913102786
News Categories Noticias
7
Oct

Muros que hablan

Un mensaje duradero.

Un conjunto de sencillos mensajes COVID-19 en una pared comunitaria complementan los carteles y los coches equipados con altavoces, compartiendo un mensaje rápido como el viento hacia los oídos desinteresados.

Mutisya, un vecino también conocido como «Entrenador» vive en una pequeña casa junto al mural. Los padres de la zona lo adoran por mantener a sus hijos ocupados con los deportes mientras ellos trabajan; es muy respetado y querido.

«Como comunidad, nos sentimos orgullosos del mensaje de este muro. De vez en cuando, cuando una chica se casa, sus padres pintan las paredes exteriores de su casa para celebrarlo. Este arte mural, en cierto modo, significa para nosotros que no hemos sido olvidados en la lucha contra COVID-19. Algunas personas todavía se preocupan por nuestras vidas y nuestra salud. Como entrenador y mentor de muchos jóvenes, me enorgullece tener este muro parlante en el vecindario. La familia que vive dentro de la casa se siente muy feliz y orgullosa de ser la anfitriona de un mensaje tan importante», dice Mutisya.

Cuando el mural aún estaba en curso, los jóvenes vinieron a posar para una foto, y muchos se hicieron selfies. Los mensajes en otras cuatro paredes estratégicamente escogidas refuerzan la información transmitida puerta a puerta y servirán como un recordatorio subliminal para muchos residentes de que la COVID-19 es real y de las medidas preventivas que se van a convertir en hábito durante los siguientes meses.

 

Ayúdanos a actuar rápido para frenar el virus. Dona en: https://bit.ly/3mGSERu

ESTE TEXTO HA SIDO ESCRITO ORIGINARIAMENTE EN INGLÉS POR EL TÉCNICO DE PROYECTOS DE AMREF KENIA, ATHUR MWAI. LA OFICINA DE AMREF ESPAÑA HA TRADUCIDO Y ADAPTADO EL TEXTO.
28
Sep

Un mensaje diferente

Las semanas se convirtieron en meses, el miedo a infectarse con COVID-19 se convirtió en indiferencia y muchas preguntas quedaron sin respuesta. Los carteles de sensibilización empezaron a amarillear por el sol, y el sonido de los altavoces de los coches lanzando mensajes sensibilizadores se confundía con el de la lluvia cuando se alejaban de los peatones desinteresados, pensando en otros asuntos.

Había que crear un enfoque diferente para que la población no perdiese el interés por los mensajes de prudencia. Un enfoque audaz pero atractivo.

Así empezamos una campaña de sensibilización puerta a puerta, donde los residentes de los asentamientos informales de Muoroto, Tudor Mwisho y Mburukenge, en Mombasa, tendrían la oportunidad de preguntar sobre la COVID-19 a los agentes de salud y recibir así una sesión de sensibilización interactiva y personalizada.

Como recompensa por su tiempo, y para reforzar la correcta higiene de las manos, los hogares donde no era posible lavarse las manos con agua y jabón reciben dos pequeños frascos de gel hidroalcóholico.

Algunos agentes de salud también son Balozis, o líderes comunitarios, y así actúan eficazmente como enlace entre las comunidades y el mundo exterior.

«¿Por qué se tomaron mi nombre y detalles pero nunca recibimos los alimentos de emergencia?» dice una mujer mientras cocina en su casa después del intercambiado de saludos.

«La última vez que estuviste aquí nos prometiste mascarillas», reprocha un residente, medio en serio medio en broma, a la agente de salud Magdalena, levantando un dedo de advertencia. «¿Dónde están las máscaras?» pregunta.

Los agentes de salud tienen la difícil tarea de lidiar con la falta de material mientras sirven cómo enlace entre los residentes de los asentamientos informales y los responsables y financiadores del proyecto. A veces se crean tensiones, especialmente cuando los proyectos se retiran antes de implementar los resultados prometidos o se recogen datos sin un seguimiento adecuado.

«A veces llegas a una casa para hacer tu intervención y te encuentras con que no han comido en días, especialmente los enfermos de Tuberculosis y VIH. Así que lo más humano es rebuscar en tus bolsillos y ayudar. Recuerden que no nos pagan un salario, sólo somos voluntarios.», dice Teresia Okeyo, agente de salud.

Desde madres acogedoras hasta residentes hostiles que insisten en que la COVID-19 es una estratagema del gobierno, pasando por hogares con poca agua que se lavaban las manos varias veces usando el misma agua en una cuenca. A las madres adolescentes que respetan y admiran los consejos de salud y a los vecinos que se quejaron de que la agente de salud no llegó a compartir el mensaje con ellos.  Un equipo de ocho agentes de salud llegó a 800 hogares en cinco días en tres asentamientos informales de Mombasa.

Ayúdanos a actuar rápido para frenar el virus. Dona en: https://bit.ly/3mGSERu

ESTE TEXTO HA SIDO ESCRITO ORIGINARIAMENTE EN INGLÉS POR EL TÉCNICO DE PROYECTOS DE AMREF KENIA, ATHUR MWAI. LA OFICINA DE AMREF ESPAÑA HA TRADUCIDO Y ADAPTADO EL TEXTO.
21
Sep

Fumigación en asentamientos

Durante este año 2020 nos hemos hecho familiares con esta imagen: Una neblina de spray químico liberada por un fumigador en traje protector con capucha, botas de goma, manos enguantadas, mascarilla y gafas protectoras que nos recuerda a los equipos de respuesta en los desastres nucleares.

Pero para los agentes de salud, en los asentamientos informales del barrio de Tudor, en Mombasa, la costa de Kenia, la situación es muy diferente. Consiguieron un par de botas de goma solo después de una larga lucha de quejas y espera. Hasta el momento tenían un pulverizador manual de mochila de uso corriente y una mascarilla quirúrgica.

«Acceder a las casas es muy difícil, especialmente cuando llueve y se pone todo fangoso. Inicialmente, no teníamos kits. Sí algunos básicos como las botas de goma. Me dieron una mascarilla N95, pero se supone que debe ser desechada después de un día de uso; tampoco filtra los vapores químicos. A veces, después de la fumigación, te sientas y sientes el efecto del químico, que has inhalado.

Pero, ¿qué podemos hacer? Tenemos que servir a nuestra comunidad. Nadie me obligó a convertirme en una agente de salud. Es muy satisfactorio servir a mi comunidad y ver vidas transformadas para mejor», comenta Eunice Wangui, agente de salud de Mombasa.

Las letrinas compartidas, típicas de un asentamiento informal, se convierten en focos de infección durante las pandemias, y la COVID-19 no es una excepción. Cuando se le dan fumigantes y el tiempo lo permite, Wangui y otros agentes de salud visitan los hogares temprano en la mañana para fumigar los espacios comunes, incluso mientras continúan predicando el lavado de manos con jabón cómo si fuese el evangelio.

«Solíamos tener graves casos de cólera cada temporada de lluvias. Pero este año hemos visto muy pocos casos de cólera, principalmente debido al frecuente lavado de manos con agua que realizan los vecinos. Es un alivio para nosotros, es un brote de enfermedad mortal menos del que preocuparse» dice Fatma, agente de salud del barrio de Tudor.

Ahmed, agente de salud, explica: «Los productos químicos de fumigación son escasos, y sólo los hogares donde ha habido un caso confirmado de COVID-19 se priorizan como parte del rastreo de contactos. También fumigamos las áreas comunes, donde la gente se reúne e interactúa. De esta forma, se consigue un uso eficiente de los productos químicos de fumigación»,

Cuando preguntamos sobre la formación que tienen los agentes de salud fumigadores, Ahmed, dice: «Por favor, financien productos químicos para la fumigación. Tenemos unos cuantos empleados capacitados y nuestra mayor necesidad en este momento son los productos químicos. Esa es nuestra principal prioridad.»

Ayúdanos a actuar rápido para frenar el virus. Dona en: https://bit.ly/3mGSERu

Este texto ha sido escrito originariamente en inglés por el técnico de proyectos de Amref Kenia, Athur Mwai. La oficina de Amref España ha traducido y adaptado el texto.

 

21
Jul

Dando oxígeno a los hospitales

Los enfermos con casos severos de COVID19 suelen presentar falta de oxígeno. El oxígeno es necesario para una recuperación exitosa, aunque muchos hospitales de zonas en desarrollo tienen dificultades para abastecerlo a todos los pacientes que lo necesiten, sobre todo en momentos de pandemia.

Conociendo esta situación, Amref, gracias al apoyo de la Fundación Rockefeller y el gobierno keniano, apoya la construcción de nuevas instalaciones en el Kenyatta National Hospital, en el centro del país, que van a incluir suministros de oxígeno en siete Unidades de Cuidados Intensivos.

Este reforzamiento hospitalario no solo se enfocará en la situación de pandémica derivada por la COVID19, sino que busca sostenibilidad a largo plazo para gestionar otros problemas sanitarios que surjan.

En este sentido, el Director Global de Amref, Githinji Gitahi, anunció que la Fundación Rockefeller a través de Amref, iba a donar también 35 camas, 3 herramientas de monitorización de pacientes, 4.000 EPIs y 1.000 paquetes de gel hidroalcóholico.

Además se instalará un sistema de fibra óptica en este hospital y en otros centros sanitarios del país que permitirá una mejor conexión a Internet, con el objetivo de que los hospitales se conecten y trabajen mejor juntos y se digitalicen los registros de cada paciente.

Uno de nuestras principales áreas de trabajo es el fortalecimiento de los servicios sanitarios en África. Esta crisis nos enseña que una eficiente gestión sanitaria y la cobertura sanitaria universal son esenciales para garantizar la salud de una sociedad.

Ayúdanos a actuar rápido para frenar el virus. Dona en: https://www.amref.es/covid19/

 

22
Jun

COMUNICADO

Cambio de presidencia en Amref Salud África

Durante el patronato bi-anual de la Fundación Amref Salud África, celebrado el pasado 18 de junio, se acordó la rotación de la Presidencia. Después de una etapa de cuatro años en el cargo, Álvaro Rengifo cedió su puesto a la hasta ahora Vicepresidenta Irene Tato, que asume el cargo hasta 2024.

Irene Tato tiene 50 años. Nació en Barcelona y vive en Madrid desde 1987. Casada, tiene tres hijos de 24, 22 y 18 años.

Actualmente es Consejera de la AMIU (Universidad Internacional de Amref), Consultora de Relaciones Institucionales y Comunicación para el sector biofarmacéutico, Directora del área de Salud en el IIDC (Instituto Internacional de Diplomacia Corporativa), Directora de RRII en el IEXP (Instituto de Experiencia del Paciente) y miembro del Patronato de Amref Salud África desde 2012.

Anteriormente había sido directora de la Fundación Mundo Sano España (2016-18), Socia fundadora y directora de la agencia SC, Salud y Comunicación (2005-16) y Profesora de Publicidad y Marketing en Ciencias de la Información (UEM, 1994-04).

Como formación, Irene Tato ha realizado el Programa en Diplomacia Corporativa y Asuntos Públicos, el Programa SID (Impact Social Doers) de emprendimiento e Innovación social. También es Magíster en Periodismo Sanitario y tiene un Máster en Investigación Clínica y un Postgrado de Salud Global y Cooperación Internacional en la Escuela Nacional de Sanidad.

Miembros del Patronato y Directora de la Fundación que acudieron presencialmente al Patronato. El resto de miembros se conectó telemáticamente, siguiendo con las normas sanitarias vigentes.

 

El puesto de Vicepresidenta pasa a desdoblarse, siendo Vicepresidenta primera la Doctora en Farmacia Carmen Peña y Vicepresidenta segunda la Director Médico Marta Sánchez Menan. Ambas formarán la nueva Comisión Delegada junto al nuevo Tesorero, el Presidente de Clear Channel en Lationamérica Aristóbulo de Juan y al nuevo Vicesecretario, el Subdirector de Asuntos Públicos y Publicidad Institucional en Adif, Pedro Merino.

Desde el Equipo y el Patronato de Amref Salud África agradecemos el trabajo y la gestión que ha llevado Álvaro Rengifo como Presidente entre 2016 y 2020. Una etapa con retos y logros, siendo el más destacable el Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional, que recibimos en 2018.

12
Jun

Certificado de Calidad Laboratorio de Amref

El laboratorio Central de Amref recibe el Certificado de Calidad y Competencia.

El laboratorio central de Amref, en Nairobi, ha recibido la acreditación oficial para realizar pruebas médicas al cumplir con el estándar ISO 15189: 2012 de calidad y competencia.

La acreditación certifica que el laboratorio central de Amref cumple con los estándares internacionales para la entrega de resultados de calidad. Lograr la acreditación ISO nos refuerza para proporcionar servicios de testeo y apoyar a los Ministerios de Sanidad en la lucha contra la Covid-19.

«Amref sigue comprometida con garantizar diagnósticos de precisión en los laboratorios de Kenia para dar servicios de calidad y respuestas epidémicas oportunas», dijo Julius Tome, el Gerente de Proyecto SQLS, que se centra en prevención y tratamiento de VIH, tuberculosis y otras enfermedades infecciosas mediante pruebas de laboratorio.

Parte de nuestro trabajo pasa por garantizar una gestión sanitaria de calidad mejorando así el acceso a los servicios sanitarios de las comunidades.

El laboratorio central de Amref aborda brotes de enfermedades bacterianas y parasitarias, como el cólera, la meningitis, la malaria o la fiebre tifoidea. Amref también ofrece formación a los trabajadores de la salud para la recolección, el manejo y el procesamiento de muestras sospechosas con las que trabajar durante los brotes.

 

Ayúdanos a actuar rápido para frenar el virus. Dona en: https://www.amref.es/covid19/
3
Jun

Esther Muna

Contribuyendo a la lucha contra la COVID-19 puntada a puntada.

“Me involucré con el centro que Amref en Dagoretti, mi barrio de Nairobi, a través de las Divas Designers, un programa para jóvenes madres solteras. Cada una de las Divas tenenmos niños pequeños y habíamos abandonado la escuela. Nos enseñan habilidades comerciales y de costureras.

Cuando la COVID-19 llegó a Kenia, no teníamos fuente de ingresos. Las cosas no se presentan fáciles para nosotras.

En mayo, Amref nos tuvo en cuenta. Nos formaron durante una semana sobre qué son los Equipos de Protección Individual (EPIs) y sobre el proceso de producción de máscaras y batas quirúrgicas.  Ahora, cosemos y fabricamos ese material. Estamos entusiasmadas porque a través de nuestro trabajo contribuimos a la lucha contra la COVID-19.

También me alegra tener ingresos para cuidar a mi hijo.

Amref ha seguido capacitándonos y hemos mejorado nuestras habilidades en negocios, moda y diseño. Eventualmente podremos abrir nuestras propioas boutiques.”, concluye Esther.

«Divas Designers» es un grupo de madres jóvenes creado por una asociación entre Amref y la empresa textil Kenya Khanga, donde un grupo de 12 madres de entre 17 y 32 años se forman en costura profesional. Las chicas participaron en un taller de sastrería para crear artículos de lucha contra la COVID-19, cobrando por su trabajo entre 15 y 25 USD. Con esa cantidad, muchas de ellas pagan el alquiler, compran comida e incluso pagan la guardería de sus hijos.  Además, reciben sesiones de planificiación familiar para decidir sobre su propio cuerpo.

Amref lleva desde el año 2000 realizando programas de empoderamiento juvenil en Dagoretti, un barrio con altos índices de pobreza y desempleo de las afueras de Nairobi, impactando directamente a más de 100.000 niños y jóvenes vulnerables durante estas dos décadas. Una de las actividades es la denominada “Dagoretti Fashion and Design Center”, una empresa de moda y diseño que produce productos de alta calidad y artesanales por medio de jóvenes madres solteras, consiguiéndoles empleo y sueldo.

Por la pandemia de COVID-19 ha habido una gran demanda de Equipos de Protección Individuales (EPIs) que ha derivado en escasez y está dejando a los trabajadores de la salud y a los pacientes expuestos a la enfermedad. Como muchos otros países, el gobierno de Kenia decretó obligatorio el uso de mascarillas en lugares públicos para evitar la propagación de la COVID-19. Así pues, muchos países en desarrollo han tenido que innovar apoyar a las industrias locales y la fabricación local de material de protección personal y profesional.

Con el apoyo de la Fundación Coca-Cola, Amref está formando a 50 jóvenes madres de Dagoretti, anteriormente  capacitadas en moda y diseño, en la producción en masa de EPIs.

Producimos unas 20.000 máscaras y 100 batas quirúrgicas por mes, pudiendo aumentar la producción según la demanda. Es una oportunidad para que que las mujeres jóvenes se ganen la vida y contribuyan a la mejora de la salud pública de sus comunidades.

En Amref continuaremos además dotando a estas jóvenes con información y conocimientos sobre salud y derechos sexuales y reproductivos.

 

Ayúdanos a actuar rápido para frenar el virus. Dona en: https://www.amref.es/covid19/
25
May

Cámaras de aislamiento para trasladar pacientes de COVID-19

AMREF Flying Doctors, el proveedor líder de servicios de ambulancia aérea en África, ha adquirido dos cámaras de aislamiento portátiles para usar como respuesta a la pandemia de COVID-19.

Muchos países de África Subsahariana tienen zonas rurales de difícil acceso. Así pues, conforme aumentan los casos, existe la creciente necesidad de transferir pacientes con COVID-19 en ambulancia-avioneta entre zonas remotas y hospitales en las ciudades.

«Desde que se inició el brote de COVID-19 hemos recibido numerosas solicitudes para transportar pacientes infectados», dice Stephen Gitau, director ejecutivo de AMREF Flying Doctors, con base en Nairobi. «Para garantizar que lo hagamos de manera segura y exponer lo mínimo posible a los miembros de la tripulación médica y aérea, hemos decidido adquirir dos cámaras de aislamiento portátiles”

«La introducción de cámaras de aislamiento portátiles permitirá a AMREF Flying Doctors aumentar la capacidad de evacuación médica. Podremos transportar pacientes positivos de COVID-19 en nuestros aviones garantizando su bienestar y el de nuestro personal.”, agrega Gitau.

Desde el brote de coronavirus en Kenia, AMREF Flying Doctors ha apoyado al Gobierno nacional y a su ministerio de Sanidad brindando apoyo logístico y profesional, incluyendo transporte de material médico y de personal sanitario a lugares remotos. La compra de estas cámaras de aislamiento reforzará a los Flying Doctors para apoyar al gobierno en sus esfuerzos por aplanar la curva de coronavirus.

Todo el personal de tierra, aéreo y médico de AMREF Flying Doctors ya ha recibido formación para el uso de estas cámaras de aislamiento portátiles, por lo que se pueden empezar a usar de inmediato.

 

Sobre la cámara de aislamiento portátil

La cámara de aislamiento portátil es un innovador sistema de aislamiento y transporte médico diseñado para una seguridad óptima durante la carga y el transporte del paciente. Se ensambla fácilmente para su uso, es totalmente transportable y es compatible con los principales sistemas de camillas de ambulancia.

Esta cámara permite que el paciente reciba tratamiento de cuidados intensivos y de emergencia mientras está siendo evacuado.

Ayúdanos a actuar rápido para frenar el virus. Dona en: https://www.amref.es/covid19/

 

21
May

Eric Njoroge

Piloto que transporta material médico y muestras de sangre durante la pandemia

Poco después de que comenzaran a notificarse casos de COVID-19 en Kenia, el piloto Eric Njoroge Kabuba recibió una llamada en la que se le pedía que pilotara un vuelo a la región remota de Mandera en el noreste del país, cerca de las fronteras con Somalia y Etiopía. Este vuelo sería diferente a habituales que el piloto de 29 años suele hacer con AMREF Flying Doctors.

La región de Mandera tenía dos casos confirmados de COVID-19, pero no contaba con respiradores para tratar a los pacientes. Además, los sanitarios locales no tenían equipos de protección personal, máscaras, batas, guantes, ni tampoco con desinfectantes. No había tiempo que perder, por lo que se llamó a AMREF Flying Doctors para entregar los productos lo más rápido posible. El tiempo que se tarda en llegar de Nairobi a Mandera por tierra es de dos días, mientras que en avión se tardan solo dos horas.

“Tuvimos muy buen clima, con algunas nubes bajas cerca de Mandera que teníamos que tener en cuenta para aterrizar de manera segura. Sin embargo, cuando llegamos, las nubes se habían levantado y aterrizamos con una cálida recepción de la Secretaría de Sanidad del Condado de Mandera «, dice Eric.

Eric, la tripulación de vuelo y el personal del gobierno local descargaron el respirador, las cajas de desinfectante y los equipos de protección personal. Luego cargaron cuidadosamente 33 muestras de sangre de pacientes sospechosos de COVID-19 en el avión modelo Pilatus PC12. El vuelo también tenía el propósito de recoger muestras de sangre para entregar a un laboratorio de Nairobi y diagnosticar rápidamente la presencia de coronavirus en el condado de Mandera.

«Llevar volando las muestras de sangre a Nairobi fue una experiencia única en mi vida», dice Eric. «Tuvimos que tomar precauciones adicionales para asegurarnos de que estuvieran debidamente almacenadas y la tripulación de vuelo no estuviese expuesta a ningún peligro.”

Las muestras de sangre se analizaron al día siguiente y cuatro se confirmaron positivas de COVID-19. El condado de Mandera fue notificado de inmediato, lo que permitió a los trabajadores de salud empezar a tratar a esos pacientes y hacer un seguimiento de sus contactos para aislarlos.

Aunque Eric cuenta ya con 3 años de experiencia como piloto de AMREF Flying Doctors, considera que este viaje a un área remota durante los primeros días de pandemia de COVID-19 en Kenia fue una lección de humildad. “Sabiendo que tenía un papel que desempeñar en la pandemia, ayudando a las personas y cambiando las vidas de un condado remoto. Conociendo el impacto que tuvimos y que los dos pacientes ya confirmados con la COVID-19 obtuvieron ayuda con el respirador. Sabiendo que he podido ayudar a alguien y a su familia. Ser parte de eso es una sensación agradable».

Eric admite que le preocupa pilotar vuelos durante una pandemia mundial. Está en primera línea y sabe que su trabajo puede ponerlo a él y a su familia en peligro. “Estamos muy bien protegidos; como empresa, AMREF Flying Doctors se ha esforzado mucho para asegurarse de que todos estén seguros, pero una vez que sales e interactúas con gente, solo se necesita una persona portadora de la COVID-19 para contraer la enfermedad. Esa es mi mayor preocupación. Podría ser alguien con quién me cruce de camino al trabajo; podría ser con un paciente que estamos evacuando. Tengo miedo de contraerlo y contagiar a mi familia”.

A pesar de los nuevos riesgos a los que se enfrenta, Eric se compromete a ser parte de la lucha contra la pandemia de COVID-19. Y se mantiene positivo mientras Kenia se enfrenta a este nuevo desafío. «Como nación, espero que podamos frenar la propagación de la enfermedad mientras continúa la búsqueda de la vacuna».


Ayúdanos a actuar rápido para frenar el virus. Dona en: https://www.amref.es/covid19/
12
May

Margaret: escoger entre comprar comida o una mascarilla.

Es difícil vivir en uno de los barrios marginales más grandes de África. Es aún más difícil vivir con una pandemia de coronavirus en un asentamiento informal.

El 13 de marzo se declaró oficialmente el primer caso de COVID-19 en Kenia. Un punto de inflexión para muchas familias. Margaret Achuongo, de 26 años y madre de cuatro hijos residente en Kibera, uno de los asentamientos informales más grande de África, nota las consecuencias económicas de la pandemia mientras se protege de una enfermedad altamente contagiosa.

Margaret, vendedora de alimentos, y su familia han tenido que ajustar drásticamente sus vidas. Explica que las personas ya no compran su comida porque desconfían del virus y las restricciones de movimiento impuestas para evitar la propagación del virus tampoco ayudan.

“Con el confinamiento, tenemos que cerrar nuestro negocio muy temprano. Mi esposo es soldador y su trabajo también se ha visto muy afectado. Con el cierre de las escuelas, nuestros hijos están en casa. ¡Es difícil!»

A Margaret le gustaría que cada miembro de su familia tuviera una mascarilla, pero no se puede permitir comprarlas.  “A veces, solo tengo 50 Kenyan Shilings (algo más de 40 céntimos) y no tengo comida. Elijo comprar verduras antes que una mascarilla”, dice.

A pesar de todos estos obstáculos, todos los días, Margaret se asegura de que su familia mantenga una higiene básica de lavado de manos con agua y jabón. “¡No tengo opción! Tengo que proteger a mi familia y matar el virus, me aseguro de que mis hijos se laven las manos con frecuencia”, confirma.

-Una agente de salud de Amref en un hogar en Kibera-

Aun así, para muchas familias que viven en Kibera, el agua limpia es un lujo.

Además, la Organización Mundial de la Salud recomienda una distancia de seguridad mínima de 1 metro entre personas. Margaret vive con su familia en una habitación pequeña, donde es casi imposible practicar las medidas de distanciamiento social o autoaislamiento cuando uno de los miembros de la familia tiene síntomas.

Sin embargo, hay un rayo de esperanza. En el centro de salud que Amref tiene en Kibera, Margaret recibe controles sanitarios e información de prevención para la propagación y la infección por el virus.

“En este hospital he recibido mucha información útil sobre el coronavirus. Antes de entrar en las instalaciones, debemos lavarnos las manos con agua y jabón”, dice en la sala de espera, mientras aguarda turno para que su hijo reciba un chequeo médico.

«Los agentes de salud también nos recomiendan usar un desinfectante en ausencia de agua y jabón».

Incluso durante la pandemia, Margaret se ha asegurado de que su bebé de dos meses, Gael Gayo, no pierda ninguna vacuna. “¡Mi bebé está muy saludable! Siempre me ha encantado este hospital y he dado a luz a todos mis hijos aquí”, confirma. «Realmente cuidan bien de los pacientes», agrega.

A pesar de enfrentar desafíos, Margaret se mantiene esperanzada. «Sé que si seguimos los consejos de los trabajadores sanitarios, estaremos a salvo».

Para Margaret y su familia, lo único que le hace falta al hospital es que entreguen mascarillas gratuitas.


NOTA: Esta historia ha sido originalmente publicada en la web de Amref Global en inglés.  Está traducida y adaptada por Amref España

Ayúdanos a actuar rápido para frenar el virus. Dona en: https://www.amref.es/covid19/