913102786
Noticias archivos - Página 2 de 11 - Amref Salud África

Jóvenes voluntarios contra el COVID-19

 

 

Los jóvenes en África no solo son el futuro, son también el presente. En Kenia, Amref Health Africa se ha asociado con los gobiernos de siete condados para formar a 1.400 jóvenes voluntarios en tareas de respuesta al COVID-19

 

jovenes voluntarios covid-19

 

Los jóvenes están trabajando con los líderes comunitarios y los trabajadores sanitarios de primera línea.

Su trabajo es concienciar sobre la pandemia y compartir con las comunidades mensajes sobre higiene y saneamiento.

 

Los jóvenes de Kenia se unen a la lucha contra el COVID-19

 

Estos voluntarios también están llevando a cabo tareas de limpieza comunitarias para garantizar que las mascarillas usadas y otros residuos se eliminen adecuadamente.

A través del programa «Operación Safisha Mji» (que significa «Limpiar la ciudad/el pueblo»), los jóvenes se encargan de realizar limpiezas en mercados, asentamientos informales y lugares públicos congestionados, como las estaciones de taxi.

La directora de proyectos de Amref Health Africa, Lennah Kanyangi, visitó el asentamiento informal de Osiri Matanda, en el condado de Migori, donde estos jóvenes trabajan.

La Sra. Kanyangi reconoció que es inspirador que los jóvenes encuentren un propósito en este momento de crisis y se impliquen activamente en animar a la población a actuar para reducir la transmisión del COVID-19.

«A pesar de la confusión, el estrés y la preocupación en estos tiempos sin precedentes, es alentador que los jóvenes sean un recurso y una herramienta poderosa en la lucha contra la pandemia», dijo.

 

Voluntarios para combatir la propagación del virus

 

Brian Wilson Ongati, uno de los jóvenes voluntarios:

«Me entusiasma que ante esta pandemia los jóvenes no se queden de brazos cruzados esperando que ocurra lo peor. Por el contrario, están trabajando duro para aportar soluciones que ayuden a combatir la propagación del virus.

«Los jóvenes representan la energía, la creatividad y la innovación. Este equipo me hace confiar en que los jóvenes pueden manifestar lo mejor de la humanidad, una luz que brillará para las generaciones venideras. Son un recordatorio perfecto de que las comunidades deben permanecer unidas incluso en situaciones críticas».

 

 

 

 

Los voluntarios participan activamente en la difusión de información actualizada sobre el virus. Hacen demostraciones sobre los procedimientos de limpieza y desinfección, como el lavado de manos adecuado, y la gestión de residuos.

Los jóvenes también reparten folletos y  cuelgan carteles en los que se especifican las directrices del Ministerio de Sanidad sobre el COVID-19 y las formas eficaces y seguras de llevar y manejar los equipos de protección personal, como las mascarillas.

Los voluntarios recibieron carretillas, palas y chalecos reflectantes para las actividades de limpieza.

Se instalaron puestos de lavado de manos en mercados y otros lugares públicos.

 

El programa se está llevando a cabo en siete condados, entre los que se encuentran Migori, Siaya, Busia, Homabay y Bungoma, que han sido seleccionados debido a su alta densidad de población y sus bajos niveles de ingresos, lo que está relacionado con una mayor carga de casos de COVID-19.

Esta actividad se está llevando a cabo con el apoyo financiero del Gobierno de Canadá a través de Global Affairs Canada.

 

Tú también puedes ser parte del cambio, súmate 

 

La respuesta de Amref al COVID-19

 

 

vacunas llegando a Africa

Desde que comenzara la pandemia de COVID-19 hemos trabajado con nuestros profesionales de primera línea para frenar el virus en África.

 

A comienzos de marzo hicimos posible la llegada de las primeras dosis de vacunas a Kenia por Amref Flying Doctors

 

Hoy trabajamos también en la respuesta de vacunación del COVID-19 en Etiopía, Uganda, Malawi, Zambia y Kenia.

 

 

 

Nuestras acciones en la operación de vacunas del COVID-19:

  1. Adquisición y entrega: apoyamos a los gobiernos en la compleja gestión de la distribución y conservación de vacunas.
  2. Formación del personal sanitario: especialmente agentes de salud comunitarios, formados sobre la administración de la vacuna.
  3. Sensibilización e información: trabajamos para movilizar a la comunidad, informarla y sensibilizar sobre la importancia de la vacuna.
  4. Incidencia política: Impulsamos la declaración de la Organización Mundial de la Salud sobre la equidad de vacunación.

 

Otras acciones y resultados principales que hemos conseguido:

  • 14 proyectos de COVID-19 en 8 países y 1.3 millones de personas beneficiadas.
  • Reparto de gel hidro-alcohólico, jabón y agua segura en campos de refugiados y asentamientos
  • 100.000 profesionales sanitarios y agentes de salud formados en identificación y prevención de la enfermedad.
  • 40.000 EPIs entregados a profesionales sanitarios en primera línea.
  • 3,5 millones de personas beneficiadas por proyectos de agua y saneamiento

 

Tú puedes ayudarnos a acabar con el COVID-19 en África 

 


ODS 3 y salud materno infantil

 

ODS 3 y salud materno infantil

 

 

Con motivo del día de la madre en el mes de mayo, tenemos que hablar del Objetivo de Desarrollo Sostenible 3 (ODS 3)

Salud y Bienestar

Porque muchas de sus metas están relacionadas con la salud materno-infantil y en Amref trabajamos para conseguir esas metas.

 

 

 

 

 

El Objetivo nº3, ODS 3, busca:

 “Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades”

 

Entre las metas del ODS 3 están:

3.1 – Para 2030, reducir la tasa mundial de mortalidad materna

3.2 – Para 2030, poner fin a las muertes evitables de recién nacidos y de niños menores de 5 años

3.4 – Para 2030, reducir en un tercio la mortalidad prematura por enfermedades no transmisibles mediante la prevención y el tratamiento y promover la salud mental y el bienestar

3.7 -Para 2030, garantizar el acceso universal a los servicios de salud sexual y reproductiva

3.c -Aumentar sustancialmente la financiación de la salud y la contratación, el desarrollo, la capacitación y la retención del personal sanitario en los países en desarrollo

 

Informe de progreso del ODS 3

The Sustainable Development Goals Report-2020

 

 

Aunque se han hecho importantes avances en muchas áreas de salud, la tasa de progreso no es la suficiente para alcanzar la mayoría de las metas del Objetivo 3 en 2030.

 

En el último informe de progreso de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (2020), sobre el ODS 3, Naciones Unidas advierte:

 

 

 

El COVID-19 podría revertir años de progreso en la reducción de las muertes maternas e infantiles a menos que se tomen medidas urgentes”

Según este informe, se ha avanzado en salud materna e infantil:

–  La tasa de mortalidad materna se redujo un 38% entre 2000 y 2017, un 2,9% cada año.

– También se siguen reduciendo las muertes infantiles prevenibles. La tasa de mortalidad para los menores de 5 años baja un 48% en el mismo periodo, 39 muertes por cada 1.000 nacidos vivos en 2018.

Pero se siguen dando cifras terribles:

–  Cada día, en 2017, morían aproximadamente 810 mujeres por causas relacionadas con el embarazo y el parto. Todas ellas, evitables.

El 86 % de estas muertes a nivel mundial sucedieron en África subsahariana y el sur de Asia.

–  Sólo en 2018 murieron unos 5,3 millones de niños antes de cumplir los 5 años y casi la mitad de esas muertes, es decir, 2,5 millones, se produjeron durante el primer mes de vida.

África subsahariana sigue siendo la región con la tasa de mortalidad de menores de 5 años más alta: en 2018, 1 de cada 13 niños murió antes de cumplir los 5 años. Eso es 16 veces más elevado que el promedio en los países de ingresos altos.

 

The Sustainable Development Goals Report-2020

Pero los  avances pueden verse en riesgo.

La pandemia de COVID-19 está causando estragos en los sistemas de salud de todo el mundo y amenaza los logros ya alcanzados.

Según un estudio de la revista The Lancet, en los países más empobrecidos, en los que las intervenciones en materia de salud se podrían ver reducidas en más de un 45%, se produciría un aumento del 44% en las muertes de menores de cinco años, y del 38% en las muertes maternas cada mes.

 

 

Esto son en 6 meses, 1.157.000 muertes infantiles adicionales y 56.700 muertes maternas adicionales.

 

“La tasa de embarazos no deseados podría dispararse si no se garantiza la continuidad de los suministros y servicios de planificación familiar”

A pesar de los avances en África subsahariana durante la última década, solo el 55,5% de las mujeres de la región que quieren evitar el embarazo utilizan anticonceptivos modernos.

El COVID-19 está provocando el cierre de los centros de salud y las interrupciones en la cadena de suministro están afectando a la disponibilidad de anticonceptivos en muchos lugares. Como resultado, es posible que decenas de millones de mujeres no puedan acceder a estos servicios,  lo que resultará en millones de embarazos no deseados.

 

“La crisis de COVID-19 ha interrumpido los esfuerzos de inmunización infantil a nivel mundial, con consecuencias potencialmente mortales”

Según datos de UNICEF, la interrupción de los servicios esenciales de vacunación infantil podría afectar a 80 millones de niños menores de 1 año.

Estos niños correrían el riesgo de contraer enfermedades como la difteria, el sarampión y la poliomielitis.

 

“La pandemia ha puesto de relieve la escasez de personal médico en todo el mundo, así como la pesada carga que pesa sobre las mujeres como personal de enfermería”

Más del 40% de los países tienen menos de 10 médicos por cada 10.000 habitantes; más del 55% de los países tienen menos de 40 enfermeros y comadronas por cada 10.000 personas.

Asegurar que todos los partos sean asistidos por personal sanitario cualificado es fundamental para reducir la mortalidad materna y neonatal.

A nivel mundial, los datos van mejorando, pero a pesar de este progreso, en zonas como el África subsahariana, sólo el 60% de todos los partos fueron asistidos por personal cualificado.

Además, se espera que el África subsahariana experimente un aumento del 15% en los nacimientos anuales entre 2019 y 2030. Suponiendo que la cobertura actual se mantenga igual, se estima que 17 millones de nacimientos en África subsahariana no serán atendidos por personal sanitario cualificado en 2030.

 

The Sustainable Development Goals Report-2020

 

“El mundo se está quedando corto en su promesa de cobertura sanitaria universal para 2030”

 

 

 

En 2017, aproximadamente, tan solo entre la tercera parte y la mitad de la población mundial disponía de una cobertura de servicios de salud esenciales.

De mantenerse las tendencias actuales, en 2030 únicamente estaría cubierto por esos servicios entre el 39 % y el 63 % de la población mundial.

 

La contribución de Amref al ODS 3

 

Aunque Naciones Unidas nos dice que va a ser muy difícil lograr las metas propuestas en el ODS 3, en Amref estamos trabajando para que esto no sea así, porque tenemos mucho que aportar para lograr este objetivo.

 

Nuestra creencia de que la salud es un derecho humano, impulsa todo lo que hacemos

 

Nos centramos en mejorar la salud en las comunidades africanas, promoviendo la capacidad y la participación de las personas para superar la brecha que existe entre las comunidades y el resto del sistema sanitario.

Nuestro objetivo es mejorar el acceso a una sanidad de calidad y lograr que la cobertura universal de salud en África sea una realidad en 2030. Para lograrlo nos apoyamos en tres ejes:

–  Fortalecemos los recursos humanos sanitarios: a través de la capacitación de trabajadores de salud de primera línea podremos garantizar un mayor acceso y disponibilidad de atención sanitaria.

Desarrollamos soluciones sostenibles e innovadoras que mejoran el acceso y la utilización de los servicios sanitarios preventivos, curativos y restaurativos de calidad.

Promovemos el aumento de las inversiones en salud para evitar el elevado coste que supone el acceso a la atención médica y que empuja a las personas a la pobreza.

Si quieres formar parte de este proyecto ¡colabora con nosotros!

 

Estas son algunas de nuestras historias:

 

 

ods 3- catherineODS 3 y salud materno infantil

ODS 3 y salud materno infantil

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Proyecto Cellal e Kisal: mejorando la salud materno-infantil en Senegal gracias a la tecnología

 

 

 

 

 

 

Proyecto financiado por la Junta de Castilla y León. Trabajamos en el área rural de Kolda, al Sur de Senegal. En esta zona, las comunidades están muy distanciadas unas de otras y también de los centros médicos. Los recursos hospitalarios y personal de matronas son muy limitados.

Qué estamos haciendo:

– Ponemos en marcha una plataforma de diagnóstico, seguimiento y control pre y posnatal.

– Las pacientes reciben en sus teléfonos móviles resultados de pruebas médicas, avisos o citas de seguimiento.

– Dotamos puestos de salud con teléfonos, tabletas y una maleta de telemedicina para poder realizar pruebas diagnósticas y ecografías en los hogares

Apoyándonos en la tecnología hemos conseguido:

Llegar a más mujeres y niños en Kolda. Que sólo deberán desplazarse al hospital en los casos en los que sea necesario, recibiendo seguimiento en sus casas.

20 centros de salud con teléfonos conectados a la plataforma, tabletas digitales y una maleta de telemedicina (ultrasonidos, análisis de sangre, tensiómetro…).

6.900 embarazos atendidos.

31.000 niños de 0 a 5 años registrados y supervisados anualmente a través del sistema.

761 mujeres sometidas a pruebas de cáncer de cuello de útero y 64 tratadas por lesiones precancerosas.

 

Más información sobre este proyecto

 

 

Contamos contigo para seguir adelante y lograr el cambio de salud duradero y sostenible en África

 


Ser madre en pandemia en África

regina ser madre en pandemia

 

 

Dar a luz en medio de una pandemia constituye un dilema para millones de madres en el continente africano.

La atención médica se centra en los enfermos por el coronavirus y, como consecuencia, la salud materno-infantil ocupa un segundo plano. A pesar de ello, mujeres como Regina han podido dar a luz gracias a la ayuda de los profesionales sanitarios formados por Amref. “Es una gran sensación saber que estás en buenas manos y que una matrona bien capacitada está disponible para ayudarte”, explica.

 

La historia de Regina

 

Regina ha sido madre por segunda vez de un niño muy sano llamado Nicolás.

Ambos tienen una buena salud después de haber estado ingresados unos días en el Hospital Modelo Emali situado en el condado de Makueni (Kenia). “Estaba muy limpio y hermoso, era bastante tranquilizador”, explica. Allí recibieron la atención de los médicos y de una matrona que le ayudó a que su hijo naciera sin complicaciones.

Los datos muestran que cada 3 minutos una mujer en el parto y el 50% se dan en África.

La presencia de matrona es fundamental debido a su capacidad para brindar atención y educación sanitaria a 500 madres al año. Desde Amref hemos formado a 15.000 matronas.

 

Gracias al apoyo de gente como tú podemos garantizar la salud de las madres y sus bebés incluso en los contextos más complicados, si puedes haz un donativo hoy y ayúdanos a formar más profesionales de primera línea y darles los medios que necesitan para salvar vidas.

 

La importancia de los agentes de salud comunitarios en la salud materno-infantil

 

Los agentes de salud comunitarios son las personas que informan a los habitantes de la aldea cómo mantener una buena salud. Muchos trabajan de forma voluntaria brindando atención básica a las personas como, por ejemplo, midiendo la presión arterial a las mujeres embarazas o siguiendo el calendario de vacunación de los pequeños y garantizando su vacunación.

Sin su participación dentro de los programas de formación de Amref, muchas madres como Regina no podrían sentir la felicidad que poseen hoy cuando miran a su alrededor y ven a sus hijos. Cuando la pandemia empezó a causar estragos, esta mujer perdió su trabajo y tuvo que verse obligada a prescindir de la atención médica necesaria durante su embarazo para poder sobrevivir económicamente. “Apenas tenía dinero para llegar a fin de mes”, cuenta.

 

Ayúdanos para que las madres de África puedan dar a luz de forma segura durante la pandemia.

 

regina ser madre en pandemia

 

Prescindir de las consultas médicas fue duro para ella, pero la necesidad por sobrevivir le llevó a tomar la dura decisión de dar a luz en casa a pesar de las graves consecuencias. Afortunadamente nada malo sucedió. La labor de vigilancia de Ann, la proveedora de atención médica local, posibilitó que Regina pudiera dar a luz en un hospital con todos los cuidados necesarios. “Se enteró de que yo no iba a la consulta y luego me convenció para que fuera”, narra Regina.

Gracias a este tipo de acciones la mortalidad materna se ha reducido en un 44% desde el año 2000. Por favor, si puedes súmate con un donativo puntual.

El número de muertes de menores de cinco años también ha disminuido drásticamente: en 1990 era de 12,5 millones de niños y ahora es de 5,2 millones.

A pesar de los datos siguen siendo muy negativos, poco a poco la labor de formación para sanitarios, parteras y médicos está consiguiendo revertirlos.

 

Ausencia de recursos económicos: un problema para la salud materno-infantil

 

“Antes del encierro, vendía ropa de segunda mano, pero el gobierno prohibió porque existe el temor de que la ropa contenga el coronavirus”, explica Regina. Al igual que ella, muchas mujeres han visto reducida su capacidad económica como consecuencia de la incapacidad de encontrar una alternativa para poder sobrevivir y cubrir las necesidades más básicas como las consultas médicas.

La atención médica antes, durante y después del embarazo es fundamental para la madre y el niño.

Según la Organización Mundial de la Salud, es probable que el uso de equipos de ultrasonido durante el embarazo pueda reducir significativamente el riesgo de complicaciones. Desafortunadamente, solo el 25% de las mujeres embarazadas en Kenia se hacen un chequeo con ultrasonido.

 

Ser madre en pandemia: consultas médicas canceladas como consecuencia del Covid-19

 

El miedo a ir al hospital y contagiarse por el coronavirus constituye otra de las causas más peligrosas para las mujeres embarazadas. Entre la población han comenzado a generarse falsas ideas como, por ejemplo, la creencia de la necesidad de utilizar una mascarilla durante el parto. Jeminah, una de las médicas locales, desmiente este mito entre risas “La mascarilla se puede quitar mientras la mujer inhala”.

Los trabajadores de salud comunitarios caminan día a día por los pueblos para conseguir que las mujeres acudan a las consultas para garantizar que sus hijos nazcan saludables.

Desde el inicio de la pandemia Amref ha formado a 64.000 profesionales para que los habitantes de las comunidades disfruten de su derecho a la salud y no vean entorpecidas sus necesidades más básicas como consecuencia del Covid.

 

Cuando apoyas a Amref Salud África haces posible el cambio duradero en la salud y la vida de las comunidades. Gracias por hacerlo posible.


El ambulatorio que da vida en el campo de refugiados de Uganda

ambulatorio que da vida

 

Los asentamientos de Uganda albergan alrededor de cien mil refugiados. Entre ellos se encuentran muchas madres como María que antes de la creación del Centro Ambulatorio de Amref temían sufrir complicaciones durante el parto.

Cada 3 minutos una  mujer muere por complicaciones en el parto. Ninguna mujer debe perder su vida dando vida.

 

La historia de María

 

María es una de las miles de personas que se ha visto obligada a vivir con su familia en el campo de refugiados de Uganda como consecuencia de la guerra civil sudanesa y congoleña.

Antes de llegar allí sabía que sus condiciones de vida iban a ser igual de difíciles que antes. Sin embargo, desconocía que su hogar comenzaría a crecer y que sería feliz a pesar de las circunstancias.

La joven estaba embarazada de mellizos cuando un día comenzó a sentir fiebre, dolor y sangrado. Ante el malestar continuo, decidió acudir al centro ambulatorio instalado por Amref en el que trabajan más de veinte profesionales sanitarios. Le diagnosticaron amenaza de aborto espontáneo por malaria y le proporcionaron medicamentos para evitar complicaciones en el embarazo.

Durante varios días los trabajadores sanitarios le hicieron la prueba del VIH y la sífilis con el objetivo de obtener la mayor información posible para controlar el estado de salud de los niños. Afortunadamente los resultados fueron negativos y todo continuaba con normalidad.

“Me entregaron mi tarjeta prenatal y me animaron a que siguiera asistiendo a los servicios de atención prenatal con regularidad para controlar de cerca el embarazo”, explica la joven.

Las matronas, enfermeras y el personal sanitario son fundamentales para abordar y combatir la mortalidad materna. Gracias a ti podemos garantizar la salud de las mamás, incluso en los contextos más complicados, si puedes, apóyanos con un donativo y hazlo posible.

Una de las funciones principales de una matrona es atender partos, pero también proporcionar información en salud reproductiva para salvar muchas vidas.

“Mientras esperaba, el personal del centro de salud me informó sobre diversos temas como los beneficios de la atención prenatal, la nutrición, el cuidado del bebé, las señales de alerta del embarazo y la planificación familiar que me ayudaron mucho”, asegura María.

 

La importancia de personal cualificado para la salud materno-infantil

 

La atención teórica y práctica de los profesionales se extendió hasta el momento de dar a luz. “Tuve que planificar un parto doble, alimentarme bien, descansar lo suficiente y mantener una buena higiene”, explica.

Meses después dio a luz a sus dos niños mediante cesárea en el centro de salud de Uriama donde un equipo de profesionales la atendió constantemente.

 

ambulatorio que da vida

 

Ambos bebés nacieron con buena salud y recibieron las vacunas necesarias que establece en calendario sanitario para que no puedan contraer ninguna enfermedad grave.

Siguiendo los consejos del personal de Amref, María optó por la lactancia materna para alimentar de modo seguro a sus niños.

“Si mis hijos y yo estamos vivos, sanos y vacunados hoy, es solo gracias a Amref”, declara María.

 

Tu puedes ser parte de estos proyectos y hacer posible que más madres en África puedan dar a luz de forma segura.

 

El ambulatorio que da vida : por la salud materno-infantil

 

Desde el 1 de enero de 2019 la organización trabaja en el asentamiento de Uganda con el objetivo de aumentar el acceso a los servicios de salud y mejorar las condiciones de vida de los refugiados y miembros de la comunidad de acogida.

“Antes de que Amref construyera el ambulatorio teníamos que hacer grandes distancias para acceder a los servicios de salud y, en ocasiones, las madres daban a luz en casa o en la carretera, sin ningún acceso a la atención prenatal», expresa preocupada María.

Afortunadamente María y sus hijos están bien y cuentan con una buena salud.

La presencia de dos matronas dentro del asentamiento junto con profesionales sanitarios formados supone una tranquilidad para miles de mujeres que como ella han tenido miedo de ser madres en esas condiciones. El 90% de estas muertes que se dan en África subsahariana se podrían reducir con acceso a servicios sanitarios de calidad.

Desde Amerf Salud África seguimos ayudando a que miles de mujeres como María puedan celebrar el día de la madre con sus hijos.

 

Cuando apoyas a Amref Salud África haces posible el cambio duradero en la salud y la vida de las comunidades. Gracias por hacerlo posible.


Agentes de salud comunitarios y campeones

agentes de salud comunitarios

 

 

Lucas, campeón masculino: “Perdí a mi esposa y mi bebé por complicaciones durante el embarazo. En ese momento vi que apoyarlas es muy importante”

 

En África Subsahariana un amplio porcentaje de la población masculina apenas tiene conocimiento de los elementos más esenciales relacionados con la salud-materno infantil. Los hombres no acuden a las citas médicas prenatales y, como consecuencia, ignoran cómo actuar ante determinadas situaciones. Trabajamos también sensibilizando a las parejas de las mamás para que formen parte del embarazo, el parto y la atención al bebé y evitar muertes prevenibles.

Personas como Lucas Omulo se encargan de concienciar a los hombres de la importancia de escuchar la educación sanitaria que brinda el personal médico.

 

La historia de Lucas

 

Lucas Omulo es un hombre de 49 años que vive en Kibera. Durante el día trabaja como artista elaborando joyas y otros artículos que vende a los turistas que acuden diariamente al territorio.

Ahora su verdadera pasión es su comunidad, pero no fue hasta un fatídico día cuando fue consciente de ello. En 2003 perdió a su esposa y a su bebé debido a complicaciones en el embarazo. En ese momento se dio cuenta de la verdadera importancia del apoyo de los hombres en la salud materno-infantil para poder solucionar los problemas.

No es su bebé; es nuestro bebé”, asegura.

 

Agentes de salud comunitarios

 

Después de lo sucedido, Lucas decidió comenzar a trabajar también como agente de salud comunitario para concienciar a los hombres sobre la importancia de tener conocimientos sobre la planificación familiar para ayudar a las mujeres. Fue gracias al correcto desarrollo de su trabajo cómo consiguió que nuestros profesionales de Amref le llamaran para acudir a una reunión de campeones masculinos en Kibera.

Los campeones masculinos son aquellas personas que se encargan de hablar con los hombres de la comunidad para animarlos a ayudar a sus mujeres y participar en el embarazo.

Los profesionales también hablan con los más jóvenes para inculcarles lo importante que es la planificación familiar. Actualmente hay una veintena de campeones masculinos en Kibera.

“Soy responsable de 75 hogares en mi comunidad. Cuando les visito hablamos de todo tipo de problemas de salud como, por ejemplo, cómo pueden ayudar a sus mujeres cuando están embarazadas, cómo deben llevarlas a la clínica y cómo deben recordarles las fechas de las citas”, explica. “Cuando ellas no se acuerden del día de su revisión ellos deben decirles: “Este día nuestro bebé debe ir a la clínica”.

 

Nada de esto sería posible sin la solidaridad y el apoyo de personas como tú, por eso te pedimos que hagas una donación hoy que nos ayude a que más mamás tengan acceso a la atención que necesitan en el embarazo, el parto y los cuidados del bebé.

 

Lucas había recibido anteriormente formación en atención prenatal y posnatal como parte de su trabajo como voluntario de atención comunitaria. Ahora aprovecha ese conocimiento para brindar apoyo a otros hombres en Kibera.

El procedimiento de concienciación no es una tarea sencilla. Hay que encontrar en espacio y el momento adecuado para que los varones no sientan que sus creencias están siendo juzgadas o se están viendo amenazadas, especialmente cuando las charlas se desarrollan en grupo.

“Tienes que dejar que la conversación despegue y luego intervenir. Le estás pidiendo a la gente que cambie sus comportamientos y tal vez incluso sus creencias, por lo que deben confiar en ti. Si recibes una respuesta negativa, no puedes dejarlo ahí.

Puede ser un proceso largo porque los hombres son muy difíciles de manejar, pero tienes que continuar. No puedes parar”.

 

Campeones masculinos

 

El esfuerzo y la constancia de los campeones masculinos tienen, sin embargo, su recompensa.

El número de hombres formados en salud materno-infantil se ha incrementado y en la actualidad el número de defunciones se ha reducido significativamente. “Nuestra paciencia está dando sus frutos”.

Incluso hay hombres que acuden a verle personalmente o le llaman por teléfono para aprender más prácticas relacionadas con este ámbito.

Como profesional formado y consciente de la importancia de ayudar a las mujeres, Lucas Omulo acompaña diariamente a su esposa Eunice y a su hijo Mark a las citas médicas. “Cuando dio a luz yo estaba con ella. Ahora cuando tiene los controles yo también vengo”, explica. La historia de Lucas es la de un hombre fuerte, valiente y comprometido.

 

Gracias al apoyo de gente como tú hacemos posible que más mujeres puedan dar a luz de forma segura.

 

Sin embargo, más de 800 mujeres mueren cada día en el embarazo o el parto, el 50% se dan en África, por favor, apóyalas.

 

Cuando apoyas a Amref Salud África haces posible el cambio duradero en la salud y la vida de las comunidades. Gracias por hacerlo posible.


Atención materno-infantil: un servicio de difícil acceso agravado por el coronavirus

 

 

Muchos servicios de salud materno-infantil, como los reconocimientos médicos o la atención en el parto, han sido interrumpidos en todo el mundo debido a la limitación de los recursos que ha provocado el coronavirus.

 

La historia de Jacinta

 

África es el continente más joven del planeta: casi la mitad de su población es menor de edad.

Las mujeres africanas tienen una media de cinco hijos, pero las condiciones de las que disponen para que los nacimientos se desarrollen sin complicaciones son insuficientes, especialmente ahora.

Cada día se conocen decenas de historias de mujeres como Jacinta que se han enfrentado a la difícil situación de tener que dar a luz en un contexto único y extremadamente complicado. Gracias al apoyo de gente como tú, Jacinta puede hoy, contarnos su historia.

 

 

Jacinta vive junto a su familia en Emali, una ciudad situada en el condado de Makueni (Kenia).

Hoy se siente feliz después de dar a luz a su quinto hijo, Inocencio, pero todavía recuerda angustiada como fueron los meses previos a dar a luz.

Con la llegada del coronavirus y las restricciones del gobierno, las citas médicas y los servicios de atención materno-infantil quedaron relegados a un segundo plano. “Viajar era muy difícil, había muchos menos autobuses. Si quería ir a cualquier parte tenía que pagar mucho dinero”.

La falta de atención médica regular para evitar complicaciones durante el embarazo no fue el único elemento que afectó a Jacinta. En el mes de marzo uno de sus cuatro hijos enfermó de coronavirus y la situación en su hogar comenzó a complicarse.

 

La posterior presencia y atención de los agentes de salud comunitarios formados por Amref supuso un alivio para ella

 

“Afortunadamente, Ann vino a visitarnos con regularidad. Ella nos dijo que nos laváramos las manos, usáramos mascarillas y mantuviéramos la distancia para evitar la propagación del virus. Eso fue muy valioso”, recuerda Jacinta.

 

Jacinta, atencion materno-infantil

 

 

Jacinta también recibió todo el apoyo posible de Ann para que su hijo naciera sano. Las consultas no pudieron ser tan frecuentes como anteriormente, pero las llamadas telefónicas le permitieron estar mucho más tranquila y conocer cómo iba evolucionando su embarazo.

“Ann seguía diciéndome que fuera al hospital para dar a luz. Me explicó que las enfermeras pueden intervenir rápidamente en caso de complicaciones”, explica.

 

 

Esto no sería posible sin el apoyo de gente como tú, la atención materno-infantil no se puede ver interrumpida por el coronavirus, por eso hoy te pedimos que apoyes a madres como Jacinta con un donativo.

 

 

 

Partos seguros: un derecho garantizado gracias al personal formado

 

Jacinta desconocía la fecha en la que iba a dar a luz a su quinto hijo. Una noche a las dos de la mañana rompió aguas. Debido al toque de queda establecido como consecuencia de la pandemia, no había taxis ni medios de transporte a su alrededor.

Ann movilizó todos sus recursos para que Jacinta pudiera ser trasladada al centro sanitario en un ciclomotor y les proporcionó dos permisos para que la policía no pudiera arrestarlos.

“Me alegré mucho de ver que contaba con la ayuda de Ann porque dos mujeres embarazadas habían muerto porque no pudieron llegar al hospital por la noche”

 

Afortunadamente todo salió bien. Después de cuatro horas de parto, Inocencio llegó al mundo con una salud inmejorable gracias a la ayuda del personal sanitario y de Ann, sin la cuál Jacinta no habría podido llegar al hospital a tiempo para dar a luz a su niño.

 

 

Los proyectos de Amref han hecho que solamente en ese año se hayan formado 15.000 matronas en 13 países africanos.

Una matrona puede brindar atención y educación sanitaria a 500 madres al año. Jacinta ha sido una de ellas y esta es su historia.

 

Cuando apoyas a Amref Salud África haces posible el cambio duradero en la salud y la vida de las comunidades. Gracias por hacerlo posible.


La atención materno-infantil en primera línea

 

 

Jemimah: “Desde el comienzo de la pandemia muchas cosas han cambiado. Las llamadas se han multiplicado y las mujeres tienen miedo”

 

Ser madre es una experiencia emocionante. El embarazo y el parto son la expresión más pura de la naturaleza humana, pero también el momento en el que las mujeres necesitan más cuidados.

La atención materno-infantil es clave para salvar vidas.

Lamentablemente, factores como la pobreza y la ausencia de recursos sanitarios de calidad provocan que cada día 830 mujeres pierdan la vida dando a luz, el 50% se dan en África. Con la llegada de la pandemia muchas cosas han cambiado y este dato puede incrementarse como consecuencia de COVID-19 las restricciones y su impacto, en los ya de por sí, débiles sistemas de salud. Hoy puedes apoyarlas y protegerlas con una donación.

 

La historia de Jemimah

 

Jemimah es una mujer que vive en Kenia. Desde que era pequeña siempre soñó con ser enfermera, pero cuando vio nacer a su primer bebé supo que ese era su propósito en la vida. “Poder cuidar a alguien con éxito es la mayor satisfacción que se puede obtener”, explica.

La experiencia maternal le llevó a conocer en primera línea lo importante que es el asesoramiento en salud reproductiva antes, durante y después del parto para evitar complicaciones de cualquier tipo.

Ser un apoyo para niñas y mujeres en la comunidad fue el principal objetivo que se propuso cuando comenzó su camino hacia la atención sanitaria.

“Sueño con un mundo, una Kenia, en el que las mujeres y las niñas tengan la posibilidad de elegir cuántos hijos tener y que puedan dar a luz de forma segura”.

 

Durante toda su trayectoria profesional ha contribuido a ello informando al colectivo femenino sobre cuestiones relacionadas sobre la sexualidad y la planificación prenatal, posnatal y familiar. Esto es posible gracias al apoyo de personas como tú, el impacto de tu donación en la vida de estas mujeres es muy poderoso.

La atención materno-infantil constituye una difícil tarea en África. La falta de personal cualificado, la ausencia de recursos básicos, las malas infraestructuras y la falta de equipos médicos de calidad hace que en muchas ocasiones los contratiempos que se producen en los partos afecten decisivamente a la vida de los bebés y de las madres.

Se estima que el 40% de las muertes de niños menores de cinco años en Kenia son por causa de asfixia durante el parto. Muchos problemas de salud y de discapacidad de estos bebés derivan de la falta de oxígeno al nacer como consecuencia de complicaciones y falta de asistencia en el parto.

 

Apoyo y asistencia para cuidar la salud materno-infantil en pandemia

 

Con la llegada de la pandemia la atención materno-infantil se ha visto mucho más en peligro.

Jamimah ha tenido que dejar a un lado todo su tiempo libre para continuar con las reuniones de sensibilización e información que anteriormente llevaba a cabo de forma conjunta y que ahora las realiza de forma individual. “Lleva mucho tiempo, pero merece la pena”.

La matrona también se dedica a visitar una a una a las mujeres embarazadas para transmitirles tranquilidad y asegurarse de que sus bebes se encuentran bien. Antes de la pandemia visitaba a una media de treinta mujeres al día, pero debido al toque de queda impuesto a las siete de la tarde ahora solamente tiene tiempo para visitar a cinco.

 

 

Sin embargo, Jamimah intenta que las madres se encuentren lo más tranquilas posibles. “Todas las mujeres que visito tienen mi número de teléfono, por lo que pueden llamarme por la noche si tienen alguna pregunta. Recibo muchas llamadas telefónicas. No solo soy su enfermera, sino también un verdadero apoyo”, explica.

Muchas de las madres temen salir de su hogar por la noche si se ponen de parto debido a las posibles consecuencias.

Las personas que se encuentran fuera de su casa en un horario que no está permitido pueden ser multadas e incluso golpeadas. Muchas veces no tienen papeles que acrediten que se dirigen al hospital a dar a luz, por lo que se trata de un problema grave en el que enfermeras y el personal sanitario trabajan para resolver.

Si las madres no llegan a tiempo a un centro con profesionales capacitados es muy difícil que puedan tener un parto seguro.

 

Los programas de matronas y atención materno-infantil

 

Las inversiones en matronas pueden ayudar a prevenir la mortalidad materna e infantil. Anualmente se podrían evitar más de 200.000 muertes maternas y más de 1 millón de muertes infantil con trabajadores de salud calificados y regulados e instalaciones adecuadas. De hecho, matronas bien capacitadas ayudan a prevenir el 90% de las muertes maternas durante el embarazo, el parto y el período posparto.

Con tu apoyo podemos formar a mujeres como Jemimah, que trabajan cada día en primera línea garantizan la salud de las mamás y los bebés.

 

“Las circunstancias en las que tenemos que trabajar son difíciles, pero el poder de la naturaleza, la fuerza y ​​la resistencia de las mujeres son increíbles. Estoy realmente agradecida de poder ofrecer a las mujeres de mi comunidad la ayuda que necesitan”, concluye Jemimah.

 

Cuando apoyas a Amref Salud África haces posible el cambio duradero en la salud y la vida de las comunidades. Gracias por hacerlo posible.


Programa de formación de matronas: mujeres que salvan a otras mujeres

 

 

 

Catherine Aanyu es una mujer de 26 años residente en Uganda. Actualmente está estudiando para obtener la certificación oficial del programa eLearning de formación de matronas impartido por Amref gracias al apoyo de GSK y de gente como tú.

Los cursos de formación son una poderosa arma para formar a las mujeres y reducir el número de defunciones en el continente. Cada 3 minutos muere una mujer en el parto, el 50% vive en África y cerca del 90% de estas muertes son evitables.

África occidental tiene actualmente la tasa de mortalidad de menores de cinco años más alta del mundo. Gracias a la dedicación de personas apasionadas y valientes como Catherine este porcentaje disminuye progresivamente.

 

La historia de Catherine

 

Catherine creció en Katakwi, un pequeño pueblo situado en el este de Uganda. El territorio está compuesto por pequeñas aldeas en las que la mayor parte de las personas viven de la agricultura y del pastoreo de animales. En la mayor parte de la ciudad no hay acceso a agua ni electricidad. El centro de salud se encuentra a más de 54 kilómetros de distancia.

La ausencia de condiciones sanitarias dignas ha supuesto muchas pérdidas. En medio de este contexto, Catherine Aanyu decidió iniciar su viaje para convertirse en matrona y ayudar a miles de personas en su pueblo.

Mi madre era asistente de parto tradicional y cuando era joven yo veía a mujeres que venían a mi casa a dar a luz. Recuerdo que una vez mi hermana mayor comenzó a gritar porque una madre estaba a punto de morir; ¿No puedes dejar que vaya a dar a luz en un hospital? ¡Porque allí hay matronas capacitadas!”, recuerda. Desde por aquel entonces y hasta hoy, el centro de salud más cercano se sitúa a más de cuarenta minutos y el traslado constituía un hecho imposible.

Fue en ese momento cuando Catherine entendió que la presencia de matronas formadas en Katakwi era fundamental para poder salvar la vida de madres y bebés.

La joven comenzó a trabajar ayudando en los partos que se producían a diario en el territorio. “Mi madre está muy orgullosa de mí. Ella dejó de ser partera tradicional alrededor de 2002”, explica. Tú también puedes sumarte e pulsar a mujeres como Catherine para que lleguen a ser matronas cualificadas.

Actualmente Catherine compagina su trabajo con el programa eLearning de formación de matronas que Amref lleva a cabo con el apoyo de GSK. «Quería obtener mi diploma antes de los 28 años, ese era mi objetivo».

 

Los programas de formación: una herramienta esencial para salvar vidas y una oportunidad para el desarrollo profesional

 

Los cursos de formación poseen una naturaleza flexible para que los trabajadores de la salud no tengan que renunciar a sus trabajos y pueden adaptar sus estudios y la vida familiar. Todos los profesionales cuentan con un tutor que les proporciona asistencia personalizada y los visita en el trabajo para ver cómo van evolucionando. En su actividad profesional sanitaria pueden poner en práctica inmediatamente las nuevas habilidades que tanto necesitan.

Los programas de formación constituyen no solo una herramienta esencial para salvar vidas, sino también una oportunidad para el desarrollo profesional.

En Uganda hay una falta de acceso a la formación muy grande. La oferta de cursos de capacitación es muy reducida y los que se imparten son, en su mayoría, cursos presenciales que cuestan mucho dinero y que requieren largos períodos fuera del trabajo y del hogar.  «Yo necesitaba esto, soy la cabeza de familia en mi casa. Estoy educando a mi hermana pequeña, cuidando a mi madre y mis dos sobrinas. Necesito aumentar mi salario, mis habilidades y avanzar en mi carrera«, cuenta Catherine.

Gracias al programa elearning de formación de matronas de Amref, la joven podrá ver cumplido su sueño de obtener un diploma que reconozca sus capacidades y podrá mantener económicamente a su familia mientras trabaja con esfuerzo en lo que más le apasiona: la salud materno-infantil.

Tu puedes ser parte de estos proyectos y hacer posible que más personas como Catherine ayuden a dar a luz de forma segura en África.  

 

La realidad sobre el terreno

 

Sin embargo, su trabajo sigue siendo muy difícil. Catherine es una de las 20.000 matronas y enfermeras que atienden a una población de 33 millones: eso es una profesional por cada 1.650 personas.

La carencia de personal junto con las malas condiciones de trabajo como la escasez de medicamentos y falta de servicios básicos de agua potable genera situaciones muy complicadas. En Amref también trabajamos para mejorar las instalaciones sanitarias y proveer a los centros con los materiales necesarios para que mujeres como Catherine puedan hacer su trabajo.

«Una vez estaba trabajando de noche y una madre se nos acercó casi empujándonos», explica Catherine. «El bebé se estaba asfixiando. Necesitábamos oxígeno desesperadamente. Miré en el quirófano y no había respiradores. Miré en la sala de niños y no había respiradores. Miré en la sala de maternidad y no había respiradores. Todo estaba vacío. Me encargué de cuidar a ese bebé durante tres largas horas, estimulando y transfiriendo mi propio oxígeno a través de una mascarilla. Gracias a Dios el bebé sobrevivió. Después de lo sucedido me dediqué a informar todos y cada uno de los días de que no teníamos oxígeno», recuerda Catherine.

En una emergencia de estas características Catherine podría derivar a los pacientes al Hospital Regional de Referencia de Soroti, pero la distancia, las condiciones de la carretera y la necesidad de pagar el combustible de la ambulancia hace que el trayecto sea una opción prácticamente imposible. “Es un sistema de referencia deficiente y puede llevarnos a perder bebés, incluso madres”.

 

Un cambio duradero en África

 

A pesar de ello, el número de fallecimientos es menor desde que jóvenes como Catherine han comenzado a formarse con el proyecto eLearning. Gracias al apoyo de personas como tu ya hemos formado más de 15.000 matronas.

Los estudiantes en remoto han obtenido mejores calificaciones que los que asisten al curso presencial: el 61% aprobó con mérito frente a solo el 40% de los estudiantes presencial.  A su vez, para cada enfermera o partera recién formada el efecto dominó es enorme: su independencia financiera aumenta, adquiere nuevas habilidades y conocimientos para compartir con sus compañeros y tiene más confianza para desempeñar su trabajo.

 

La historia de Catherine ilustra el impacto real que puede tener tu solidaridad y apoyo en la vida de las mujeres que trabajan en la primera línea y también el modo en el que podemos ayudarlas a prepararse para su próxima emergencia.

 

Cuando apoyas a Amref Salud África haces posible el cambio duradero en la salud y la vida de las comunidades. Gracias por hacerlo posible.


Higiene y saneamiento por la salud, de adversario a defensor

Higiene y saneamiento por la salud lavado de manos

La higiene y saneamiento por la salud de la comunidad

 

El programa de sensibilización desarrollado por los Agentes de Salud Comunitarios de Amref Salud África está consiguiendo grandes avances en la higiene y el saneamiento del condado de Kajiado, al sur de Kenia. En este proyecto, financiado por Ferrovial, trabajamos con un enfoque comunitario. Es la propia comunidad la que impulsa el cambio en la higiene y saneamiento por la salud. Uno de los resultados es la construcción de letrinas por las comunidades, y lo más importante, su uso.

Ahora los miembros de las comunidades conocen la importancia de un buen saneamiento y las ventajas para su salud. El cambio de costumbres culturales es complicado, pero tremendamente importante si buscamos un cambio duradero y sostenible en la salud de las familias. Se reducen posibles infecciones intestinales y enfermedades por agua contaminada. Gracias al proyecto financiado por Ferrovial la defecación al aire libre ya no se da en Indinyake una de las aldeas en las que trabajamos.

 

La falta de higiene y saneamiento y las enfermedades

 

La defecación al aire libre es una tradición cultural para los masáis. Está mal visto que los hombres entren a las letrinas. Desde su infancia se les educa para practicar esta costumbre, especialmente a los hombres. Ole Kaiyo, hombre masái, siempre lo hizo así, sin ser consciente de los efectos negativos que podía generar al resto de familias y a la suya.

Más de 670 millones de personas carecen del saneamiento necesario y tienen que defecar al aire libre. Esto hace que se propaguen virus y bacterias, y las fuentes de agua cercana se contaminen, dando lugar a enfermedades diarreicas.

Las infecciones diarreicas se producen como consecuencia de la invasión de bacterias, virus y parásitos en el sistema digestivo. La enfermedad figura como una de las diez principales afecciones que causan una alta morbilidad en la población del condado de Kajiado. Los datos también revelan que se trata de la segunda causa de mortalidad infantil en África: 525.000 niños menores de 5 años mueren cada año por enfermedades diarreicas.

 

Sensibilización por la salud

 

En los últimos meses las campañas de sensibilización desarrolladas por los Agentes de Salud Comunitarios formados por el proyecto de Ferrovial y Amref Salud África han conseguido reducir el porcentaje de adultos y de niños que practican la defecación al aire libre. Se han construido 57 letrinas y se han instalado 278 lavamanos. Además nuestros mensajes de sensibilización en higiene y saneamiento han llegado a más de 4.400 personas. Ole Kaiyo, habitante que anteriormente rechazaba esta práctica, se muestra ahora muy feliz por utilizar la letrina que construyó en su hogar.

El temor hacia el rechazo comunitario ha ido retrasando el uso del saneamiento en los hogares. Sin embargo, los continuos esfuerzos de nuestros profesionales de primera línea y miembros de la comunidad, han logrado concienciar sobre la importancia de dejar atrás la defecación al aire libre para disfrutar de unas mejores condiciones de higiene y saneamiento.

Actualmente, Ole Kaiyo trabaja con los agentes de salud comunitarios apoyando las actividades del proyecto financiado por Ferrovial y convenciendo activamente a los compañeros del condado que todavía se muestran reticentes a llevar a cabo el cambio solamente por un factor: la vergüenza.

 

Higiene y saneamiento por la salud

Ole Keyo (derecha) y un agente de salud comunitario (izquierda) junto a su letrina recién construida

Muchos de los hombres y niños de la comunidad desconocen el valor del saneamiento dentro de su día a día, pero el objetivo de personas como Ole Kaiyo es conseguirlo a través de iniciativas basadas en la concienciación y en la divulgación. “Más vale tarde que nunca”, señala este habitante del condado de Kajiado al que la instalación de una letrina le ha aportado “mayor intimidad y dignidad”.

 

Un proyecto comunitario integral por la salud

 

El riesgo de sufrir enfermedades diarreicas también se está viendo reducido gracias al acceso a agua potable y segura. El proyecto financiado por Ferrovial y desarrollado por Amref Salud África hace posible la construcción de letrinas y su uso. También la distribución de filtros de agua potable, la construcción de dos presas de arena y pozos de infiltración que proporcionará agua potable sostenible a las comunidades de Kajiado. Esta se canaliza a escuelas, centros de salud y puntos de agua en las comunidades, donde las familias pueden recogerla de forma segura y sin tener que hacer largos viajes. El proyecto de Amref Salud África y financiado por Ferrovial ya ha cambiado las condiciones de vida de más de 5.000 personas. Sólo una de las presas está acabada, la siguiente lo estará en los próximos 3 meses.

Cuando apoyas a Amref Salud África haces posible el cambio duradero en la salud y la vida de las comunidades. Gracias por hacerlo posible.

 


El acceso a agua potable cambia la vida de las familias de Kajiado

 

 

El acceso a gua potable hoy es una realidad para más de 5.000 personas en Kajiado al sur de Nairodi, Kenia. La distribución de filtros de agua en los hogares, junto con la construcción de dos presas de arena y pozos de infiltración proporciona acceso a agua potable sostenible a las comunidades de la zona. Esta se canaliza a escuelas, centros de salud y puntos de agua, donde las familias pueden recogerla de forma segura y sin tener que hacer largos viajes. El proyecto de Amref Salud África y financiado por Ferrovial, ya ha cambiado las condiciones de vida de más de 5.000 personas. Sólo una de las presas está acabada, la siguiente lo estará en los próximos 3 meses.

 

La falta de acceso a agua potable y la desigualdad de género: la historia de Ann Nemayian

 

Las últimas semanas han supuesto un cambio muy importante en el modo de vida de Ann Nemayian. Esta mujer, que vive en el condado de Kajiado, recorría seis kilómetros de distancia todos los días en busca de agua para poder alimentar a su familia. Conseguirlo, sin embargo, no era garantía de una buena salud. El agua se recogía en pozos compartidos con los animales y estaba muy contaminada.

Los largos trayectos también impedían que Ann Nemayian pudiera disponer del agua suficiente para cubrir las necesidades más básicas de su hogar. La gestión y recogida del agua en los hogares africanos es tarea de las niñas y mujeres en un 80% de los casos, de media dedican una hora por trayecto. El transporte de los litros de agua necesarios para una familia es muy pesado y peligroso. Es tiempo que pierden para poder ir a la escuela, ganarse la vida o cuidar de sus familias. En muchos contextos las expone también a violencia y agresiones sexuales al alejarse tanto de sus comunidades.

Diariamente se encargaba de racionar el agua con una estricta supervisión, lo más importante era el agua para beber y cocinar. Muchas veces no quedaba suficiente para la higiene o la limpieza.  Es así como se dan, por ejemplo, las enfermedades diarreicas.

 

Acceso a agua potable: una vida digna y segura

 

 

El acceso a agua potable de la presa de Eseki y los filtros de agua potable instalados en las últimas semanas en su comunidad ha hecho que su vida sea mucho más fácil y menos peligrosa.  «Estoy muy agradecida a Amref Salud África. Desde que tengo este filtro no tengo que preocuparme por la calidad de mi agua. Me da mucha paz saber que mis hijos beben agua potable», dice Ann mientras se inclina para sacar agua de una fuente cercana a su hogar. Una mala higiene y el agua en mal estado siguen siendo la segunda causa de mortalidad infantil en África.

Actualmente el proyecto financiado por Ferrovial ha mejorado la vida de 5.052 personas como Ann Nemayian, hoy tienen acceso a agua potable y una vida mejor.

 

Acceso a agua potable e higiene por la salud

 

Junto con la creación de infraestructuras y la entrega de filtros de agua también se han realizado sesiones informativas y de sensibilización con las familias. Hoy saben mejorar la higiene y las pautas a seguir para evitar enfermedades. El lavado de manos después de visitar las letrinas y antes de comer o preparar alimentos ahora es algo natural. Además disponen de las cantidades de agua necesarias para poder hacerlo.

En el condado de Kajiado, desde hace unas semanas, la falta de acceso a agua potable ha dejado de condicionar la vida de las familias. Especialmente de las mujeres y los más pequeños. Gracias a este proyecto financiado por Ferrovial, disminuye la mortalidad de los menores de 5 años, las enfermedades diarreicas y mejora la vida de sus habitantes. Cuando apoyas a Amref Salud África haces posible el cambio duradero en la salud y la vida de las comunidades. Gracias por hacerlo posible.