21
May

Eric Njoroge, piloto que transporta material médico y muestras de sangre durante la pandemia

Poco después de que comenzaran a notificarse casos de COVID-19 en Kenia, el piloto Eric Njoroge Kabuba recibió una llamada en la que se le pedía que pilotara un vuelo a la región remota de Mandera en el noreste del país, cerca de las fronteras con Somalia y Etiopía. Este vuelo sería diferente a habituales que el piloto de 29 años suele hacer con AMREF Flying Doctors.

La región de Mandera tenía dos casos confirmados de COVID-19, pero no contaba con respiradores para tratar a los pacientes. Además, los sanitarios locales no tenían equipos de protección personal, máscaras, batas, guantes, ni tampoco con desinfectantes. No había tiempo que perder, por lo que se llamó a AMREF Flying Doctors para entregar los productos lo más rápido posible. El tiempo que se tarda en llegar de Nairobi a Mandera por tierra es de dos días, mientras que en avión se tardan solo dos horas.

“Tuvimos muy buen clima, con algunas nubes bajas cerca de Mandera que teníamos que tener en cuenta para aterrizar de manera segura. Sin embargo, cuando llegamos, las nubes se habían levantado y aterrizamos con una cálida recepción de la Secretaría de Sanidad del Condado de Mandera «, dice Eric.

Eric, la tripulación de vuelo y el personal del gobierno local descargaron el respirador, las cajas de desinfectante y los equipos de protección personal. Luego cargaron cuidadosamente 33 muestras de sangre de pacientes sospechosos de COVID-19 en el avión modelo Pilatus PC12. El vuelo también tenía el propósito de recoger muestras de sangre para entregar a un laboratorio de Nairobi y diagnosticar rápidamente la presencia de coronavirus en el condado de Mandera.

«Llevar volando las muestras de sangre a Nairobi fue una experiencia única en mi vida», dice Eric. «Tuvimos que tomar precauciones adicionales para asegurarnos de que estuvieran debidamente almacenadas y la tripulación de vuelo no estuviese expuesta a ningún peligro.”

Las muestras de sangre se analizaron al día siguiente y cuatro se confirmaron positivas de COVID-19. El condado de Mandera fue notificado de inmediato, lo que permitió a los trabajadores de salud empezar a tratar a esos pacientes y hacer un seguimiento de sus contactos para aislarlos.

Aunque Eric cuenta ya con 3 años de experiencia como piloto de AMREF Flying Doctors, considera que este viaje a un área remota durante los primeros días de pandemia de COVID-19 en Kenia fue una lección de humildad. “Sabiendo que tenía un papel que desempeñar en la pandemia, ayudando a las personas y cambiando las vidas de un condado remoto. Conociendo el impacto que tuvimos y que los dos pacientes ya confirmados con la COVID-19 obtuvieron ayuda con el respirador. Sabiendo que he podido ayudar a alguien y a su familia. Ser parte de eso es una sensación agradable».

Eric admite que le preocupa pilotar vuelos durante una pandemia mundial. Está en primera línea y sabe que su trabajo puede ponerlo a él y a su familia en peligro. “Estamos muy bien protegidos; como empresa, AMREF Flying Doctors se ha esforzado mucho para asegurarse de que todos estén seguros, pero una vez que sales e interactúas con gente, solo se necesita una persona portadora de la COVID-19 para contraer la enfermedad. Esa es mi mayor preocupación. Podría ser alguien con quién me cruce de camino al trabajo; podría ser con un paciente que estamos evacuando. Tengo miedo de contraerlo y contagiar a mi familia”.

A pesar de los nuevos riesgos a los que se enfrenta, Eric se compromete a ser parte de la lucha contra la pandemia de COVID-19. Y se mantiene positivo mientras Kenia se enfrenta a este nuevo desafío. «Como nación, espero que podamos frenar la propagación de la enfermedad mientras continúa la búsqueda de la vacuna».


Ayúdanos a actuar rápido para frenar el virus. Dona en: https://www.amref.es/covid19/

Publica un comentario