuando apoyas a Amref Salud África haces posible el cambio duradero en la salud y la vida de las comunidades. Gracias por hacerlo posible.

Publica un comentario