COVID-19 emergencia en Uganda

Emergencia COVID-19 Uganda

Foto: Watanda Ambrose

COVID-19 emergencia en Uganda. Kagurusi: Más de 1.000 casos diarios y grave escasez de oxígeno.

 

Uganda se enfrenta a una grave escasez de oxígeno y a una sobrecarga hospitalaria sin precedentes.

 

«La velocidad y la escala de la tercera ola africana no tienen precedentes», dijo Matshidiso Moeti, Director Regional de la Organización Mundial de la Salud para África. Efectivamente, el COVID-19 se está extendiendo por todo el continente a un ritmo récord: durante seis semanas consecutivas, los contagios han ido en aumento, incrementándose en una cuarta parte cada siete días, mientras que las muertes han aumentado un 15% en 38 países africanos.

Uganda, que tiene 81.034 casos de COVID-19 hasta el día de hoy «ha visto un crecimiento exponencial peligroso en los últimos tres meses, con una media de más de 1.000 casos al día», dijo el Dr. Patrick Kagurusi, Director Nacional de Amref Health Africa en Uganda. «También es probable que se subestimen las cifras de la emergencia de COVID-19, en Uganda como en muchos países africanos. Lo que sí sabemos, sin embargo, es que cerca de la mitad de los casos y muertes reportadas desde marzo de 2020 en el país ocurrieron en el período comprendido entre abril de 2021 y junio de 2021.»

«Uganda también se enfrenta a una grave escasez de oxígeno y a una sobrecarga hospitalaria sin precedentes; dos factores que dificultan enormemente la atención clínica y provocan un elevado número de muertes que, de otro modo, podrían evitarse», añadió el Dr. Kagurusi.

 

El país ha recibido hasta la fecha cerca de un millón de dosis de la vacuna de AstraZeneca, y ha administrado unas 800 000 dosis. Sin embargo, para lograr la inmunidad del rebaño, Uganda necesitaría unos 20 millones de dosis.

 

«Además, desgraciadamente, la emergencia de COVID-19 en Uganda conlleva una serie de implicaciones. Entre ellos, el COVID-19 ha tenido una gran influencia en la desigualdad y la violencia de género. El cierre de las escuelas, conocidas por ser estructuras de protección para las niñas, durante más de un año ha sido un factor de riesgo adicional para las niñas, quitándoles la protección contra la mutilación genital femenina y los matrimonios y embarazos precoces. En muchas familias, con una media de dos padres y cinco hijos, todas las chicas están o han estado embarazadas al mismo tiempo en los últimos 15 meses. No son coincidencias», explicó el Dr. Kagurusi.

El Dr. Kagurusi ha sufrido personalmente 11 pérdidas relacionadas con el COVID-19, entre amigos y conocidos. Muchos de ellos estaban relacionados con la falta de oxígeno y la sobrecarga de los hospitales, la emergencia COVID-19 en Uganda está teniendo un tremendo impacto. El Dr. Kagurusi y toda la familia de Amref Health Africa también han perdido recientemente a un miembro del personal ugandés. «Estoy triste, asustado y afligido. Todo el mundo debería tener derecho a la vida y a la atención médica. También me entristece saber que ninguna familia ugandesa está exenta de este infierno, ya sea directa o indirectamente».

 

Nuestra respuesta a la emergencia de COVID-19

 

 

En la primera fase de la lucha contra la COVID-19 hemos llegado a más de 1,3 millones de personas. Capacitamos a unos 110.000 médicos, enfermeras y trabajadores de la salud comunitaria en el continente. Equipamos a cinco laboratorios en Kenia para realizar pruebas llegando a 5.000 tests. Ahora nuestro objetivo es capacitar a miles de trabajadores de la salud para la correcta administración de la vacuna. Establecer centros de vacunación y llegar a las zonas más remotas. También resguardar las vacunas en la cadena de frío.

El trabajo de Amref se centrará en Etiopía, Kenia, Malawi, Senegal, Sudán del Sur, Tanzania, Uganda y Zambia. Queremos  llegar a más de 9 millones de personas. Si puedes, por favor, ayúdanos a que la vacuna llegué a África por la salud de todos.

 

Noticia publicada vía Amref Italia

 

Publica un comentario