31
May

La cooperativa agrícola de las mujeres de Siambu (Kenia)

“La vida en Siambu nunca había sido tan fácil como en este momento”, dice Hellen Lakumaki, madre de tres hijos. Hellen es una de las integrantes de la cooperativa agrícola creada por Amref Kenia a raíz de la ejecución del Proyecto de Agua y Nutrición en Samburu, junto con otras 26 mujeres que como ella habían mostrado previamente un gran interés por la agricultura.

“Desde que empezamos a cultivar, nuestras vidas han estado llenas de alegría. Tenemos buena comida y somos más sanas, y más felices”, explica Hellen. Las 27 mujeres tienen edades diferentes, pero una meta común: asegurar la salud en sus familias. A diferencia de otras zonas de la región, Siambu tiene suelo fértil, idóneo para cultivar. Sin embargo, debido a la cultura de los Samburu, la etnia que habita la región, pastores semi-nómadas, esa área no se había explotado agricolamente antes.

“Debo decir que los resultados que hemos visto superan mis expectativas iniciales. Como mujer, ahora tengo dinero extra para gastar en mí y en mi familia, resultantes de la venta de excedente. No necesitamos a los hombres, ya que podemos cuidar de nosotras mismas. Además, la idea de levantarse cada mañana e ir al trabajo es liberadora. No me limito a sentarme en casa y hacer las tareas domésticas, también tengo un sitio donde puedo ir a trabajar”, explica Hellen.

El grupo de mujeres granjeras se beneficia de varias maneras del Proyecto de Agua y Nutrición en Samburu, financiado por la Junta de Castilla y León. Se formó en 2014 y ha aprovechado los recursos que da un manantial natural de la zona y la instalación de un sistema de riego para realizar cultivos tolerantes a la sequía.

“Amref Kenia nos enseñó cómo cultivar y preservar este tipo de cultivos, a venderlos y cómo diferenciar los cultivos que son tolerantes a la sequía de aquéllos que no lo son”, agrega una integrante del grupo. Para la comunidad, este grupo es rompedor en dos maneras distintas: por un lado, está formado íntegramente por mujeres y por otro lado, la agricultura de cultivos tolerantes a la sequía es toda una novedad en una zona de comunidades semi-nómadas.”

 

“Hacemos dos cultivos al año. Obtenemos unas diez bolsas de repollos que nos dan unas ganancias de unos 86€ por bolsa, y veinte bolsas de maíz que dan unos beneficios de unos 26€ por bolsa”, clarifica Hellen. El dinero que el grupo recolecta se ingresa en una cuenta bancaria y se usa como salario. También hay un fondo de ahorros y, en caso que un familiar de algunas de las mujeres enferme, se usa para pagar el tratamiento sanitario que necesite.

Para Hellen, la mayor satisfacción que le ha dado la granja es la habilidad de poder cuidar de sus hijos “mis hijos ahora están muy sanos. No tenemos que temer a los problemas de malnutrición, como pasaba antes”, dice.

Durante la estación seca, en la que el manantial no tiene capacidad suficiente para todo el cultivo, las agricultoras usan el sistema de irrigación instalado por Amref. “Apreciamos mucho la ayuda que Amref Kenia nos ha prestado. En un futuro nos gustaría abrir un invernadero y, con un poco de suerte, Amref nos dará soporte para las instalaciones”, concluye Hellen.

Post a Comment