913102786
News Categories Noticias
21
Jul

Dando oxígeno a los hospitales

Los enfermos con casos severos de COVID19 suelen presentar falta de oxígeno. El oxígeno es necesario para una recuperación exitosa, aunque muchos hospitales de zonas en desarrollo tienen dificultades para abastecerlo a todos los pacientes que lo necesiten, sobre todo en momentos de pandemia.

Conociendo esta situación, Amref, gracias al apoyo de la Fundación Rockefeller y el gobierno keniano, apoya la construcción de nuevas instalaciones en el Kenyatta National Hospital, en el centro del país, que van a incluir suministros de oxígeno en siete Unidades de Cuidados Intensivos.

Este reforzamiento hospitalario no solo se enfocará en la situación de pandémica derivada por la COVID19, sino que busca sostenibilidad a largo plazo para gestionar otros problemas sanitarios que surjan.

En este sentido, el Director Global de Amref, Githinji Gitahi, anunció que la Fundación Rockefeller a través de Amref, iba a donar también 35 camas, 3 herramientas de monitorización de pacientes, 4.000 EPIs y 1.000 paquetes de gel hidroalcóholico.

Además se instalará un sistema de fibra óptica en este hospital y en otros centros sanitarios del país que permitirá una mejor conexión a Internet, con el objetivo de que los hospitales se conecten y trabajen mejor juntos y se digitalicen los registros de cada paciente.

Uno de nuestras principales áreas de trabajo es el fortalecimiento de los servicios sanitarios en África. Esta crisis nos enseña que una eficiente gestión sanitaria y la cobertura sanitaria universal son esenciales para garantizar la salud de una sociedad.

Ayúdanos a actuar rápido para frenar el virus. Dona en: https://www.amref.es/covid19/

 

22
Jun

COMUNICADO

Cambio de presidencia en Amref Salud África

Durante el patronato bi-anual de la Fundación Amref Salud África, celebrado el pasado 18 de junio, se acordó la rotación de la Presidencia. Después de una etapa de cuatro años en el cargo, Álvaro Rengifo cedió su puesto a la hasta ahora Vicepresidenta Irene Tato, que asume el cargo hasta 2024.

Irene Tato tiene 50 años. Nació en Barcelona y vive en Madrid desde 1987. Casada, tiene tres hijos de 24, 22 y 18 años.

Actualmente es Consejera de la AMIU (Universidad Internacional de Amref), Consultora de Relaciones Institucionales y Comunicación para el sector biofarmacéutico, Directora del área de Salud en el IIDC (Instituto Internacional de Diplomacia Corporativa), Directora de RRII en el IEXP (Instituto de Experiencia del Paciente) y miembro del Patronato de Amref Salud África desde 2012.

Anteriormente había sido directora de la Fundación Mundo Sano España (2016-18), Socia fundadora y directora de la agencia SC, Salud y Comunicación (2005-16) y Profesora de Publicidad y Marketing en Ciencias de la Información (UEM, 1994-04).

Como formación, Irene Tato ha realizado el Programa en Diplomacia Corporativa y Asuntos Públicos, el Programa SID (Impact Social Doers) de emprendimiento e Innovación social. También es Magíster en Periodismo Sanitario y tiene un Máster en Investigación Clínica y un Postgrado de Salud Global y Cooperación Internacional en la Escuela Nacional de Sanidad.

Miembros del Patronato y Directora de la Fundación que acudieron presencialmente al Patronato. El resto de miembros se conectó telemáticamente, siguiendo con las normas sanitarias vigentes.

 

El puesto de Vicepresidenta pasa a desdoblarse, siendo Vicepresidenta primera la Doctora en Farmacia Carmen Peña y Vicepresidenta segunda la Director Médico Marta Sánchez Menan. Ambas formarán la nueva Comisión Delegada junto al nuevo Tesorero, el Presidente de Clear Channel en Lationamérica Aristóbulo de Juan y al nuevo Vicesecretario, el Subdirector de Asuntos Públicos y Publicidad Institucional en Adif, Pedro Merino.

Desde el Equipo y el Patronato de Amref Salud África agradecemos el trabajo y la gestión que ha llevado Álvaro Rengifo como Presidente entre 2016 y 2020. Una etapa con retos y logros, siendo el más destacable el Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional, que recibimos en 2018.

12
Jun

Certificado de Calidad Laboratorio de Amref

El laboratorio Central de Amref recibe el Certificado de Calidad y Competencia.

El laboratorio central de Amref, en Nairobi, ha recibido la acreditación oficial para realizar pruebas médicas al cumplir con el estándar ISO 15189: 2012 de calidad y competencia.

La acreditación certifica que el laboratorio central de Amref cumple con los estándares internacionales para la entrega de resultados de calidad. Lograr la acreditación ISO nos refuerza para proporcionar servicios de testeo y apoyar a los Ministerios de Sanidad en la lucha contra la Covid-19.

«Amref sigue comprometida con garantizar diagnósticos de precisión en los laboratorios de Kenia para dar servicios de calidad y respuestas epidémicas oportunas», dijo Julius Tome, el Gerente de Proyecto SQLS, que se centra en prevención y tratamiento de VIH, tuberculosis y otras enfermedades infecciosas mediante pruebas de laboratorio.

Parte de nuestro trabajo pasa por garantizar una gestión sanitaria de calidad mejorando así el acceso a los servicios sanitarios de las comunidades.

El laboratorio central de Amref aborda brotes de enfermedades bacterianas y parasitarias, como el cólera, la meningitis, la malaria o la fiebre tifoidea. Amref también ofrece formación a los trabajadores de la salud para la recolección, el manejo y el procesamiento de muestras sospechosas con las que trabajar durante los brotes.

 

Ayúdanos a actuar rápido para frenar el virus. Dona en: https://www.amref.es/covid19/
3
Jun

Esther Muna

Contribuyendo a la lucha contra la COVID-19 puntada a puntada.

“Me involucré con el centro que Amref en Dagoretti, mi barrio de Nairobi, a través de las Divas Designers, un programa para jóvenes madres solteras. Cada una de las Divas tenenmos niños pequeños y habíamos abandonado la escuela. Nos enseñan habilidades comerciales y de costureras.

Cuando la COVID-19 llegó a Kenia, no teníamos fuente de ingresos. Las cosas no se presentan fáciles para nosotras.

En mayo, Amref nos tuvo en cuenta. Nos formaron durante una semana sobre qué son los Equipos de Protección Individual (EPIs) y sobre el proceso de producción de máscaras y batas quirúrgicas.  Ahora, cosemos y fabricamos ese material. Estamos entusiasmadas porque a través de nuestro trabajo contribuimos a la lucha contra la COVID-19.

También me alegra tener ingresos para cuidar a mi hijo.

Amref ha seguido capacitándonos y hemos mejorado nuestras habilidades en negocios, moda y diseño. Eventualmente podremos abrir nuestras propioas boutiques.”, concluye Esther.

«Divas Designers» es un grupo de madres jóvenes creado por una asociación entre Amref y la empresa textil Kenya Khanga, donde un grupo de 12 madres de entre 17 y 32 años se forman en costura profesional. Las chicas participaron en un taller de sastrería para crear artículos de lucha contra la COVID-19, cobrando por su trabajo entre 15 y 25 USD. Con esa cantidad, muchas de ellas pagan el alquiler, compran comida e incluso pagan la guardería de sus hijos.  Además, reciben sesiones de planificiación familiar para decidir sobre su propio cuerpo.

Amref lleva desde el año 2000 realizando programas de empoderamiento juvenil en Dagoretti, un barrio con altos índices de pobreza y desempleo de las afueras de Nairobi, impactando directamente a más de 100.000 niños y jóvenes vulnerables durante estas dos décadas. Una de las actividades es la denominada “Dagoretti Fashion and Design Center”, una empresa de moda y diseño que produce productos de alta calidad y artesanales por medio de jóvenes madres solteras, consiguiéndoles empleo y sueldo.

Por la pandemia de COVID-19 ha habido una gran demanda de Equipos de Protección Individuales (EPIs) que ha derivado en escasez y está dejando a los trabajadores de la salud y a los pacientes expuestos a la enfermedad. Como muchos otros países, el gobierno de Kenia decretó obligatorio el uso de mascarillas en lugares públicos para evitar la propagación de la COVID-19. Así pues, muchos países en desarrollo han tenido que innovar apoyar a las industrias locales y la fabricación local de material de protección personal y profesional.

Con el apoyo de la Fundación Coca-Cola, Amref está formando a 50 jóvenes madres de Dagoretti, anteriormente  capacitadas en moda y diseño, en la producción en masa de EPIs.

Producimos unas 20.000 máscaras y 100 batas quirúrgicas por mes, pudiendo aumentar la producción según la demanda. Es una oportunidad para que que las mujeres jóvenes se ganen la vida y contribuyan a la mejora de la salud pública de sus comunidades.

En Amref continuaremos además dotando a estas jóvenes con información y conocimientos sobre salud y derechos sexuales y reproductivos.

 

Ayúdanos a actuar rápido para frenar el virus. Dona en: https://www.amref.es/covid19/
25
May

Cámaras de aislamiento para trasladar pacientes de COVID-19

AMREF Flying Doctors, el proveedor líder de servicios de ambulancia aérea en África, ha adquirido dos cámaras de aislamiento portátiles para usar como respuesta a la pandemia de COVID-19.

Muchos países de África Subsahariana tienen zonas rurales de difícil acceso. Así pues, conforme aumentan los casos, existe la creciente necesidad de transferir pacientes con COVID-19 en ambulancia-avioneta entre zonas remotas y hospitales en las ciudades.

«Desde que se inició el brote de COVID-19 hemos recibido numerosas solicitudes para transportar pacientes infectados», dice Stephen Gitau, director ejecutivo de AMREF Flying Doctors, con base en Nairobi. «Para garantizar que lo hagamos de manera segura y exponer lo mínimo posible a los miembros de la tripulación médica y aérea, hemos decidido adquirir dos cámaras de aislamiento portátiles”

«La introducción de cámaras de aislamiento portátiles permitirá a AMREF Flying Doctors aumentar la capacidad de evacuación médica. Podremos transportar pacientes positivos de COVID-19 en nuestros aviones garantizando su bienestar y el de nuestro personal.”, agrega Gitau.

Desde el brote de coronavirus en Kenia, AMREF Flying Doctors ha apoyado al Gobierno nacional y a su ministerio de Sanidad brindando apoyo logístico y profesional, incluyendo transporte de material médico y de personal sanitario a lugares remotos. La compra de estas cámaras de aislamiento reforzará a los Flying Doctors para apoyar al gobierno en sus esfuerzos por aplanar la curva de coronavirus.

Todo el personal de tierra, aéreo y médico de AMREF Flying Doctors ya ha recibido formación para el uso de estas cámaras de aislamiento portátiles, por lo que se pueden empezar a usar de inmediato.

 

Sobre la cámara de aislamiento portátil

La cámara de aislamiento portátil es un innovador sistema de aislamiento y transporte médico diseñado para una seguridad óptima durante la carga y el transporte del paciente. Se ensambla fácilmente para su uso, es totalmente transportable y es compatible con los principales sistemas de camillas de ambulancia.

Esta cámara permite que el paciente reciba tratamiento de cuidados intensivos y de emergencia mientras está siendo evacuado.

Ayúdanos a actuar rápido para frenar el virus. Dona en: https://www.amref.es/covid19/

 

21
May

Eric Njoroge, piloto que transporta material médico y muestras de sangre durante la pandemia

Poco después de que comenzaran a notificarse casos de COVID-19 en Kenia, el piloto Eric Njoroge Kabuba recibió una llamada en la que se le pedía que pilotara un vuelo a la región remota de Mandera en el noreste del país, cerca de las fronteras con Somalia y Etiopía. Este vuelo sería diferente a habituales que el piloto de 29 años suele hacer con AMREF Flying Doctors.

La región de Mandera tenía dos casos confirmados de COVID-19, pero no contaba con respiradores para tratar a los pacientes. Además, los sanitarios locales no tenían equipos de protección personal, máscaras, batas, guantes, ni tampoco con desinfectantes. No había tiempo que perder, por lo que se llamó a AMREF Flying Doctors para entregar los productos lo más rápido posible. El tiempo que se tarda en llegar de Nairobi a Mandera por tierra es de dos días, mientras que en avión se tardan solo dos horas.

“Tuvimos muy buen clima, con algunas nubes bajas cerca de Mandera que teníamos que tener en cuenta para aterrizar de manera segura. Sin embargo, cuando llegamos, las nubes se habían levantado y aterrizamos con una cálida recepción de la Secretaría de Sanidad del Condado de Mandera «, dice Eric.

Eric, la tripulación de vuelo y el personal del gobierno local descargaron el respirador, las cajas de desinfectante y los equipos de protección personal. Luego cargaron cuidadosamente 33 muestras de sangre de pacientes sospechosos de COVID-19 en el avión modelo Pilatus PC12. El vuelo también tenía el propósito de recoger muestras de sangre para entregar a un laboratorio de Nairobi y diagnosticar rápidamente la presencia de coronavirus en el condado de Mandera.

«Llevar volando las muestras de sangre a Nairobi fue una experiencia única en mi vida», dice Eric. «Tuvimos que tomar precauciones adicionales para asegurarnos de que estuvieran debidamente almacenadas y la tripulación de vuelo no estuviese expuesta a ningún peligro.”

Las muestras de sangre se analizaron al día siguiente y cuatro se confirmaron positivas de COVID-19. El condado de Mandera fue notificado de inmediato, lo que permitió a los trabajadores de salud empezar a tratar a esos pacientes y hacer un seguimiento de sus contactos para aislarlos.

Aunque Eric cuenta ya con 3 años de experiencia como piloto de AMREF Flying Doctors, considera que este viaje a un área remota durante los primeros días de pandemia de COVID-19 en Kenia fue una lección de humildad. “Sabiendo que tenía un papel que desempeñar en la pandemia, ayudando a las personas y cambiando las vidas de un condado remoto. Conociendo el impacto que tuvimos y que los dos pacientes ya confirmados con la COVID-19 obtuvieron ayuda con el respirador. Sabiendo que he podido ayudar a alguien y a su familia. Ser parte de eso es una sensación agradable».

Eric admite que le preocupa pilotar vuelos durante una pandemia mundial. Está en primera línea y sabe que su trabajo puede ponerlo a él y a su familia en peligro. “Estamos muy bien protegidos; como empresa, AMREF Flying Doctors se ha esforzado mucho para asegurarse de que todos estén seguros, pero una vez que sales e interactúas con gente, solo se necesita una persona portadora de la COVID-19 para contraer la enfermedad. Esa es mi mayor preocupación. Podría ser alguien con quién me cruce de camino al trabajo; podría ser con un paciente que estamos evacuando. Tengo miedo de contraerlo y contagiar a mi familia”.

A pesar de los nuevos riesgos a los que se enfrenta, Eric se compromete a ser parte de la lucha contra la pandemia de COVID-19. Y se mantiene positivo mientras Kenia se enfrenta a este nuevo desafío. «Como nación, espero que podamos frenar la propagación de la enfermedad mientras continúa la búsqueda de la vacuna».


Ayúdanos a actuar rápido para frenar el virus. Dona en: https://www.amref.es/covid19/
12
May

Margaret: escoger entre comprar comida o una mascarilla.

Es difícil vivir en uno de los barrios marginales más grandes de África. Es aún más difícil vivir con una pandemia de coronavirus en un asentamiento informal.

El 13 de marzo se declaró oficialmente el primer caso de COVID-19 en Kenia. Un punto de inflexión para muchas familias. Margaret Achuongo, de 26 años y madre de cuatro hijos residente en Kibera, uno de los asentamientos informales más grande de África, nota las consecuencias económicas de la pandemia mientras se protege de una enfermedad altamente contagiosa.

Margaret, vendedora de alimentos, y su familia han tenido que ajustar drásticamente sus vidas. Explica que las personas ya no compran su comida porque desconfían del virus y las restricciones de movimiento impuestas para evitar la propagación del virus tampoco ayudan.

“Con el confinamiento, tenemos que cerrar nuestro negocio muy temprano. Mi esposo es soldador y su trabajo también se ha visto muy afectado. Con el cierre de las escuelas, nuestros hijos están en casa. ¡Es difícil!»

A Margaret le gustaría que cada miembro de su familia tuviera una mascarilla, pero no se puede permitir comprarlas.  “A veces, solo tengo 50 Kenyan Shilings (algo más de 40 céntimos) y no tengo comida. Elijo comprar verduras antes que una mascarilla”, dice.

A pesar de todos estos obstáculos, todos los días, Margaret se asegura de que su familia mantenga una higiene básica de lavado de manos con agua y jabón. “¡No tengo opción! Tengo que proteger a mi familia y matar el virus, me aseguro de que mis hijos se laven las manos con frecuencia”, confirma.

-Una agente de salud de Amref en un hogar en Kibera-

Aun así, para muchas familias que viven en Kibera, el agua limpia es un lujo.

Además, la Organización Mundial de la Salud recomienda una distancia de seguridad mínima de 1 metro entre personas. Margaret vive con su familia en una habitación pequeña, donde es casi imposible practicar las medidas de distanciamiento social o autoaislamiento cuando uno de los miembros de la familia tiene síntomas.

Sin embargo, hay un rayo de esperanza. En el centro de salud que Amref tiene en Kibera, Margaret recibe controles sanitarios e información de prevención para la propagación y la infección por el virus.

“En este hospital he recibido mucha información útil sobre el coronavirus. Antes de entrar en las instalaciones, debemos lavarnos las manos con agua y jabón”, dice en la sala de espera, mientras aguarda turno para que su hijo reciba un chequeo médico.

«Los agentes de salud también nos recomiendan usar un desinfectante en ausencia de agua y jabón».

Incluso durante la pandemia, Margaret se ha asegurado de que su bebé de dos meses, Gael Gayo, no pierda ninguna vacuna. “¡Mi bebé está muy saludable! Siempre me ha encantado este hospital y he dado a luz a todos mis hijos aquí”, confirma. «Realmente cuidan bien de los pacientes», agrega.

A pesar de enfrentar desafíos, Margaret se mantiene esperanzada. «Sé que si seguimos los consejos de los trabajadores sanitarios, estaremos a salvo».

Para Margaret y su familia, lo único que le hace falta al hospital es que entreguen mascarillas gratuitas.


NOTA: Esta historia ha sido originalmente publicada en la web de Amref Global en inglés.  Está traducida y adaptada por Amref España

Ayúdanos a actuar rápido para frenar el virus. Dona en: https://www.amref.es/covid19/
30
Abr

Reflexiones sobre la pandemia global de coronavirus

El director global de Amref Health Africa reflexiona sobre la situación global de la pandemia de COVID-19 y las consecuencias que tendrá.

Madrid, 30 de abril de 2020 – En una conversación con Amref España, el Director Global de Amref Health Africa, Githinji Gitahi, analizó los retos a los que se ve sometido el sistema sanitario global ante la crisis del coronavirus, el papel de las sociedades de cada país y las actuaciones de sus gobiernos, el reparto de riqueza global y la cobertura sanitaria universal, objetivo principal de la actividad de Amref.

 

Por una eficiente gestión sanitaria

“Un buen sistema sanitario es igualitario y resiliente. Es multi-sectorial, no solo acoge a la sanidad, también la educación, la agricultura, el saneamiento”, opinó Gitahi sobre cómo consideraba él que debía ser una gestión sanitaria eficiente.

El colectivo que más está sufriendo la crisis del coronavirus es de los trabajadores sanitarios, expuestos a altos niveles de contagio. El 21,4% del total de población contagiada en España por COVID-19 es personal sanitario. El Director Global de Amref opina que es imperativo “proteger a los trabajadores sanitarios. Asegurar que sean conscientes que si acaban infectados, hay mecanismos disponibles para cuidarles.”

Sobre el objetivo principal de Amref, asegurar la cobertura sanitaria universal en África, Githinji Gitahi opina que la sanidad no solo debe ser universal, también debe ser accesible.” Y pone como ejemplo el caso de Estados Unidos, primera potencia mundial, con hospitales y médicos de referencia, pero con el mayor número de casos y fallecimientos de COVID-19 del mundo. Muchos ciudadanos de Estados Unidos no tienen acceso a tratamientos por falta de liquidez económica, lo que demuestra que no todos los sistemas sanitarios fuertes son accesibles, y que aún nos queda mucho por recorrer en el alcance de la cobertura sanitaria universal.

 

Seguridad sanitaria global, otro factor importante a tener en cuenta.

En una crisis pandémica global como la que estamos experimentando prácticamente en todo el planeta, Gitahi reflexiona sobre el concepto de seguridad sanitaria. «La seguridad sanitaria global y la cobertura sanitaria universal son dos caras de la misma moneda. Si una persona tiene una enfermedad, todo el mundo puede estar expuesto a ella.” Afirma, y añade “nadie está a salvo si una persona no está a salvo.”

Con una seguridad sanitaria global eficiente, los problemas de abastecimiento de material sanitario como EPIs, mascarillas o ventiladores en el mercado internacional se hubieran minimizado. “Creo que lo que debe predominar ahora es la solidaridad global. Usar organizaciones supranacionales, como la OMS, para manejar el suministro global de medicamentos y otros productos sanitarios esenciales y asegurar suministro equitativo,” propone.

Esta crisis sanitaria conduce inexorablemente a una crisis económica global, pero el Director Global de Amref nos recuerda la prioridad: “la economía depende de la salud de las personas.”

 

El futuro: lecciones aprendidas y cómo será el sistema sanitario después del COVID-19

Las crisis son oportunidades para aprender y evolucionar. Para Githinji Gitahi, después del COVID-19 “Necesitamos revisar nuestro concepto de solidaridad global. El multilateralismo no es sencillamente un mecanismo de ayuda o filantropía, sino la prerrogativa que asegura que todos estamos a salvo, por lo que la economía global se mantiene también a salvo.”

El futuro del sistema sanitario se prevé incierto. “Al principio estará muy debilitado, porque ha estado bajo mucha presión, pero la voluntad de invertir en el sistema sanitario será más fuerte que antes”, afirma el doctor keniano.

Gitahi Identifica las debilidades que tendrá el sistema. Por un lado “necesitamos reponer la confianza que los trabajadores sanitarios puedan haber perdido en el sistema”, además, concretamente en África “veremos cómo se reduce los chequeos pre-natales y una reducción de los niños que van a vacunarse porque las madres no les llevarán a los centros sanitarios por miedos.”

“El sistema sanitario va a sufrir tensiones después del COVID19. Tendremos que multiplicar los esfuerzos para apoyar al sistema sanitario, y fortalecerlo para que se enfrente mejor a futuras pandemias” concluye.

 


Sobre Githinji Gitahi

Githinji Gitahi es Githinji Gitahi es Director General del grupo Amref Health Africa desde 2015. Antes, fue Vicepresidente y director Regional de África de Smile Train International, Director Ejecutivo de Monitor Publications, un grupo mediático ugandés, y Director General de Marketing para el Este de África en el Nation Media Group.

Doctor en Medicina por la Universidad de Nairobi y MBA en Marketing por la United States International University, es también Consejero del Comité Directivo de Cobertura Sanitaria Universal 2030, una iniciativa del Banco Mundial y de la OMS para conseguir la Cobertura Sanitaria Universal y miembro del Consejo Asesor del Sector Privado para la CDC Africa (Centro de Control y Prevención de Enfemerdades, por sus siglas en inglés).

Githinji Gitahi en Oviedo en 2018, cuando acudió a recoger el Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional, por la que fue galardonada Amref.
8
Abr

Nuestro trabajo con los jóvenes para luchar contra el COVID-19

Los jóvenes en África no solo son el futuro, son también el presente. Según la Unión Africana, el 75% de los habitantes del continente tiene menos de 35 años. La juventud forma una parte importantísima del tejido social. Por tanto las estrategias para frenar la expansión del coronavirus deben incluir acciones específicas para los jóvenes.

En esta situación los jóvenes ya presentan una particularidad: parece que el virus no les afecta tanto como a los mayores y que pueden ser trasmisores de la enfermedad siendo asintomáticos.

El Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha advertido que los jóvenes no son invencibles y deben tomar la pandemia con la seriedad que requiere. La mentalidad de que los jóvenes son inmunes al coronavirus es incorrecta y la juventud debe cuestionarla y ser parte activa en la lucha contra el COVID-19.

Amref trabaja con jóvenes desde hace décadas, por lo que conocemos bien las estructuras y la forma para trabajar con este colectivo.

¿Qué vamos a hacer para involucrar a los jóvenes en la lucha contra el coronavirus?

  • Cambios de comportamientos para aplanar la curva: a través de mensajes en canales como ilustraciones de anime, mensajes vía Whatsapp o con la complicidad de influencers, emitiremos mensajes específicos desmintiendo bulos y animando a la juventud a quedarse en casa.
  • Realizaremos encuestas y estudios sobre cómo los jóvenes perciben los riesgos asociados al COVID-19 y los efectos que puede causar esta pandemia en su accesibilidad a otros servicios sanitarios, como la salud sexual y reproductiva o la psicológica.
  • Incidiremos sobre los gobiernos para que asignen recursos a los trabajadores sanitarios africanos, la mayoría de los cuales son jóvenes, para que tengan equipos de protección adecuados. Y para que hagan una inversión general en la protección de la juventud mediante oportunidades de empleo digitales, subsidios para suministros básicos como luz, agua o Internet y garantizando el abastecimiento de alimentos en situaciones de confinamiento.

 ¿Cómo vamos a llegar a los jóvenes?

  • Mediante los medios de comunicación tradicionales, garantizando representación juvenil en los medios, incluyendo artículos de opinión firmados por jóvenes.
  • A través de las redes sociales: Mediante conexiones en directo por Instagram y Facebook, mediante grupos de whatsapp y acciones en Twitter.
  • Mediante acuerdos con los centros de salud en la prestación de servicios de salud psicológica y abordar así los problemas de ansiedad o similares que pueden surgir durante el confinamiento.
31
Mar

El papel de los agentes de salud en el freno de la pandemia del COVID-19

Artículo original escrito por Mette Kinoti, Directora Global de Programas de Amref Health Africa,  y publicado en Daily Nation (Kenia).

 

Hace aproximadamente un siglo, en la década de 1920 en China, surgió una nueva estructura de trabajador sanitario.

A diferencia de médicos y enfermeras, estos trabajadores de la salud operaban fuera de las instalaciones sanitarias, visitando a las personas en sus hogares e interactuando con ellas en sus propias comunidades. Compartían sobre todo conocimientos básicos de salud, higiene básica y cuidado de dolencias menores.

En la década de 1960 surgieron perfiles similares en países como India y Tanzania, y en la década siguiente, estas figuras se reconocieron formalmente en la Declaración de Alma Ata de 1978.

Esta declaración articuló la necesidad urgente de que los gobiernos, las comunidades y los trabajadores sanitarios y de desarrollo protejan y promuevan la salud y el bienestar de todas las personas, en todos los lugares.

Así pues, se estableció el escenario para las ambiciones modernas de alcanzar la Cobertura Sanitaria Universal y describió el papel de los voluntarios de salud comunitarios, o agentes de salud, en la prestación de atención primaria, la base de la cobertura sanitaria universal.

 

Lecciones cruciales

Ahora, cuando solo queda una década para el objetivo global de alcanzar la Cobertura Sanitaria Universal en 2030, el mundo enfrenta una calamidad sin precedentes: la pandemia de coronavirus que causa la enfermedad de COVID-19.

Con más de 24.000 muertes y más de 530.000 casos en todo el mundo al 27 de marzo, COVID-19 está paralizando lo que anteriormente se pensaba que eran sistemas sólidos de salud pública en países de todo el mundo.

Esto está sucediendo en un momento en que hay una escasez global de 17.4 millones de trabajadores de la salud, según la Organización Mundial de la Salud, lo que obstaculiza los esfuerzos de los países para brindar atención médica a más de 400 millones de personas en todo el mundo que aún no tienen acceso a atención médica básica.

Sin embargo, en medio de esta desgracia, hay lecciones importantes por aprender para lograr la Cobertura Sanitaria Universal: el fortalecimiento de los sistemas de salud y de los programas de salud comunitarios que abordan necesidades sanitarias de las poblaciones desatendidas en todo el mundo, especialmente en tiempos de crisis.

 

Prevención

Una de las lecciones más importantes que estamos aprendiendo de la pandemia de coronavirus es que prevenir es mejor que curar. Si se hace de manera efectiva, la prevención podría ser una de las mayores armas contra el brote de coronavirus.

Es por eso que los profesionales de la salud y los líderes de todo el mundo abogan por medidas preventivas como el lavado de manos adecuado, el distanciamiento social y la cuarentena. Pero, ¿con qué frecuencia estos mensajes llegan a la ciudadanía?

Aquí es donde los agentes de salud juegan un papel vital. Como miembros fiables de sus comunidades, pueden complementar las fuentes de información oficiales y los medios de comunicación de una manera más personalizada, comprendiendo mejor los contextos en los que circulan esos mensajes.

Si fortaleciéramos nuestros sistemas de salud a todos los niveles, desde atención primaria hasta grandes hospitales de referencia, estaríamos mejor equipados para compartir información sobre medidas preventivas simples como el mantenimiento de la higiene y el lavado de manos. Los agentes de salud serían los encargados de difundir estos mensajes en las comunidades.

 

Agentes sanitarios

Los agentes de salud ofrecen la primera línea de defensa durante los brotes de enfermedades: a menudo son el primer punto de contacto entre las comunidades y los sistemas sanitarios, especialmente en zonas rurales y asentamientos urbanos informales.

Estos agentes de salud son clave para garantizar que las familias se mantengan saludables, y son un recurso importante que se puede implementar para monitorizar la salud de las comunidades y transmitir información contrastable al sistema sanitario formal.

Pero para que puedan llevar a cabo estos deberes, necesitan empoderarse.

La capacitación de los agentes de salud en la prevención y el control de COVID-19 les permitiría brindar servicios de calidad y mensajes precisos, incluyendo cómo prevenir la infección, qué hacer cuando entra en contacto con una persona infectada, cómo controlar los síntomas y cuándo buscar tratamiento adicional.

Además, los agentes de salud son capaces de  difundir los mensajes de prevención en los idiomas que mejor entienden sus comunidades.

Recientemente, Amref Health Africa y el Ministerio de Sanidad de Kenia se asociaron para lanzar una campaña para educar a los trabajadores de salud sobre COVID-19. Mediante el uso de Leap, una plataforma móvil de salud desarrollada por Amref Enterprises Limited, los agentes de salud se forman para identificar, aislar y derivar casos sospechosos de COVID-19, así como mantener estándares de seguridad en las áreas de alto riesgo para prevenir posibles transmisiones.

Aprovechando la ubicuidad del teléfono móvil  (smartphones o no), para entregar contenido personalizado, los agentes de salud llegan a decenas de miles de hogares muy alejados del sistema de salud formal, lo que ayuda a prevenir la propagación de la enfermedad a localidades con sistemas de salud frágiles o inexistentes.

Según la Oficina Nacional de Estadística de Kenia, Amref cuenta ya con 50.000 trabajadores de la salud en la plataforma y se está inscribiendo más para llegar a áreas rurales y remotas, donde vive cerca del 70% de la población de Kenia.

Es un enfoque relativamente simple para un problema complejo, pero invertir en agentes de salud no solo es clave para expandir la cobertura sanitaria de abajo hacia arriba a largo plazo: también resulta, a corto plazo, fundamental para salvar vidas durante la pandemia de coronavirus.