913102786
Noticias archivos - Amref Salud África

Jóvenes activistas contra la mutilación genital femenina en Afar

Un joven contra la mutilación genital femenina en Afar

 

Mohamed Yusuf es un joven voluntario de la comunidad de Gebroch, en el distrito de Argoba,  en la región de Afar, Etiopía. Tiene 20 años. Antes de unirse al comité contra la mutilación genital femenina, era voluntario en programas de salud como agente de salud comunitaria.

 

En esta zona se da una prevalencia de la mutilación entre las niñas de 0 a 14 años del 60% y un 98% de las mujeres la han sufrido. Para protegerlas y hacer respetar sus derechos, hemos puesto en marcha el proyecto “Poner fin a la mutilación genital femenina en Afar” con la financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo.

 

A pesar de que la legislación de Etiopía prohíbe la mutilación genital femenina, esta se sigue dado. Para cambiar pautas culturales fuertemente arraigadas hay que realizar estrategias integrales donde la misma comunidad sea el motor del cambio. De otra manera no será suficiente. Por si esto no fuera poco, el 71,8% de las mujeres encuestadas en un estudio realizado en la zona, no sabían que la mutilación estaba prohibida.

 

Después de recibir formación a través del proyecto “Poner fin a la mutilación genital femenina en Afar”, Mohamed se comprometió activamente en hacer seguimiento a nivel de la comunidad con el comité contra la mutilación genital femenina, para detectar si se producen partos de niñas y casos de mutilación.  También para informar y sensibilizar en cada uno de los hogares sobre las consecuencias de la mutilación y los marcos legales.

 

Gracias a este proyecto creamos una alianza contra la mutilación genital femenina. Trabajamos con las instituciones legales y fuerzas del orden, sanitarias y comunitarias para crear una red de apoyo, prevención y vigilancia que nos permita garantizar los derechos de niñas y mujeres en 3 distritos de Afar. Mohamed forma parte de las comunitarias. También es vital el apoyo de los líderes religiosos, ya que hay una creencia extendida erróneamente de que la mutilación es una práctica religiosa. La mutilación es un tema delicado dentro de las comunidades, pues conlleva cuestiones culturales, tradiciones ancestrales e intimidad. Está ligada a conceptos como la transición a la madurez, la belleza y el matrimonio. No puede abordarse sin implicar, directamente, a la comunidad en su conjunto.

 

Hasta ahora, este joven activista ha impedido dos casos de mutilación en su pueblo y en el pueblo vecino gracias a la estrecha colaboración con otros miembros de la alianza contra la mutilación genital femenina a nivel de comunidad.

 

Después de escuchar a una madre embarazada en su aldea, se dirigió a su familia para conseguir que el parto fuera seguro. En esta región de Etiopía sólo el 6% de las mujeres da a luz de forma segura en un centro de salud. Viajó unos 7 kilómetros a pie y luego llegó a su casa. Formó y sensibilizó a toda la familia y a los vecinos, sobre las complicaciones de la mutilación y les informó sobre el marco legal. Se puso en contacto con los trabajadores de extensión sanitaria para el seguimiento y la vacunación de la bebé. Gracias a su intervención, la mujer y su marido acordaron no mutilar a su hija.

 

Mohamed Yusuf agradece las intervenciones realizadas por Amref Salud África con la financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo a través del proyecto “Poner fin a la mutilación genital femenina en Afar” y se compromete a continuar estos esfuerzos hasta que su comunidad esté libre de cualquier forma de mutilación. Hoy sabe que no están solos y que cuentan con una gran red de apoyo. No solo a nivel comunitario, sino también con el ministerio de justicia, las fuerzas del orden, sanidad y los líderes religiosos.

 

Si puedes, por favor ayúdanos a seguir impulsando la lucha contra la mutilación genital femenina. Estas niñas y adolescentes necesitan nuestra protección.


Acabar con la creciente desigualdad en el acceso a las vacunas de Covid-19

acceso vacunacion covid-19

Foto: Leonardo Mangia

 

 

Por el Dr. GITHINJI GITAHI
Durante todo este año, los países se han esforzado mucho para combatir el coronavirus y han puesto en marcha campañas masivas de vacunación. De hecho, las vacunas son uno de los avances más exitosos de la medicina moderna, en los que debemos creer para proteger a nuestras poblaciones.

 

En un mundo globalizado e interdependiente no hay ningún secreto: debemos unirnos para salvar vidas. Covax, una iniciativa mundial única y ambiciosa, se creó para adquirir y distribuir vacunas a los países de ingresos bajos y medios.

Desde la primera entrega en febrero de 600.000 dosis de AstraZeneca a Ghana, se han distribuido más de 435 millones de vacunas Covid-19 a 144 participantes de Covax. Se trata de la primera iniciativa mundial de vacunas de este tipo, a la que contribuyen múltiples fabricantes.

La equidad en la vacunación mundial sigue siendo un reto. África sigue teniendo la tasa de vacunación más baja, y debemos mejorarla a través de Covax y trabajando en colaboración con iniciativas como Africa Vaccines Acquisition Trust (Avat) de Africa Union. Citando a la Organización Mundial de la Salud, “nadie está a salvo, a menos que todo el mundo esté a salvo”.

Dicho esto, no debemos pasar por alto los importantes avances logrados en las últimas semanas. Se ha necesitado un alto nivel de colaboración entre muchos socios en todo el continente, y se ha conseguido vacunar completamente a casi un cinco por ciento de su población, cuando en julio sólo estaba vacunado el uno por ciento.

 

Dadas las restricciones a la exportación en la India y a pesar de la magnitud de esta operación de suministro, Covax es actualmente la mejor solución escalable y viable para luchar contra la pandemia. Covax ha dado esperanza a millones de personas de poder volver a una nueva normalidad. Esta esperanza se basa en el conocimiento de que el acceso global y equitativo es la única salida.

 

Estas iniciativas de colaboración global deben seguir siendo apoyadas por nuestros gobiernos africanos y no deben ser percibidas como un proyecto más de ayuda a los países pobres. También es importante trabajar en estrecha colaboración con la iniciativa Avat, para lograr resultados en toda África y evitar la trampa de la deuda que pueden ocasionar las compras particulares. Se estima que sin el apoyo multilateral, los países de bajos ingresos tendrían que aumentar su presupuesto de salud en casi un 60 por ciento para vacunar al 70 por ciento de su población. No es sostenible.

 

Covax ha tenido deficiencias que lo alejan de la perfección. También todos los demás mecanismos y respuestas nacionales, regionales y mundiales que se han adoptado durante esta pandemia. El llamamiento que se hace aquí es para abordar retos más amplios que los que ya existían antes del Covid-19. Retos en cuanto a política y gobernanza mundiales, y que deben abordarse si el mundo quiere acabar con esta pandemia y prepararse para la próxima.

Esto incluye además resolver otros problemas, como el nacionalismo de las vacunas, que pueden abordarse mediante tratados mundiales que den lugar a un aumento de las contribuciones de los países del G7.

Así mismo, los gobiernos deben hacer frente al escepticismo sobre las vacunas y las debilidades de las infraestructuras de salud que también están ralentizando los programas de vacunación.

 

Debemos confiar en la ciencia que hay detrás de la vacuna y en la innovación de la iniciativa Covax. Esta se inspiró en los mecanismos que permitieron el acceso universal y equitativo a las vacunas contra el neumococo, el sarampión y el VPH.

Covax se basa en las lecciones aprendidas sobre la equidad como motor de un futuro más justo y saludable.

 

Reconocemos que el panorama global del acceso y despliegue de la vacuna Covid-19 sigue siendo inaceptable. Debemos continuar trabajando juntos para detener la creciente desigualdad de vacunas y evitar que el virus continúe destruyendo vidas: ¡debemos actuar ahora!

 

Acogemos con satisfacción los llamamientos a los fabricantes de vacunas para que den prioridad a COVAX. Así mismo los compromisos firmes de proporcionar transparencia sobre los precios y los plazos de disponibilidad, que permiten a los países planificar con antelación.

Estamos seguros de que COVAX puede tener un mayor impacto en África y otras comunidades de bajos ingresos vulnerables al COVID-19. Para apoyar la iniciativa, es imperativo que los gobiernos reconozcan la importancia de Covax. Es necesario que aumenten las dosis a los países africanos a través de esta vía. Deben ser conscientes de que actualmente representa la opción más viable para el suministro y la distribución a escala, basada en sus muchos años de experiencia y capacidad de distribución de vacunas infantiles.

 

Sin embargo, Covax por sí sola no erradicará el virus. Se necesitan colaboraciones e iniciativas conjuntas continuas para abordar todos los problemas que se plantean: acabar con las reservas para compartir más dosis, limitar las dosis de refuerzo, aumentar la fabricación mediante el intercambio de conocimientos (como se ha visto entre AstraZeneca y el Instituto del Suero de la India) , e invertir en los sistemas sanitarios nacionales y locales – hacer esto hoy y no mañana para vacunar a todo el mundo.

 

Hoy puedes ayudarnos a impulsar la vacuna COVID-19 en África firmando nuestra petición. 

 

 

 

El Dr. Githinji Gitahi es el director ejecutivo de AMREF Health Africa Group

Artículo publicado por primera vez en https://www.theeastafrican.co.ke/tea/oped/comment/stop-the-growing-covid-19-vaccines-access-inequality–3617658


Niñas activistas contra la Mutilación Genital Femenina en Afar

Mutilación Genital Femenina en Afar

 

A pesar de lo extendida que está la práctica de la mutilación genital femenina en África, también observamos e impulsamos un aumento del activismo africano contra la Mutilación Genital Femenina. Con la consecuente (aunque no suficiente), mejora de la situación de las mujeres y niñas en el continente. La situación es especialmente grave en la región de Afar, Etiopía, donde un 98% de las mujeres la sufren y se da una prevalencia entre las niñas de 0 a 14 años del 60%. Por eso es aquí, en tres distritos de Afar, donde llevamos a cabo un proyecto financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo para acabar con la mutilación genital femenina en Afar.

 

Amina Million es una alumna de 18 años de séptimo grado de la escuela primaria de Ongayitu en el barrio de Sabure, en el distrito etíope Awash Fentale. Dentro de una familia de seis personas, ella es la hija mediana. Amina y sus dos hermanas habían abandonado la escuela debido a que habían pasado por la mutilación, gracias al proyecto conseguimos que Amina y sus hermanas volvieran a las aulas.

 

Su familia era muy tradicional y su madre animaba a las mujeres de la comunidad a mutilar a sus hijas, como siempre se había hecho. Estos comportamientos perpetuaban el ciclo de mutilación genital femenina en Afar y abandono escolar en muchas familias de la zona. Por eso es especialmente importante trabajar a nivel comunitario para lograr cambios culturales.

 

Un proyecto integral para la protección de niñas, adolescentes y mujeres

 

Gracias al proyecto trabajamos con las parteras tradicionales y las sensibilizamos para que apoyen el abandono de la práctica. En esta región solo un 6% de los partos se atienden en centros de salud.  Las parteras tradicionales son un importante referente, pueden informar de todos los nacimientos que van a darse, vigilar a las niñas y además dar la información a los padres y madres sobre cuáles deben ser los cuidados en los primeros años de vida del bebé.

 

Líderes religiosos contra la mutilación

 

También  trabajamos con los líderes religiosos, es clave que expliquen que estas prácticas no tienen nada que ver con la religión. Su opinión negativa sobre la mutilación puede hacer toda la diferencia en muchos hogares. También contamos con la liga de mujeres contra la mutilación que trabajan sensibilizando al resto de mujeres en su comunidad y con los clubs escolares. Todos estos grupos y personas clave, nos ayudan a sensibilizar para cambiar pautas culturales, pero también para identificar a posibles víctimas y ayudarnos derivando los casos a las instituciones de referencia.

 

Tanto Amina como sus hermanas sufrieron mucho durante la mutilación y, aunque no querían que ninguna otra chica en su localidad tuviera que pasar por lo mismo, en ese momento no sabían cómo defenderlas. La mutilación supone una violación de los derechos de las niñas a la salud, la seguridad y la integridad física, el derecho a estar libre de tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes, además del derecho a la vida. Es condenada por numerosos tratados internacionales como la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Convención sobre los Derechos de los Niños. También por las legislaciones nacionales, como es el caso de Etiopia, y sin embargo, se sigue dando. La legislación no es suficiente para cambiar pautas culturales por muy nocivas que sean.

 

Por eso con este proyecto “Poner fin a la mutilación genital femenina en Afar” creamos una alianza contra la mutilación genital femenina. Trabajamos con las instituciones, legales y fuerzas del orden, sanitarias y comunitarias para crear una red de apoyo, prevención y vigilancia que nos permita garantizar los derechos de niñas y mujeres en los 3 distritos.

 

El motor del cambio contra la mutilación genital femenina

 

Amina, gracias a nuestra intervención comunitaria a través de los clubes escolares, ha recibido la información y el apoyo necesarios para convertirse en el motor del cambio. Comenzó por enfrentarse a su madre y  sensibilizarla para que entendiera lo que supone esta práctica para las niñas y mujeres. Era vital hacerla entender lo perjudicial y dañino que era en sus vidas y como este ciclo que lo perpetúa debía parar. Ante el rechazo de su madre, Amina se puso en contacto con los líderes religiosos. Ellos también forman parte de nuestro proyecto, reciben las formaciones necesarias, apoyan a las niñas y mujeres y cambian el comportamiento de mujeres como la madre de Amina, que si escuchó a los líderes. Fue así como entendió que la mutilación no es un requisito religioso, sino una práctica cultural. Para Amina lograr tener el apoyo de su madre fue clave.

 

Amina asegura que quiere contribuir a la lucha contra la mutilación genital femenina en Afar y ya ha llegado a 25 hogares como el suyo. Ha cambiado el futuro de las próximas generaciones de 25 familias en su región. Lo más importante es que Amina no está sola. Cuenta con una tremenda red de apoyo comunitario, también con las instituciones que ahora si están coordinadas gracias a nuestro proyecto. Hoy sabe que ellas, las niñas y mujeres de Afar, son el auténtico motor del cambio.

 

“Me comprometo a trabajar con mi comunidad hasta que todas las niñas estén libres de mutilación genital femenina”

 

Si puedes, por favor ayúdanos a seguir impulsando la lucha contra la mutilación genital femenina. Estas niñas y adolescentes necesitan nuestra protección.


Vacuna COVID-19 en África y como garantizar el acceso

Vacuna COVID-19 África

Foto: Kennedy Musyoka

 

La vacuna COVID-19 en África es vital para salvar vidas

 

Necesitamos garantizar el acceso a la vacuna COVID-19 en África por la salud global. Veinte meses después del inicio de la pandemia COVID-19 muchos países africanos ni siquiera han recibido las dosis necesarias para vacunar al 2% de su población, incluidos los trabajadores de la salud y las personas con riesgo.

 

Además del sector de la salud, la pandemia está teniendo un efecto devastador en la educación, en sectores enteros, y en el precio de los alimentos, llevando a familias enteras a la pobreza, y dejando altas tasas de desempleo y abandono escolar.

 

Por otra parte, la pandemia ha estimulado una colaboración sin precedentes entre los países africanos. Sin embargo, la colaboración de los países del continente no es suficiente cuando, a nivel mundial, solo el 20% de las personas que viven en países de ingresos bajos y medianos han recibido una primera dosis de la vacuna anti-COVID-19, frente al 80% en países de ingresos medios-altos.

 

Hoy puedes ayudarnos a impulsar la vacuna COVID-19 en África firmando nuestra petición. 

 

Desde Amref instamos a implementar este plan, resumido en cinco puntos para garantizar el acceso a la vacuna COVID-19 en África, destinado a garantizar que para fines del año 2021 al menos el 40% de la población de todos los países esté vacunada y el 70% para mediados de 2022.

 

En Amref apoyamos firmemente los procesos de vacunación global, pero creemos que la administración de dosis adicionales para completar el ciclo de vacunación primaria, cuando más del 90% de las personas en el continente africano aún no han recibido ni siquiera una primera dosis, socava el principio de vacunación global y acentúa la evidente brecha entre países.

 

Es necesario un trabajo conjunto para:

 

Poner fin al acaparamiento de vacunas COVID-19 por la salud global

Hay más de mil millones de vacunas almacenadas o en espera de entrega en Europa y Estados Unidos (zonas con altas tasas de vacunación). Si se transfieren a países africanos u otros países de ingresos bajos y medianos, podrían salvar miles de vidas. Tanto los fabricantes de vacunas como los países con existencias adicionales de vacunas deben dar prioridad a los países sin vacunas, acelerar las donaciones de dosis a COVAX y renovar su apoyo para garantizar el acceso equitativo a las vacunas COVID-19 en África y en todo el mundo.

 

Limitar la administración de dosis de refuerzo de vacunas COVID-19

No debería haber un despliegue a gran escala de dosis adicionales para completar el ciclo de la vacuna primaria hasta que haya llegado al continente africano un suministro de vacunas suficiente para inyectar un primer ciclo completo de vacuna. La OMS solicitó que los países de altos ingresos se abstuvieran de distribuir dosis de refuerzo, compartiendo los suministros con los países africanos, para permitir que las personas más vulnerables del mundo sean vacunadas.

 

Compartir más y más rápido

Algunos países han comenzado a compartir vacunas, pero esta práctica debe incrementarse y acelerarse. La OMS ha propuesto que al menos el 40% de la población en todos los países se vacunen para fin de año y el 70% para mediados de 2022. Estos objetivos solo se pueden lograr si los líderes mundiales trabajan para llegar a quienes no están vacunados actualmente.

 

Compartir licencias, tecnologías y experiencia, y renunciar a la propiedad intelectual de las tecnologías de salud COVID-19 en todo el mundo.

Las empresas farmacéuticas deberían hacer más por compartir las herramientas que impulsarían la producción de vacunas en el continente africano. Renunciando a las patentes de las vacunas de COVID-19 en África y el mundo y facilitando la difusión del conocimiento existente. Proporcionar personal, habilidades y requisitos técnicos esenciales aceleraría enormemente los procesos de producción nacionales y salvaría miles de vidas.

 

Nunca más

África nunca más tendrá que encontrarse en una posición en la que dependa tanto de otros países para obtener suministros médicos que salvan vidas. Desde equipos de protección personal (EPI) para los trabajadores de la salud, hasta investigación, desarrollo y realización local de diagnósticos, tratamientos y vacunas. El continente africano debe hacer todo lo posible y aspirar a ser plenamente autosuficiente en un futuro próximo.

 

Firma la petición contra la desigualdad más peligrosa de nuestro tiempo y ayúdanos a impulsar la vacunación en África.

 

Ya no podemos aceptar el status quo que está impulsando una ola de muerte y destrucción en todo el continente africano. Juntos, los líderes africanos y mundiales pueden y deben unirse para poner fin a la fase aguda de esta pandemia. Y avanzar rápidamente hacia la reconstrucción de los sistemas de salud de los países de ingresos bajos y medianos.


Líderes africanos condenan el ‘apartheid de vacunas’ como un acto contra la humanidad

 

El pasado jueves se celebró la 76 sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas a través de videoconferencia. Durante ella los líderes de numerosas naciones africanas criticaron el sistema de “apartheid de vacunas” que los países de altos ingresos y los gigantes farmacéuticos han creado al acumular dosis y negarse a compartir tecnología de fabricación clave con el resto de países (la mayoría de ellos de bajos ingresos), optando por dar prioridad a las ganancias y los derechos de patente antes que poner fin a la pandemia de coronavirus en todas las partes del mundo.

 

apartheid de vacunas

Foto: Leonardo Mangia

 

“Desafortunadamente, el lanzamiento mundial de la vacuna vuelve a señalar la desigualdad existente a nivel mundial”, dijo el presidente de Namibia, Hage Geingob, durante su discurso en la Asamblea General de la ONU en Nueva York. Es una gran preocupación que la comunidad global no apoye los principios de solidaridad y cooperación para asegurar el acceso equitativo a las vacunas Covid-19.

 

Estamos ante un apartheid mundial de vacunas

 

El 82% de las dosis de vacunas del mundo han sido adquiridas por países ricos, mientras que menos del 1% han sido destinadas a países de bajos ingresos. Según los líderes africanos, “se ha dado la espalda a la humanidad”.

Hasta la fecha, solo el 3% de los 1.300 millones de habitantes de África ha sido completamente vacunado contra el coronavirus. Trabajadores de la Organización Mundial de la Salud advirtieron la semana pasada que África está en camino de recibir muchas menos dosis de vacunas este año de lo que realmente se esperaba. Este déficit ha sido atribuido a las «prohibiciones de exportación y al acaparamiento de vacunas«.

Al ritmo actual de vacunación, casi el 80% de las naciones africanas no alcanzarán el objetivo de la OMS. Este objetivo consiste en garantizar que al menos el 10% de la población de cada país esté vacunada contra el Covid-19 para finales de septiembre.

 

 

Alcanzar el objetivo de llegar al 70% de la vacunación mundial durante el próximo año, tal y como han propuesto diferentes países de altos ingresos, requerirá una entrega mucho más rápida de las donaciones prometidas. Además de otros pasos críticos, desde la transferencia de tecnología hasta las inversiones urgentes en la fabricación regional.

 

Los envíos de vacunas se tienen que multiplicar

 

La Oficina Regional de la OMS en África dijo el pasado jueves que para que el continente vacune al 70% de su población en el próximo septiembre, los envíos mensuales de vacunas deberán multiplicarse por siete.

Los líderes africanos dejaban claro que las acciones hablan mucho más que las palabras. Los países africanos necesitan fechas de entrega claras para poder planificar adecuadamente. Además, es necesario también el establecimiento de estructuras sólidas para garantizar que todas las promesas hechas se cumplan.

Sin una vacunación generalizada y otras medidas preventivas es probable que la cuarta ola del continente sea la más brutal hasta ahora.

 

 

Si tú también estas en contra del «apartheid de vacunas», colabora con nosotros.

Tu ayuda es fundamental.

Si puedes, apóyanos y súmate al movimiento por la salud de África. 

 


África da un giro a la Covid-19: preparados para la vacunación pero sin suficientes dosis

 

falta de vacunas en Africa

Foto: Leonardo Mangia

 

20 de septiembre de 2021

Por LEON LIDIGU

 

La aceptación de la vacuna contra la Covid-19 en África está siendo significativamente alta en un continente que, paradójicamente, ha tenido problemas en el acceso de las dosis para sus 1.200 millones de habitantes.

Estos detalles salieron a la luz el miércoles durante una conferencia de prensa conjunta entre la Organización Mundial de la Salud y la Unión Africana sobre los planes para adquirir más vacunas.

 

Los datos revelan que hasta siete de cada diez africanos aceptan la necesidad de una vacuna para hacer frente a la pandemia, una opinión más alta que la media en Estados Unidos.

«Queremos ser capaces de distribuir 27 millones de vacunas al mes porque en África no hay dudas sobre las vacunas«, dijo a los medios de comunicación la Dra. Vera Songwe, Secretaria General Adjunta de la ONU y Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para África, en una conferencia de prensa virtual

 

La sesión informativa se produjo mientras la Unión Africana defendía la producción propia de vacunas a nivel local, cansada de esperar su turno, ante la falta de vacunas en África.

«Para ser justos, a los fabricantes de vacunas les impusieron restricciones, no nos las están vendiendo, por lo que ahora tendremos que resolverlo fabricando las nuestras«.

 

Problema inicial

 

El Centro Africano para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), ofreció datos que mostraban que hay un gran interés por las vacunas entre los africanos, con pequeños focos de resistencia observados en Burkina Faso, pero que según la organización podrían mejorar con el paso del tiempo.

«La indecisión sobre las vacunas en África no es un problema, hay un 75% de aceptación en África, aparte de Burkina Faso, en comparación con Estados Unidos, donde la aceptación es del 60%», dijo el director del CDC en África, el Dr. John Nkengasong.

 

Los Estados miembros de la Unión Africana (AU) han pedido 56,9 millones de dosis más de Johnson and Johnson (J&J) que los 220 millones de dosis iniciales previstas en virtud del acuerdo de compra anticipada (APA) con J&J.

El número total de vacunas comprometidas con los estados miembros de la UA es de 205,4 millones de dosis, por un valor de unos 130 millones de dólares.

 

Se pensó que el problema inicial era la indecisión sobre las vacunas, como se vio en Sudán del Sur y en la República Democrática del Congo, que tuvieron que donar sus dosis iniciales de AstraZeneca a Kenia para evitar que caducaran en las estanterías. En ese momento, ambos países argumentaron que la aceptación de las vacunas había sido lenta, ya que la gente se no se sentía segura de los efectos de las vacunas.

 

Nueva ola de infecciones 

 

La República Democrática del Congo, Sudán del Sur, Kenia, Uganda, Etiopía y Ruanda son algunos de los países que han recibido desde entonces más dosis de Johnson & Johnson, así como de AstraZeneca, Moderna y Pfizer. Las dosis incluyen las donadas por Estados Unidos y otros países. En general, el continente tuvo muchas dificultades para acceder a las dosis y confió en la colaboración del Fondo de Acceso Global para las vacunas Covid-19 (Covax), dependientes de la Organización Mundial de la Salud.

Sin embargo, cuando el principal proveedor de AstraZeneca, la India, se enfrentó a una nueva ola nacional de Covid-19, el suministro se agotó. África tuvo que recurrir a otras fuentes, tanto en el marco de Covax, como de otros acuerdos de compra a través de la Unión Africana.

 

Una tarea de enormes proporciones

 

La UA afirma que las vacunas se asignan en función del tamaño de la población de cada país, pero observó que Argelia, Burundi, la República Centroafricana, Chad, las Comores, Yibuti, Eritrea, Guinea Ecuatorial y Somalia aún no han manifestado interés por Johnson & Johnson.

Cabo Verde, Libia, Madagascar, Sudán del Sur, Tanzania, Marruecos, Malí, Esuatini (antigua Suazilandia) y Seychelles han manifestado su interés, pero no se han comprometido con las dosis.

Esto significa que 24 miembros de la UA han pedido y cumplido con los requisitos de entrega y pago inicial.

El Dr. Nkengasong anunció que para finales de octubre se entregarán 12,2 millones de dosis a 33 países de la UA y tres de la Comunidad del Caribe (CARICOM).

 

El mes pasado, el director regional de la OMS para África, el Dr. Matshidiso Moeti, dijo que la vacunación contra el virus Covid-19 en la región se había triplicado, aunque  lograr la protección simplemente del 10% del continente para finales de septiembre sigue siendo «una tarea de enormes proporciones».

«Se trata de una tragedia que se podría evitar si los países africanos consiguen un acceso justo a las vacunas».

 

Sorpresa ante la vacuna de refuerzo 

 

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró que era inconcebible que algunos países estén ahora ofreciendo vacunas de refuerzo mientras tantas personas continúan desprotegidas.

«Se han dispuesto más de 5.700 millones de dosis de la vacuna Covid-19 en todo el mundo, pero sólo el 2% se administró en África. “Esto nos perjudica a todos», dijo el Dr. Tedros en un tuit oficial esta semana.

 

«Creo que es muy difícil para nosotros hablar de dosis de refuerzo en África», añadió el Dr. Moeti coincidiendo con el Dr. Tedros.

 

«Todavía no hemos cubierto ni el 5% de la población con las dosis iniciales que se necesitan para frenar la propagación del virus y, lo que es más importante, para detener el avance de lo que creemos que podría ser una cuarta ola”

 

Falta de vacunas en África

 

Los expertos de la región están de acuerdo con los funcionarios.

«La percepción sobre las dudas de las vacunas en África ya no se sostiene, más bien es la falta de vacunas lo que está negando a la población de África la oportunidad de protegerse de la amenaza continua y la devastación de la pandemia de coronavirus», dijo el miércoles a The EastAfrican el Dr. Ahmed Kalebi, consultor de patología con sede en Nairobi.

 

«Tenemos que hacer balance y decir que, si Covax no está entregando todo, hasta dónde podemos impulsar la vía bilateral. No creo que haya mucho margen para que AVAT (la plataforma de adquisición de vacunas de la UA) entregue a tiempo las dosis de Johnson&Johnson que prometió en su momento, porque tanto AVAT como Covax dependen de los mismos fabricantes».

 

«La vacuna que está disponible en la India y que podemos utilizar es la de AstraZeneca, pero en este momento la India está aumentando las dosis que han sido reservadas previamente por Covax, por lo que no podemos confiar en ellos para la entrega bilateral», dijo el Dr. Gitahi Githinji, director general de Amref Health Africa en una entrevista telefónica.

 

Los más vulnerables 

 

«Incluso si Covax y AVAT entregaran el número de dosis prometido inicialmente a los países africanos, no hay manera de que podamos llegar razonablemente al 60-70% de la población vacunada hasta 2023».

 

«Así que, con los recientes contratiempos, es posible que nunca lleguemos a nuestro objetivo como país, incluso más allá de 2023, ya que la pandemia habría evolucionado. Yo afirmaría que ahora mismo la prioridad para Kenia y los países africanos es conseguir que los miembros más vulnerables de la sociedad se vacunen, incluyendo a los ancianos, los que tienen morbilidad asociada que los hacen más susceptibles a la Covid severa, y los trabajadores de primera línea que están más expuestos y en riesgo de contraer la infección», añadió el Dr. Kalebi.

 

Artículo publicado por primera vez en https://www.theeastafrican.co.ke/tea/science-health/africa-ready-for-vaccination-but-not-enough-doses-3554924

 

 

Si puedes, por favor apóyanos y súmate al movimiento por la salud de África. 

Juntos podemos reforzar los sistemas de salud para hacer frente a la contención del COVID-19 y acelerar la vacunación.


Amref en la cumbre mundial de COVID-19

Desde Amref participamos Global COVID-19 Summit, cumbre mundial de COVID-19, con la intervención de nuestro CEO, el Dr. Githinji Gitahi.

 

cumbre mundial de COVID-19

El presidente de EE. UU., Joe Biden, organizó el pasado miércoles 22 de septiembre una cumbre virtual sobre vacunas, con el nombre: “Global COVID-19 Summit: ending the pandemic and building back better health security to prepare for the next” (poner fin a la pandemia y reconstruir un sistema sanitario más seguro que nos prepare para el futuro).

Esta cumbre coincidió con las reuniones de los líderes de las Naciones Unidas y tuvo como objetivo, movilizar más ayuda para los países de bajos y medios ingresos, donde las vacunaciones, los tratamientos y los suministros siguen siendo escasos.

El presidente Joe Biden pidió a los países que ayuden a ampliar la producción y disponibilidad de vacunas y tratamientos contra el coronavirus, para poner fin a la pandemia de Covid-19.

 

El presidente de Estados Unidos prometió 500 millones más de dosis de vacunas para los países de bajos y medios ingresos.    

 

A la cumbre mundial de COVID-19 asistieron jefes de estado y líderes internacionales, empresariales, filantrópicos y no gubernamentales, para identificar acciones concretas y establecer metas ambiciosas, necesarias para lograr el objetivo de poner fin a la pandemia.  Amref también participó en la Global COVID-19 Summit.

 

Cumbre mundial de COVID-19: objetivo 40% de cobertura a final de 2021
 

Este es el objetivo mínimo que ha establecido la Organización Mundial de la Salud, 40% de cobertura de vacunas en todos los países para final de 2021.

 

Director de la Organización Mundial de la Salud, cumbre mundial de COVID-19

“Necesitamos un compromiso férreo de los líderes mundiales para poner fin a esta pandemia. También necesitamos una mejor gestión, mejor financiación, mejores estructuras y mecanismos para evitar otra pandemia”, dijo durante la cumbre el Dr. Tedros Adhanom, Director General de la Organización Mundial de la Salud.

 

La brecha entre países cada vez es más grande

 

El Presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, hizo hincapié durante su intervención en la necesidad de elaborar un plan sostenible sobre cómo se apoyará a los países de bajos y medios ingresos, no solo para cumplir los objetivos en materia de vacunación, diagnósticos y equipos de protección personal, sino también para su fabricación.

Añadió que la brecha entre las naciones de altos ingresos, que están comprando e incluso, almacenando vacunas, y los países de bajos y medios ingresos, que están luchando por tener acceso a las vacunas, se está agrandando. De esta forma la pandemia ha revelado la gran desigualdad en materia de vacunas que existe, entre las economías fuertes y las de los países en vías de desarrollo y cómo esa diferencia puede socavar gravemente la seguridad sanitaria mundial.

 

Presidente de Sudáfrica, cumbre mundial de COVID-19

“La mayor lección que hemos aprendido de esta pandemia es que la fortuna favorece a los preparados. Debemos apoyar la creación de un Fondo Financiero Intermediario de Salud Global para poder responder a las pandemias.  Tambien un Consejo de Amenazas de Salud Global”, dijo el presidente Ramaphosa.

 

Amref pide esfuerzos globales concertados para fortalecer los mecanismos existentes en la cumbre mundial de COVID-19

 

Amref estuvo presente en la cumbre mundial de COVID-19, la Global COVID-19 Summit.  En su presentación, el Dr. Githinji Gitahi , Director Ejecutivo Global de Amref Health Africa, se hizo eco de la necesidad no solo de crear una nueva arquitectura global, sino de fortalecer lo que ya existe y señaló que la ciencia y los recursos deben llegar a todos los niveles.

Reiteró la necesidad de un sistema de salud universal, equitativo y centrado en las personas.  Comprometido con la seguridad de los medicamentos y vacunas COVID-19 para todos. Poniendo fin a las acumulaciones en algunos países y garantizando la ampliación de la fabricación a nivel mundial. Compartiendo la tecnología por todos los mecanismos posibles, incluyendo exenciones de propiedad intelectual, y proporcionando una financiación adecuada.

 

CEO Global de Amref, cumbre mundial de COVID-19

«COVAX debe ser una prioridad», dijo el Dr. Githinji Gitahi durante la #COVIDSummit.

 

Cooperación, acción colectiva y consenso

 

Los líderes de la cumbre mundial de COVID-19 coincidieron en que la cooperación, la acción colectiva y sobre todo el consenso, son la mayor fortaleza en la crisis actual y lo seguirá siendo en el futuro.

 

Si puedes, por favor apóyanos y súmate al movimiento por la salud de África. Juntos podemos reforzar los sistemas de salud para hacer frente a la contención del COVID-19 y acelerar la vacunación. También haces posible la incidencia política a nivel nacional e internacional. Hazte socio hoy.

 


PUDE SALVARME DE LA MUTILACIÓN GENITAL FEMENINA

Nice Nailantei, embajadora de Amref Health Africa en su lucha contra la mutilación genital femenina, nos presenta su libro, “Las niñas de la higuera salvaje: cómo una niña luchó para salvarse a sí misma, a su hermana y a miles de niñas en todo el mundo”

 

De niña, Nice sabía que negarse a la mutilación genital femenina significaba rechazar su cultura a los ojos de su comunidad. Sin embargo, ella se las arregló para evitarla y permanecer en la escuela: “pude salvarme de la mutilación genital femenina”. A los 21 años, Nice se trasladó a Nairobi para trabajar en Amref Health África, una organización que lidera la campaña contra la mutilación genital femenina.

Pese a que en su aldea todavía se le consideraba una paria, una entapai (alguien que avergonzaba a su familia), las jóvenes comenzaron a admirar a Nice. La miraban y comprendían que había otro camino.

Con el tiempo, gracias al increíble instinto de Nice, a su educación y a su capacidad de liderazgo, desarrolló una plataforma para convencer a las mujeres de toda África de que renunciaran a la mutilación. Primero se ganó a los ancianos de su aldea. A partir de ahí se fu extendiendo: Kenia prohibió la mutilación genital femenina en 2011, y el pueblo masái la abandonó en 2014.

 

Colaboradora de Amref desde 2009

 

Desde 2009, Nice y Amref Health Africa han colaborado para ayudar a más de 16.000 niñas a evitar la mutilación genital femenina en Kenia y Tanzania.

Además, Nice ha puesto en marcha “A Nice Place”, un lugar seguro. Una academia para que las niñas reciban formación en liderazgo y emprendimiento y un hogar seguro, un centro de acogida, para niñas que hayan sido rechazadas por sus familias y comunidades por negarse a la mutilación en Kenia. Estará abierto a cualquier niña, chica o mujer que huya de la mutilación genital femenina, del matrimonio forzado o de cualquier otra forma de violencia de género.

 

Nice se ha ganado el reconocimiento mundial. En 2016 consiguió la beca Nelson Mandela para Jóvenes Líderes Africanos, y en 2018 fue galardonada por la revista TIME como una de las 100 personas más influyentes del mundo.

Recientemente la pudimos ver recogiendo en Oviedo el Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional en nombre Amref Salud España, ganadora del reconocimiento en 2018.

Esta es la inspiradora historia de una chica que cambió la mentalidad de sus mayores, reformó las tradiciones desde dentro y está creando un futuro mejor para las niñas y mujeres de toda África.

 

Acerca de Nice

 

 

Foto: Jeroen van Loon

 

Detrás de su sonrisa se encuentra una de las mujeres más luchadoras y valientes, una activista masái y embajadora contra la mutilación genital femenina de Amref. Nice Nailantei Leng`ete creció en la aldea de Noomayianat, al pie del monte Kilimanjaro, en Kenia. Después de que sus padres murieran con un año de diferencia en 1998, fue enviada a vivir con su tío.

 

A la edad de ocho años, nos cuenta Nice “pude salvarme de la mutilación genital femenina y me escapé de casa varias veces”. Desafió así a toda su familia, particularmente a su abuelo, el líder familiar, en una comunidad en la que el respeto a los mayores y a la familia es esencial.

 

Asistió a la universidad en Nairobi y se licenció en Gestión Sanitaria, siendo la primera mujer de su aldea en culminar los estudios universitarios. Después se incorporó a Amref, donde es Oficial de Proyectos y desde donde continúa desafiando las actitudes de su comunidad, dominada por los hombres, en su intento por acabar con la mutilación genital femenina.

 

Una mujer joven que se ha ganado el respeto no solo de las mujeres sino también de los hombres jóvenes y de los ancianos, que son los líderes de su comunidad. Fue la primera mujer que logró reunirse con el consejo de ancianos y logró cambiar no sólo su futuro, sino el de todas las niñas masáis.

 

Si quieres saber más sobre ella, cómo consiguió evitar la mutilación y llegar a ser la persona que es, no te quedes sin leer su libro.  


Lucha contra la desnutrición infantil en Afar, Etiopía.

“Disminuir la mortalidad por desnutrición infantil y mejorar el estado nutricional de mujeres embarazadas y lactantes”, este ha sido el objetivo global del proyecto que acabamos de concluir en Afar, Etiopia. Proyecto financiado por la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo.

 

Nutrición materna e infantil en Afar, Etiopía

Foto: Alexander Awoke.

 

¿Porqué trabajamos en Afar?

 

Etiopía es uno de los países más pobres del mundo y el 7º con peor calidad de vida según el Índice de Desarrollo Humano de Naciones Unidas.

Especialmente complicada es la situación en Afar, al este de Etiopía. El territorio se ubicada en la unión de tres placas tectónicas. Se trata de una de las zonas volcánicas más activas de la tierra.  Las alteraciones del cambio climático en Afar, han provocado crisis alimentarias. El clima es casi desértico y cuando las temporadas de lluvias no son buenas, suelen darse importantes hambrunas de forma cíclica.

 

Las mujeres embarazadas o lactantes y los niños son los más perjudicados por la desnutrición

 

Madres lactantes, mujeres embarazadas y niños en Afar

Foto: Alexander Awoke

 

El porcentaje de niños menores de 5 años con alguna anemia 75%, la segunda más alta del país después de la región de Somali (83%).

Un 41% sufre desnutrición y de ellos un 50,2% la sufre en su peor grado, desnutrición aguda severa (Organización Mundial de la Salud). Las dos requieren tratamiento y en el caso de la aguda, la vida del menor está en peligro.

Además un tercio de las mujeres en periodo de lactancia sufre desnutrición. Esto se debe a la escasez de alimentos, pero también a la falta de conocimiento sobre como diversificar la dieta para hacerla más completa y equilibrada. Su alimentación se basa en la carne y la leche, principalmente de camello.

 

¿Qué sucede cuando un niño sufre desnutrición crónica?

 

Estos niños tienen acceso a alimentación pero no a una dieta variada. No van a morir de hambre, los efectos de esta falta de nutrientes de forma continua hará que tengan una relación de peso y talla inferior para la media de su edad y secuelas físicas y psíquicas en el futuro. Se estima que la desnutrición crónica reduce el coeficiente intelectual de una persona entre 5 y 10 puntos.

 

¿Cuáles son las consecuencias de la desnutrición aguda?

 

Se produce cuando el cuerpo no recibe los nutrientes necesarios. Hay falta de alimentos, tanto en variedad como en cantidad. El cuerpo absorbe las reservas energéticas. Se da una pérdida de la grasa y el músculo y una rápida pérdida de peso. Se alteran todos los procesos vitales: el metabolismo se vuelve más lento, se altera la sensación térmica. También un mal funcionamiento de hígado y riñones, y se debilita el sistema inmunológico. En este punto la vida del pequeño corre peligro.

 

¿Cómo afecta la desnutrición al futuro de un niño?

 

Lo que sabemos hoy día es que esto tiene un tremendo impacto en la economía de las comunidades y los países. Tiene impacto en la vida del niño y en su capacidad para generar ingresos en el futuro, ya que mermará las conexiones neuronales y este es un proceso irreversible. Un niño que ha sufrido desnutrición puede llegar a ganar la mitad a lo largo de su vida que un niño sano.

Debido a este contexto el proyecto se ha articulado sobre tres ejes básicos:

  • Salud materno-infantil y educación nutricional.
  • Productividad agropecuaria y pequeños productores de alimentos.
  • Empoderamiento de las mujeres
Salud materno-infantil y educación nutricional

 

Gracias a la financiación de la Agencia Española de Cooperación al desarrollo hemos podido abastecer a centros de salud con capacidad para atender a 25.000 niños.

Hemos suministrado a los centros de salud con aparatos de aire acondicionado y frigoríficos para conservar medicamentos, los alimentos terapéuticos para tratar la desnutrición infantil y las vacunas.

En algunos de los centros, que no contaban con electricidad, hemos instalado placas solares para que cuenten con el servicio.

Para los exámenes médicos de la detección de desnutrición en niños y mujeres embarazadas y lactantes.  Hemos formado a trabajadores de extensión sanitaria y profesionales de la salud. La formación se ha centrado en la detección, diagnóstico y el tratamiento de la desnutrición aguda.

 

Desnutrición infantil Afar centro de estabilización

Foto: Alexander Awoke

Centro de estabilización nutricional de Afar

Foto: Alexander Awoke

“Mi hija estaba desnutrida y ya llevamos 8 semanas de seguimiento en el centro. Ella ha mejorado mucho, estoy feliz de que se haya recuperado gracias a este servicio». Fatuma Ali, Barei Hamphrey.

 

Capacitación de madres sobre nutrición y lactancia materna

 

Desde los centros de salud se han lanzado campañas de sensibilización para mujeres embarazadas y lactantes. El objetivo es informar a las madres sobre la necesidad de cuidar la alimentación antes y después del parto, aprendiendo sobre medidas nutricionales esenciales  y promoviendo la lactancia materna hasta los 6 meses.

 

Formación por la lactancia materna en Afar

Foto: Martha Tadesse

Revisión estado nutricional de una madre lactante

Foto: Martha Tadesse

 

«Visitamos a las madres, las asesoramos y comprobamos su dieta. También hemos animado a muchas mujeres a ir al hospital para dar a luz». Amina Masito, sensibilizadora del grupo de madres.

 

Nuestra respuesta más allá de la provisión de servicios médicos

 

Para trabajar la seguridad alimentaria y la mejora de ingresos de las familias de la zona también hemos puesto en marcha diferentes actividades:

  • Cooperativas agrícolas de diversificación de cultivos. 225 familias beneficiadas.
  • Pequeños comercio de venta de alimentos. 45 familias benefiaciadas.
  • Granjas avícolas. 45 familias beneficiadas.
  • Ganadería de cabras y producción y venta de productos lácteos. 90 familias beneficiadas.

También hemos puesto en marcha cooperativas de negocios liderados por mujeres, puedes ver como hemos impulsado el empoderamiento de la mujer en Afar aquí.

 


Cooperación al desarrollo por el empoderamiento de la mujer

Un proyecto de cooperación al desarrollo puede trabajar por el empoderamiento de la mujer y contribuir a un cambio en la vida de cientos de familias en una comunidad.

 

Empoderamiento de la mujer en Afar

Foto: Alexander Awoke

El proyecto se ha puesto en marcha en Afar, Etiopía. En esta zona del mundo que parece incompatible con la vida humana viven desde hace más de 2.500 años los afar, tribu que da nombre a la región. Son un pueblo seminómada que se desplaza constantemente por este territorio en busca de agua y pasto para el ganado.

Como en otras regiones de Etiopía, la sociedad es patriarcal, los hombres tienen el poder principal en la vida privada y pública. Según la tradición Afar (Adda), las mujeres deben seguir con sumisión lo que deciden los hombres, desempeñan sus funciones en la esfera doméstica y esas actividades se consideran de valor inferior.

Uno de los objetivos transversales del proyecto ha sido trabajar en el avance de la igualdad entre mujeres y hombres. Nada de esto habría sido posible sin la financiación de la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo.

Además de trabajar en todas las iniciativas desde esta perspectiva, se han implementado varios actividades en las que las mujeres han sido socias clave en el desarrollo de las acciones, ocupando posiciones de liderazgo. La creación de cooperativas ha sido una de ellas.

 

Cooperativas avícolas gestionadas por mujeres

 

Las cooperativas de granjas avícolas, centradas en la cría de pollos, han introducido una actividad completamente nueva en la zona. Las  comunidades con las que trabajamos, antes tenían miedo a los pollos y las gallinas, ni siquiera podían tocar los huevos. Gracias a las sesiones de sensibilización realizadas por Amref Salud África, esta superstición ha sido desterrada y las comunidades están comprobando los beneficios del consumo de los huevos en la nutrición de las familias. Pero no es la única creencia que estamos contribuyendo a cambiar, ahora en 45 familias, las mujeres trabajan fuera de casa, perciben ingresos y consiguen autonomía económica en la toma de decisiones con la venta de los excedentes en mercados locales.

Cooperativas avícolas por el empoderamiento de la mujer en Afar

«Estoy muy contenta con este negocio porque puedo llevar huevos a casa para mis hijos…» Isa Mohammod. Foto: Martha Tadesse

 

Cooperativas de ganadería de cabras por el empoderamiento de la mujer

 

Las madres utilizan la leche de cabra para alimentar a sus hijos y también la venden, mejorando la nutrición de otras familias y los ingresos del hogar. 90 familias se benefician de esta actividad que lideran las mujeres.

Ganadería por el empoderamiento de la mujer en Afar

Ode Mirah sirviendo un baso de leche a su hijo. Foto: Alexander Awoke

Las cooperativas de cabras mejoran la nutrición de los niños el acceso a la leche en los hogares y el empoderamiento de las mujeres al poder adquirir ingresos con la venta de las cabras en los mercados ganaderos.

Ganadería por el empoderamiento de la mujer en Afar

Venta de cabras en un mercado local. Alexander Awoke

 

Comercialización de productos lácteos de leche de vaca por le empoderamiento de la mujer en Afar

 

Otra de las actividades orientadas al empoderamiento de la mujer ha sido la creación de 3 grupos de mujeres (15 miembros cada uno) para la comercialización y transformación de la leche de vaca. Los grupos se han puesto en contacto con comerciantes de leche de la región de Amhara y la reciben diariamente. También hemos aportado el material y los frigoríficos para la preparación y conservación. Una parte la envasan para su venta y otra parte la procesan para elaborar yogurt. En Afar se consume con pan y en muy apreciado.

Una joven afarí atiende a sus tres clientes en el «Milk Café», puesto en marcha gracias al proyecto. Foto: Alexander Awoke

 

Establecimiento de tiendas de alimentación nutritiva “Baltina” gestionadas por mujeres

 

Para mejorar las prácticas nutricionales y ponerlas a disposición de la población local, Amref  salud África ha trabajado con grupos, de 15 mujeres cada uno. Han recibido formación sobre prácticas nutricionales adecuadas, como procesos de conservación de productos locales y preparación de platos que contribuyan a llevar una dieta equilibrada.

También se les ha dado formación en gestión de pequeñas empresas.

Cada grupo, con el capital semilla que les ha proporcionado Amref Salud África, ha establecido una tienda nutricional “Baltina” en las pequeñas ciudades de Talalak, Aysayta y Dewe, en las que se procesan, envasan y venden alimentos locales con alto contenido nutricional.

Estas pequeñas casetas, Baltinas, normalmente se transportan, pero Amref Salud África ha conseguido que las administraciones locales cedan el terreno a las gestoras que de esta manera logran continuidad de los negocios. Además así todos los beneficios son para ellas.

Pequeño comercio por el empoderamiento de la mujer en Afar

Amina Mohammod en su “Baltina”. Foto: Martha Tadesse

“Este negocio está dirigido por 15 mujeres aquí en Talalak. Vendemos garbanzos en polvo, pimienta, arroz, lentejas y similares. Diez de las mujeres con las que trabajo no tenían trabajo antes de que nos convirtiéramos en un grupo para abrir este negocio y están muy contentas de poder trabajar aquí. Es un negocio nuevo, así que no puedo deciros mucho aún, pero todas estamos ilusionadas”. Amina Mohammod

La tienda cuenta también con un pequeño restaurante dónde los vecinos pueden degustar nuevos platos ricos en nutrientes elaborados con productos locales, además se hacen demostraciones de preparación de las comidas.

Se espera que de esta forma las familias vayan incorporando nuevos alimentos y formas de preparación más óptimas,  que mejoren el aspecto nutricional de la dieta.

 

Nutrición, seguridad alimentaria y empoderamiento de la mujer

 

Todas estas iniciativas  ayudan a la consecución de dos de los objetivos principales del proyecto:

  • El empoderamiento de las mujeres, con capital inicial, materiales y formación para que puedan crear y gestionar de forma activa negocios productivos.
  • Mejora de los hábitos nutricionales de las familias, lo que beneficiará especialmente a los niños y mujeres embarazadas.

Además de esta nota hemos elaborado una maravillosa exposición fotográfica gracias a los fotógrafos Alexander Awoke y Tarta Tadesse. Haz click y descubre como una comunidad que vive en condiciones hostiles ,construye el cambio con este proyecto. 

Hace unas semanas tuvimos que parar nuestros proyectos allí por el conflicto en el que se encuentra inmersa Etiopía. Esto agravará la situación de pobreza y el estado nutricional de las familias. Esperamos poder reanudar nuestras actividades en el país lo antes posible.

Necesitamos seguir trabajando en regiones como Afar, para impulsar a las familias, su salud y nutrición y luchar contra la desigualdad de género. Tú puedes ser parte del cambio, te necesitamos, súmate.