913102786
News Categories Noticias
17
Jun

Campaña “Mira Por África”

Amref y Visionlab se unen por la cobertura sanitaria universal en África.

Algunas zonas remotas del continente africano son difíciles de alcanzar, debido a la falta de infraestructuras y a las grandes distancias. Eso supone un reto para el sistema sanitario. Allí donde otros no alcanzan, llegan los doctores voladores (o Flying Doctors) en sus avionetas-ambulancias, los agentes de salud o los cirujanos especializados que viven en las capitales africanas y se trasladan a zonas remotas para operar y formar al personal local.

Estos son algunos de los perfiles sanitarios con los que trabaja Amref en África con el objetivo de conseguir la cobertura sanitaria universal en el continente para el año 2030.  Ahora, Visionlab promociona nuestra misión mediante la venta de la pulsera solidaria Mira Por África.

La colorida pulsera quiere transmitir la alegría de los paisajes africanos y el compromiso de quién la adquiera, incluyendo un abalorio con la forma del continente. Está disponible en todos los centros Visionlab y en su página web.

Tiene un coste de 2€, con los que colaboras para la mejora de la salud del continente.

 


Mäbu en concierto a favor de Amref

La banda de pop Mäbu organiza el concierto de fin de la gira de su décimo aniversario con un concierto solidario. Todos los beneficios irán destinados a nuestro programa de lucha contra la mutilación genital femenina en África.

Llevamos 10 años luchando contra esta práctica, en los que hemos conseguido que más de 17.000 jóvenes eviten el momento de su ablación genital. Celebrando conciertos como este nos acercamos más a nuestro objetivo: erradicar la mutilación genital femenina para el año 2030.

El concierto será el próximo 7 de junio a las 21h en la Sala But de Madrid. Ven a disfrutar de una noche muy especial y a defender los derechos de las mujere africana. Entradas en este link.

22
Mar

Día del agua: Tirnigo Ten

Tirnigo es la gerente de la instalación de agua de Matahara (Etiopía), que se construyó mediante la colaboración de Amref, el gobierno y Aqua for All en noviembre de 2018. Ella la gestiona, se asegura de que esté limpia, y dirige a seis personas.

Como gerente tiene muchas responsabilidades, algo que nunca antes había experimentado: “Solía quedarme en casa y vender pan, lo que me daba suficiente dinero para pagar el alquiler y la comida, pero no podía ahorrar para la educación de mis hijos, y eso me angustiaba. Y tenía miedo de si alguien de mi familia enfermaba, ya que podríamos caer en la pobreza porque no teníamos suficiente dinero para cubrir los costes médicos. “

La vida de Tirnigo ha cambiado mucho al empezar a trabajar: se siente útil y gana dinero para tener una vida.

De vez en cuando acude a cursos para luego educar a las otras mujeres. “Me gusta mucho compartir y traer lo que he aprendido. Y me siento muy feliz y útil de poder traspasar este conocimiento.”

Tirnigo, con el comité de mantenimiento

También es consciente del gran cambio dentro de la comunidad, y cómo han disminuido las enfermedades. Por ejemplo, nota que desde que el área está más limpia ya no hay tantos casos de malaria.

Antes de que existiera la instalación, Tirnigo y las demás mujeres tenían que caminar siete kilómetros de ida y de vuelta para llegar a un surtidor de agua. Como tenían que caminar, no podían trabajar. Ahora tienen más dinero que ganar, y menos que gastar. Tirnigo comenta, sobre el dinero: “Puedo ahorrar pequeñas cantidades al mes. Con este dinero me gustaría comprar más terreno junto a la instalación para abrir una tienda donde vender jabón y otros complementos higiénicos”.

25
Ene

Me llamaban “Doctora Virus”: La historia de Winnie.

Desde un centro de VIH hasta la gestión del Centro de Salud de Amref en Kibera (Nairobi), Winnie Nzioka ha atendido a los vecinos de Kibera y sus alrededores durante los últimos 18 años. A pesar del estigma al que ella y sus colegas se enfrentaron, en un inicio, Winnie sirvió con dedicación cuando la epidemia de SIDA se asentó en Kenia y se estaba cobrando muchas vidas en Kibera.

“En 2003, tratar con pacientes con VIH era un gran desafío. Los pacientes acudían al centro de salud cuando estaban muy enfermos, débiles y consumidos. Incluso algunos cuando ya estaban postrados en la cama”, recuerda Winnie.

“La infección por VIH estaba muy estigmatizada. Las personas que tenían VIH no querían recoger sus antirretrovirales, ni firmar con sus nombres en el libro de registro. Sólo tres miembros del centro de salud de Amref recibieron la formación de terapia antirretroviral. Nuestros colegas nos llamaron “madaktari wa virusi” (médicos especialistas en virus), algo que nos estigmatizó. Para manejar esto, adoptamos los nombres de los medicamentos antirretrovirales de primera línea en aquel momento. Yo era Stavudine, nuestro Oficial Clínico era Lamivudine y la otra enfermera se llamaba Nevirapine”, dice.

Sin embargo, atestigua que servir a los pacientes de VIH se convirtió en parte de su vida como enfermera, y consideraba que su papel era gratificante. La recompensa era conseguir un cambio en la salud de las personas que viven en los barrios marginales.

Desde 2003 el Programa Presidencial de Emergencia de Asistencia para el Sida de Estados Unidos ha ayudado a salvar la vida de millones de personas que viven con VIH en todo el mundo. Gracias al programa, la Clínica de Amref en Kibera ha recibido el apoyo para proporcionar gratis los servicios de atención y tratamiento de VIH y tuberculosis, y el refuerzo al laboratorio que da servicio a otros centros de salud.

El avance de la prevención en la transmisión materno-infantil del VIH es evidente entre los habitantes de los barrios marginales, con una reducción de la transmisión desde el 3,6% en 2017 al 2,8% en 2018.

Con el gran apoyo de los financiadores y la excelente dedicación de los trabajadores de la salud como Winnie, la gravedad de la epidemia del VIH ha descendido gradualmente. Gracias a los medicamentos, la educación y sensibilización sobre el VIH/SIDA y los sistemas de apoyo psicosocial, las personas con VIH tienen vidas más largas y saludables.

“Si comparamos la situación de entonces y la de hoy, el estigma se ha reducido, lo hemos superado y hablamos libremente sobre el VIH”, dice Winnie.

A pesar de los muchos desafíos, hay un grupo que Winnie no quiere dejar de mencionar, los Agentes de Salud. Winnie cree de forma entusiasta que han jugado un gran papel en la reducción del VIH. Reconoce sus esfuerzos trabajando en la comunidad, realizando visitas domiciliarias, interactuando con las personas que tienen VIH, y recomendando a los miembros de la comunidad que se sometan a la prueba del VIH.

“No puedo olvidar los esfuerzos de los agentes de salud mientras realizan visitas domiciliarias para asegurar que las personas que viven con el VIH tomen sus medicamentos“, dice.

Con el apoyo del Programa Presidencial de Emergencia de Asistencia para el Sida de Estados Unidos, 2.168 personas que viven con VIH acceden al tratamiento que salva sus vidas en el Centro de Salud de Kibera, con una tasa de supresión viral del 92,5%.

29
Jun

Amref ha participado en la II Jornadas Recover sobre salud materno-infantil y cooperación

El pasado lunes 18 de junio Amref Salud África participó en las II Jornadas sobre salud materno-infantil y cooperación organizada por Recover en Madrid. El evento, centrado en la salud materno-infantil en África Subsahariana, reunió a profesionales sanitarios, investigadores y gestores de ONGs, profesionales de la salud y la cooperación que analizaron la realidad sanitaria en África.

Las conclusiones de las jornadas destacan la vulnerabilidad de la mujer en la región, y cómo el enfoque de género debe ser un punto fundamental para el desarrollo social del continente negro, no solo en materia sanitaria, también en educativa y económica.

También se puso en valor el trabajo en red entre organizaciones y profesionales multisectoriales para optimizar los proyectos y la importancia de las comunidades locales y las personas que la forman para poder avanzar en la búsqueda de uno de los objetivos principales de Amref: conseguir cobertura sanitaria universal en África.

La directora de Amref Salud África, Silvia Frías, representó el punto de vista de la fundación mostrando el trabajo que realizamos en materia materno-infantil, promoviendo la educación universitaria de jóvenes locales en materia sanitaria. Desde hace más de 60 años Amref ha formado a 12 millones de profesionales sanitarios africanos.

19
Jun

Formando a las comunidades en técnicas de mantenimiento de fuentes de agua.

Christina Joseph, de 43 años y Marwa Mgosi, de 36, son dos residentes locales del Serengueti que han recibido formación en reparación y mantenimiento de pozos profundos, bombas solares, y sistemas de fontanería gracias al proyecto Usafi Kwa Afya , que cuenta con la financiación de la Junta de Castilla y León, y busca mejorar salud y disminuir la pobreza entre las comunidades mediante agua limpia, saneamiento y prácticas higiénicas.

Christina dice que gracias a la formación ha adquirido conocimientos y habilidades sobre cómo puede conservar el entorno y no contaminar las fuentes de agua. Además ha podido aprender a reparar tuberías de agua dañadas.“Agradezco a Amref  la formación que nos han dado. Estoy comprometida a colaborar con mi comunidad para sensibilizar sobre cómo se pueden conservar mejor las fuentes de agua para que les beneficie a ellos y sus generaciones futuras.” dice.

“Me gustaría que se promoviesen estas formaciones en otras partes de mi comunidad y construir más pozos profundos en las zonas que están altamente afectadas por falta de agua”, concluye Christina.

Marwa Mgosi añade: “Después de la formación tuvimos la oportunidad de visitar unos pozos profundos locales y descubrimos que las válvulas estaban bloqueadas por arena y otras partículas, lo que llevó a fugas de agua y ésta salía con la presión muy baja. Utilizamos los conocimientos adquiridos para arreglar el problema y se resolvió.  Estamos muy felices por aplicar lo que hemos aprendido desde de la formación”.

20
Abr

Nice, compañera de Amref, en el listado de las 100 personas más influyentes de 2018 según TIME

Nice Nailantei Leng’ete, responsable del proyecto de Amref de lucha contra la mutilación genital femenina en Kenia y embajadora internacional contra la ablación, aparece como una de las personas más influyentes del año en el listado que realiza la revista TIME. La lista reconoce el trabajo de Leng’ete con las comunidades masái del sur de Kenia, a la que ella misma pertenece.

El proyecto de Amref contra la mutilación genital femenina se centra en comunidades que ejecutan la ablación genital durante el rito de paso que marca el cambio de niña a mujer de las jóvenes locales. Consiste en un rito de paso alternativo, en el que se elimina la mutilación genital femenina y se promueve la importancia de la educación. Nice escapó de su propia ceremonia de mutilación genital femenina a las 8 años, una decisión que la enfrentó con su familia, pero se mantuvo firme hasta la edad adulta.

La Mutilación Genital Femenina se practica en 30 países, 29 de los cuales están en África Subsahariana. De media, un 21% de las mujeres de Kenia sufren esta práctica, aunque las cifras varían dependiendo de la zona: en la capital, Nairobi, solo un 2% de las mujeres han sufrido la mutilación genital femenina, mientras que en la comunidad masái, de donde es Leng’ete, la cifra aumenta al 76%.

Nice visitó España en 2017, cuando participó en el Foro Mundial de la No Violencia, en una mesa redonda especializada en violencia contra la mujer, junto a activistas de cuatro continentes diferentes.

23
Mar

E-Plus (Cruz Roja Kenia) y Flying Doctors rescatan a un bebé para cirugía especializada

El servicio de Flying Doctors, empresa social vinculada a Amref, junto con E-Plus, servicio de evacuación médica gestionado por la Cruz Roja de Kenia, han llevado a cabo una evacuación aérea de un bebé de cinco meses con un tumor extracraneal desde Mandera (al norte de Kenia, cerca de la frontera con Somalia y Etiopía) hasta Nairobi para que reciba tratamiento médico especializado.

El bebé, llamado Mustaab Dakane, ha sido ingresado en el Kenyatta National Hospital, uno de los centros médicos más importantes del país, para ser sometido a una cirugía cerebral. Ambos servicios, E-Plus y AMREF Flying Doctors, asumieron los costes de la evacuación aérea y la factura médica.

Según la enfermera que atendió al pequeño en Mandera, sus padres no se podían permitir el transporte a Nairobi ni su tratamiento. El bebé nació en casa con un tumor extracraneal y después de cinco meses, habiendo aumentado considerablemente el tamaño del abultamiento, la familia buscó atención médica en el hospital regional. Allí fue tratado durante una semana y luego transferido a Nairobi para una operación quirúrgica neuronal.

La Doctora Bettina Valdera, CEO de AMREF Flying Doctors, ha apelado a instituciones nacionales y locales a unir fuerzas con servicios como el de los Flying Doctors y establecer un fondo de emergencia para realizar evacuaciones como la del pequeño Mustaab en todo el país.

8
Ene

Luchando contra la malaria en las comunidades

Una larga cola de pacientes, la mayoría madres y mujeres en edad reproductiva, esperan en el dispensario Mawere (Kenia). En el mostrador se sienta Leah Atieno Midega, una mujer de 42 años, madre de seis hijos y trabajadora comunitaria. Leah muestra su título con cariño y orgullo. Ha servido a su comunidad durante 11 años.

Cuando está de servicio, realiza reconocimientos sanitarios básicos: toma el peso o la temperatura y hace pruebas rápidas de malaria antes de que los pacientes pasen una evaluación más completa por parte de la enfermera encargada.


Leah cree que la sensibilización es esencial. Y, desde que el Global Fund Malaria Project le dio la formación adecuada (identificar síntomas de malaria, realizar el test de diagnóstico rápido y tratar casos leves de la enfermedad), realiza estas tareas con la seguridad propia de quién sabe lo que hace. Actualmente se encuentra a cargo de la aldea de Haila, que tiene 127 casas.

“Con estas formaciones ahora puedo realizar actividades sanitarias como el tratamiento de la malaria y otras dolencias e impulsar métodos preventivos para la malaria. También movilizo a las comunidades para que se vacunen y adquieran hábitos sanitarios básicos”, dice. Como trabajadora sanitaria comunitaria, Leah controla y clasifica los casos de enfermedad y aconseja a la comunidad en el uso de medicamentos y nutrición.

“Una de las cosas que me hacen sentir orgullosa es haber salvado la vida de un bebé de cuatro meses al derivarle al centro de salud”, dice Leah. “Los médicos me dijeron que habría muerto si no hubiese llegado a tiempo a las instalaciones sanitarias.”

Aunque tiene una buena influencia en su comunidad, Leah ha pasado por algunas dificultades, especialmente cuando ha intentado convencer a todos sobre la importancia de la instalación de mosquiteras.  “Al principio, algunos se negaban a usar mosquiteras y la mayoría las usaban mal. Algunos de mis vecinos me decían que no había necesidad de usar mosquiteras porque no veían mosquitos en sus habitaciones. Pero gracias a mis frecuentes visitas, les pude convencer”, cuenta mientras sonríe.

Estas intervenciones han tenido éxito gracias al Ministerio de Salud de Kenia (a través de la unidad de control de Malaria), el Ministerio de Educación de Kenia y  las administraciones locales.

 

28
Ago

Implantando sistemas de saneamiento y agua en Serengueti, Tanzania.

“En esta escuela hay alrededor de 1.120 alumnos de entre 9 y 14 años. Estos niños necesitan un ambiente saludable y confortable”, dice Amos Kiture, el jefe de estudios de la Escuela Primaria de Bochungu, en el distrito del Serengueti (Tanzania), que se beneficia del proyecto de higiene y saneamiento en las escuelas Usafi Kwa Afya.

“La falta de agua potable y un saneamiento inadecuado afecta a la salud y a la calidad de vida de estos niños, causando diarreas y otras enfermedades pueden llegar a ser mortales. Con la mejora de las condiciones higiénicas de las escuelas se reducen estas dolencias”, añade el señor Kiture.

“En la escuela tenemos letrinas de baja calidad que no garantizan la privacidad de las niñas, lo que significa que durante su período menstrual, muchas veces faltan a clase. No hay suficiente agua, y la poca que llega a la escuela está sucia”, se lamenta el señor Amos.

“Estoy muy contento de que Amref haya seleccionado a mi escuela como beneficiaria del proyecto Usafi Kwa Afya de entre las 137 escuelas primarias que hay en la región.” Los nuevos bloques de letrinas cambian la situación higiénica de la escuela, ya que además de garantizar privacidad para las chicas durante su período menstrual, están habilitadas para niños discapacitados, lo que es un incentivo para que acudan a la escuela. Además, se promueven hábitos higiénicos entre los alumnos, como el lavado de manos o cara. Cuando los adquieren, los alumnos reciben instrucciones para promoverlos en su comunidad, de forma que sus familias y vecinos también son conscientes de su importancia.

Amref Tanzania está ejecutando este proyecto de agua e higiene con la ayuda financiera de la Junta de Castilla y León, cuyo objetivo es promover buenas prácticas higiénicas y mejorar el acceso al agua potable y de calidad en el distrito del Serengueti, al norte del país.