COVID-19 en Uganda convierte su estadio en un hospital y Europa juega la final de la EURO2021

Amref Salud África Uganda COVID-19

Foto: Sam Vox. Amref Salud África. Uganda

 

La COVID-19 en Uganda amenaza la vida de millones de personas y pone a su sistema de salud contra las cuerdas. La desigualdad de vacunación en África se hace patente. Mientras Inglaterra e Italia celebran estar en la final de la Eurocopa, la escena no podría ser más diferente en Uganda donde el estadio nacional de fútbol se está convirtiendo en un hospital de campaña para atender a los pacientes de la COVID-19.

 

Dos estadios para dos realidades: el COVID-19 en Uganda

 

En contraste con las escenas del estadio de Wembley, el estadio nacional de Mandela, situado en las afueras de Kampala, ya está equipado con suficientes camas para tratar a más de mil pacientes con coronavirus ya que un fuerte aumento en los casos ha sobrepasado la capacidad de las instalaciones de sanitarias del país.

 

La variante Delta se ha fusionado con la cepa sudafricana derivando en tercera ola de la COVID-19 en Uganda y en otras áreas de África.

 

Los países se enfrentan a las nuevas cepas más contagiosas con servicios de salud mínimos a medida que se agotan las reservas de vacunas.

Las ONG’s internacinales que forman parte de la People’s Vaccine Alliance, incluidas ActionAid International, Amref Health Africa, Oxfam y ONUSIDA, aseguran que la situación en Uganda es terrible:

  • Los casos en el país aumentaron en más de un mil por ciento en junio.
  • En los últimos 14 días el número de muertes aumentó en un 88%.
  • Uganda ha perdido a más de cincuenta trabajadores de la salud, incluidos dieciséis médicos, a causa de la COVID-19 en solo dos semanas; el país tiene solo un médico por cada 5000 habitantes en comparación con 1 por cada 250 habitantes en España.
  • COVID-19 en Uganda  presenta un riesgo severo para las personas que no han recibido las dos dosis de la vacuna. Solamente alrededor 4000 personas están completamente vacunadas en una población de más de 45 millones. Por tanto, menos del 5% la ciudadanía.
  • Uganda es el país de acogida de refugiados más grande de África, con más de 1,45 millones de refugiados y solicitantes de asilo que también tienen una gran necesidad de vacunas COVID-19.
  • Una dosis de la vacuna Pfizer cuesta más de lo que Uganda gasta por ciudadano en salud en todo un año.

El doctor Patrick Kagurusi, médico y Gerente Nacional de Amref Health Africa Uganda, aseguró que: “Ya no tenemos suficientes trabajadores de la salud y ahora nuestros médicos y enfermeras están muriendo. Los que se quedan trabajando en la primera línea temen por sus vidas, no están debidamente protegidos porque nos estamos quedando sin EPIS y muchos están gravemente traumatizados por la pérdida de pacientes y compañeros”.

“El sistema de salud está totalmente desbordado y nuestros hospitales y centros de salud están llenos. La escasez de oxígeno ha llegado a un punto crítico y la gente está muriendo porque no tenemos los suministros”.

Si puedes, por favor apóyanos y súmate al movimiento por la salud de África. Juntos podemos reforzar los sistemas de salud para hacer frente a la contención del COVID-19 y acelerar la vacunación. También haces posible la incidencia política a nivel nacional e internacional. Hazte socio hoy.

 

La necesidad de liberar las patentes de las vacunas para salvar millones de vidas.

 

Winnie Byanyima, directora ejecutiva de ONUSIDA, nacida en Uganda, afirmó: “Mis amigos y familiares están muriendo. Cada poco recibo mensajes de pérdidas. Los pequeños suministros de vacunas que tiene el país están casi terminados, pero los líderes de los países ricos continúan ignorando las quejas sobre sus corporaciones farmacéuticas que alimentan la desigualdad de vacunas”.

Las vacunas están siendo racionadas artificialmente en todo el mundo, ya que solo las producen un puñado de empresas farmacéuticas que tienen un monopolio y han priorizado principalmente la venta a precios elevados a los países ricos. La Alianza está pidiendo a la UE, Alemania y el Reino Unido que dejen de bloquear las propuestas presentadas por muchas naciones en desarrollo, y respaldadas por los EE. UU y Francia, para renunciar a la propiedad intelectual de las vacunas COVID-19, lo que permitiría a los fabricantes de vacunas en África y en todos los países en desarrollo producir sus propias vacunas.

Max Lawson, jefe de Política de Desigualdad de Oxfam, dijo: “En Europa las multitudes en los campos de fútbol reflejan la esperanza de volver a la vida normal mientras que en Uganda el estadio nacional está lleno de camas de emergencia y pacientes sin aliento. Es difícil pensar en un ejemplo más claro de la vacuna contra la desigualdad”.

“La esperanza de escapar de COVID-19 no debería limitarse a las personas de los países ricos. Habría suficientes vacunas para todos los países si las corporaciones farmacéuticas compartieran su ciencia y su conocimiento”.

“Los países en desarrollo simplemente están exigiendo su derecho a fabricar sus propias vacunas y se les impide hacerlo. Hacemos un llamamiento a los gobiernos del Reino Unido, Alemania y la UE para que dejen de anteponer los monopolios farmacéuticos a salvar vidas”.

 

Las donaciones son insuficientes, no es sostenible.

 

Si bien los países del G7 se han comprometido a donar mil millones de dosis de vacunas a las naciones más pobres, con el objetivo de entregar la mitad para fin de año, la Alianza asegura que la cifra es menos de una décima parte de las dosis necesarias para vacunar a todos los países y se trata de un proceso muy lento para evitar la pérdida de muchas vidas.

Uganda ha recibido poco más de un millón de dosis de vacunas COVID-19. Principalmente a través de COVAX y ya ha administrado el 87% de ellas. Esto significa que el país solo ha tenido suficientes suministros de vacunas para administrar una sola dosis a solo el 2% de la población. La mayoría de los países africanos han recibido mucho menos. La única forma sostenible de vacunar completamente a los países africanos sería dándoles la capacidad de producirlas.

Xavier Ejoyi, director de ActionAid en Uganda, explicó: “Se necesita con urgencia compartir la dosis, pero las donaciones por sí solas no solucionarán el problema. El fin de la pandemia solo tendrá lugar una vez que los países en desarrollo tengan su propio suministro de vacunas. Ante el aumento de casos de COVID-19 en muchos países en desarrollo, necesitamos una vacuna genérica ahora más que nunca”.

Si puedes, por favor apóyanos y súmate al movimiento por la salud de África. Juntos podemos reforzar los sistemas de salud para hacer frente a la contención del COVID-19 y acelerar la vacunación. También haces posible la incidencia política a nivel nacional e internacional. Hazte socio hoy.

Publica un comentario