Ser madre en pandemia en África

regina ser madre en pandemia

 

 

Dar a luz en medio de una pandemia constituye un dilema para millones de madres en el continente africano.

La atención médica se centra en los enfermos por el coronavirus y, como consecuencia, la salud materno-infantil ocupa un segundo plano. A pesar de ello, mujeres como Regina han podido dar a luz gracias a la ayuda de los profesionales sanitarios formados por Amref. “Es una gran sensación saber que estás en buenas manos y que una matrona bien capacitada está disponible para ayudarte”, explica.

 

La historia de Regina

 

Regina ha sido madre por segunda vez de un niño muy sano llamado Nicolás.

Ambos tienen una buena salud después de haber estado ingresados unos días en el Hospital Modelo Emali situado en el condado de Makueni (Kenia). “Estaba muy limpio y hermoso, era bastante tranquilizador”, explica. Allí recibieron la atención de los médicos y de una matrona que le ayudó a que su hijo naciera sin complicaciones.

Los datos muestran que cada 3 minutos una mujer en el parto y el 50% se dan en África.

La presencia de matrona es fundamental debido a su capacidad para brindar atención y educación sanitaria a 500 madres al año. Desde Amref hemos formado a 15.000 matronas.

 

Gracias al apoyo de gente como tú podemos garantizar la salud de las madres y sus bebés incluso en los contextos más complicados, si puedes haz un donativo hoy y ayúdanos a formar más profesionales de primera línea y darles los medios que necesitan para salvar vidas.

 

La importancia de los agentes de salud comunitarios en la salud materno-infantil

 

Los agentes de salud comunitarios son las personas que informan a los habitantes de la aldea cómo mantener una buena salud. Muchos trabajan de forma voluntaria brindando atención básica a las personas como, por ejemplo, midiendo la presión arterial a las mujeres embarazas o siguiendo el calendario de vacunación de los pequeños y garantizando su vacunación.

Sin su participación dentro de los programas de formación de Amref, muchas madres como Regina no podrían sentir la felicidad que poseen hoy cuando miran a su alrededor y ven a sus hijos. Cuando la pandemia empezó a causar estragos, esta mujer perdió su trabajo y tuvo que verse obligada a prescindir de la atención médica necesaria durante su embarazo para poder sobrevivir económicamente. “Apenas tenía dinero para llegar a fin de mes”, cuenta.

 

Ayúdanos para que las madres de África puedan dar a luz de forma segura durante la pandemia.

 

regina ser madre en pandemia

 

Prescindir de las consultas médicas fue duro para ella, pero la necesidad por sobrevivir le llevó a tomar la dura decisión de dar a luz en casa a pesar de las graves consecuencias. Afortunadamente nada malo sucedió. La labor de vigilancia de Ann, la proveedora de atención médica local, posibilitó que Regina pudiera dar a luz en un hospital con todos los cuidados necesarios. “Se enteró de que yo no iba a la consulta y luego me convenció para que fuera”, narra Regina.

Gracias a este tipo de acciones la mortalidad materna se ha reducido en un 44% desde el año 2000. Por favor, si puedes súmate con un donativo puntual.

El número de muertes de menores de cinco años también ha disminuido drásticamente: en 1990 era de 12,5 millones de niños y ahora es de 5,2 millones.

A pesar de los datos siguen siendo muy negativos, poco a poco la labor de formación para sanitarios, parteras y médicos está consiguiendo revertirlos.

 

Ausencia de recursos económicos: un problema para la salud materno-infantil

 

“Antes del encierro, vendía ropa de segunda mano, pero el gobierno prohibió porque existe el temor de que la ropa contenga el coronavirus”, explica Regina. Al igual que ella, muchas mujeres han visto reducida su capacidad económica como consecuencia de la incapacidad de encontrar una alternativa para poder sobrevivir y cubrir las necesidades más básicas como las consultas médicas.

La atención médica antes, durante y después del embarazo es fundamental para la madre y el niño.

Según la Organización Mundial de la Salud, es probable que el uso de equipos de ultrasonido durante el embarazo pueda reducir significativamente el riesgo de complicaciones. Desafortunadamente, solo el 25% de las mujeres embarazadas en Kenia se hacen un chequeo con ultrasonido.

 

Ser madre en pandemia: consultas médicas canceladas como consecuencia del Covid-19

 

El miedo a ir al hospital y contagiarse por el coronavirus constituye otra de las causas más peligrosas para las mujeres embarazadas. Entre la población han comenzado a generarse falsas ideas como, por ejemplo, la creencia de la necesidad de utilizar una mascarilla durante el parto. Jeminah, una de las médicas locales, desmiente este mito entre risas “La mascarilla se puede quitar mientras la mujer inhala”.

Los trabajadores de salud comunitarios caminan día a día por los pueblos para conseguir que las mujeres acudan a las consultas para garantizar que sus hijos nazcan saludables.

Desde el inicio de la pandemia Amref ha formado a 64.000 profesionales para que los habitantes de las comunidades disfruten de su derecho a la salud y no vean entorpecidas sus necesidades más básicas como consecuencia del Covid.

 

Cuando apoyas a Amref Salud África haces posible el cambio duradero en la salud y la vida de las comunidades. Gracias por hacerlo posible.

Publica un comentario