913102786
Noticias archivos - Página 2 de 12 - Amref Salud África

Agua y saneamiento contra la violencia sexual

Agua y saneamiento en Tanzania

Gracias a un proyecto de agua y saneamiento en Serengueti, Tanzania, luchamos contra la violencia sexual.  El proyecto ha sido financiado gracias al apoyo de la Junta de Castilla y León. Pero ¿Cuál es la relación exactamente? Las adolescentes en la región tanzana se ven afectadas por la falta de acceso a agua y saneamiento. Esto, por lo general, las expone a violencia sexual debido a que se ven obligadas a viajar largas distancias, hasta entre 10 y 20 kilómetros cada día, en busca de agua o para acceder a letrinas de pozo, que además no son seguras. Pero esta no es la única consecuencia de la falta de acceso a agua y saneamiento que sufren las niñas.

 

Las tasas promedio de finalización de la escuela primaria para los niños en el distrito de Serengueti son del 82%, y solo del 69% para las niñas en edad escolar.

Esto es, en parte, debido a instalaciones de saneamiento inadecuadas en las escuelas. Su mal estado impide tener una higiene adecuada para las niñas que comienzan con el período menstrual, haciendo que aumente el absentismo escolar y en muchos casos el abandono de los estudios. La falta de inclusión en los sistemas de saneamiento, así como la escasez de los mismos, han hecho crecer la tasa de abandono escolar entre las niñas tanzanas.

 

Respuesta de Amref Salud África frente a la violencia por la falta de agua potable y saneamiento

 

Desde Amref Salud África, trabajamos por dar una solución sostenible que permita mejorar la situación de las jóvenes tanzanas. Para ello seguimos unas líneas de actuación claras que establecen, entre otros, el acceso al agua y a instalaciones sanitarias de calidad. Al mismo tiempo favorecemos la buena gestión de la higiene menstrual.

El proyecto tiene como objetivo aumentar el acceso al agua potable y a servicios de saneamiento e higiene. Estos además deben ser adecuados e inclusivos a nivel escolar y comunitario, centrándose especialmente en las adolescentes.

Para ello, el primer paso consiste en instalar puntos de agua en las escuelas y comunidades. Asegurando el suministro para beber, la higiene menstrual y el lavado de manos. De igual forma, mejoramos las instalaciones de saneamiento para hacerlas adecuadas e inclusivas, ahora en las escuelas se cuenta con letrinas separadas para los y las adolescentes. Además, para asegurar que la creación de estos puntos de saneamiento e higiene tengan el impacto necesario en las jóvenes pero también en la sociedad tanzana, desde Amref Salud África, y través de los clubs escolares, trabajamos por mejorar los hábitos de higiene y la gestión de la higiene menstrual. También promovemos campañas y actos de sensibilización en los colegios para prevenir y evitar la violencia sexual y de género.

 

Logros gracias a agua potable y saneamiento en Tanzania

 

De este modo, este proyecto promueve el derecho humano al agua y saneamiento para contribuir a la mejora de la salud. También para la eliminación de la violencia en las adolescentes de las comarcas de Sedecco y Kisangura, en Tanzania. Además, las chicas adolescentes escolarizadas transmiten la información relativa a la higiene personal el agua y saneamiento y prevención de enfermedades a sus familias. Tienen un efecto multiplicador en toda la comunidad, consiguiendo un mayor impacto.

En el pasado año 2020, este proyecto consiguió mejorar la vida de 12.073 personas. De ellas 1.599 eran adolescentes y jóvenes, y 10.473 eran campesinos, en su mayoría, mujeres.

Tu apoyo es clave en el impacto que nuestro proyecto puede tener en el día a día de miles de jóvenes y personas tanzanas, ¿contamos contigo?

#Memoria2020 


Trabajando por la salud sexual y reproductiva de jóvenes en Dagoretti, Kenia

Salud sexual y reproductiva en Dagoreti, Kenia

Trabajamos en Kenia de la mano del Ayuntamiento de Madrid para mejorar la salud sexual y reproductiva de los jóvenes en Dagoreti. En el país, el 80% de la población tiene menos de 35 años, caracterizándose por una demografía joven. Además, cuenta con una de las mayores tasas de desempleo que afecta en mayor medida a jóvenes y, sobre todo, mujeres.

El 47% de la población total de Kenia vive por debajo del límite de la pobreza.

 

Principales prácticas sexuales de riesgo en Kenia

 

En Kibera y Dagoretti, unos de los asentamientos informales de Nairobi, residen los jóvenes con mayor índice de pobreza. En ellos, la población vive diariamente sobreviviendo a la escasez de recursos, siendo parte de una realidad que les ofrece oportunidades limitadas y de la que es difícil salir. Teniendo en cuenta el gran porcentaje de gente joven que reside en Dagoretti, esta compleja situación y la extendida falta de información y de acceso a la educación, hace que los jóvenes de estos barrios se vean expuestos a comportamientos sexuales de riesgo y su salud sexual y reproductiva esté en serio peligro, tales como:

  • El debut sexual temprano.
  • El sexo transaccional. La prostitución se presenta como una forma de subsistencia para muchos jóvenes keniatas.
  • La coerción/abuso sexual. Una de cada cinco mujeres keniatas ha sufrido violencia sexual. El 39% de las mujeres casadas, divorciadas o separadas de 15 a 49 años declararon haber sido violadas por sus maridos o parejas.
  • Mutilación Genital Femenina. La mutilación se lleva a cabo en su mayoría antes de o durante la adolescencia, poniendo en grave riesgo la salud de las mujeres y de las niñas. Los adolescentes (tanto hombres como mujeres) deben saber que no es necesario pasar por esta práctica abusiva para ser una “mujer” y entender la importancia de rechazar este tipo de ‘tradiciones’.
  • La alta carga de embarazos precoces. Sigue siendo una importante preocupación social y de salud debido a su asociación con una mayor morbilidad y mortalidad tanto para la madre como para el niño. Además, el embarazo adolescente también tiene otras consecuencias sociales adversas, particularmente para el logro educativo femenino, dejando unas tasas de abandono escolar muy altas entre los niños y adolescentes de la zona.
  • El bajo uso de anticonceptivos. Alrededor del 85% de los adolescentes que tienen relaciones sexuales no utilizan anticonceptivos.
  • El alto número de embarazos no deseados y la interrupción del embarazo. El desconocimiento y la falta de acceso a los anticonceptivos son las principales causas del alto número de interrupciones de embarazos. Los adolescentes citan el estigma del parto fuera del matrimonio, los gastos que conlleva tener un niño y la obligación de abandonar la escuela como las principales razones para la interrupción del embarazo.
  • El contagio de VIH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS). En 2013, el 51% de las nuevas infecciones por VIH en adultos ocurrieron entre adolescentes de 15 a 19 años.
  • El abuso de sustancias. En los últimos años, la edad de iniciación en el consumo de drogas entre jóvenes ha descendido a los 10 años.

A pesar de la creciente inversión en el sector de la salud en Kenia, el uso de los servicios de salud por parte de los adolescentes sigue siendo bajo. Así pues, en Dagoretti, los jóvenes se enfrentan a riesgos de salud sexual y reproductiva porque no cuentan con información adecuada para prevenirlos.  Además, la pobreza y la desigualdad de género limitan la toma de decisiones de la mujer sobre la sexualidad y los derechos económicos, legales y sociales.

 

¿Qué hace Amref Salud África por los derechos de salud sexual y reproductiva?

 

Cofinanciado por el Ayuntamiento de Madrid, este proyecto busca defender y dar a conocer los derechos en salud sexual y reproductiva entre los adolescentes de la región. Los objetivos principales del proyecto son:

  • Mejorar la calidad de los servicios de salud sexual y reproductiva entre adolescentes y jóvenes.
  • Facilitar el acceso al mercado laboral de madres jóvenes.
  • Proporcionar una mejor sanidad a jóvenes y adolescentes.

Amref Salud África trabaja en este proyecto para que los jóvenes y adolescentes vulnerables de Dagoretti sean capaces de tomar decisiones informadas sobre su sexualidad. También con el objetivo de que conozcan de primera mano sus derechos y desarrollen buenos hábitos de salud sexual y reproductiva. Todo esto les permitirá tener mejores oportunidades de futuro y la posibilidad de romper el ciclo de pobreza que durante generaciones ha estado presente en estos barrios. Si quiere conocer sus historias, haz click aquí.

 

Primeros resultados por los derechos de la salud sexual y reproductiva

 

El trabajo de Amref Salud África debe ser apoyado y reforzado con un trabajo conjunto con el sistema público de salud Keniato. El objetivo es que sean capaces de proporcionar una atención cualificada y respetuosa para los jóvenes. Para ello, se crearon espacios amigables de atención a adolescentes en centros de salud y hospitales públicos en la zona. Gracias a ello se logró atender sus necesidades en materia de salud sexual y reproductiva de modo cercano, respetuoso y efectivo.

Con este proyecto Amref Salud África ya ha llegado a más de 47.000 personas, ¿nos ayudas a conseguir un alcance aún mayor?

#MEMORIA2020


COVID-19 en Uganda convierte su estadio en un hospital y Europa juega la final de la EURO2021

Amref Salud África Uganda COVID-19

Foto: Sam Vox. Amref Salud África. Uganda

 

La COVID-19 en Uganda amenaza la vida de millones de personas y pone a su sistema de salud contra las cuerdas. La desigualdad de vacunación en África se hace patente. Mientras Inglaterra e Italia celebran estar en la final de la Eurocopa, la escena no podría ser más diferente en Uganda donde el estadio nacional de fútbol se está convirtiendo en un hospital de campaña para atender a los pacientes de la COVID-19.

 

Dos estadios para dos realidades: el COVID-19 en Uganda

 

En contraste con las escenas del estadio de Wembley, el estadio nacional de Mandela, situado en las afueras de Kampala, ya está equipado con suficientes camas para tratar a más de mil pacientes con coronavirus ya que un fuerte aumento en los casos ha sobrepasado la capacidad de las instalaciones de sanitarias del país.

 

La variante Delta se ha fusionado con la cepa sudafricana derivando en tercera ola de la COVID-19 en Uganda y en otras áreas de África.

 

Los países se enfrentan a las nuevas cepas más contagiosas con servicios de salud mínimos a medida que se agotan las reservas de vacunas.

Las ONG’s internacinales que forman parte de la People’s Vaccine Alliance, incluidas ActionAid International, Amref Health Africa, Oxfam y ONUSIDA, aseguran que la situación en Uganda es terrible:

  • Los casos en el país aumentaron en más de un mil por ciento en junio.
  • En los últimos 14 días el número de muertes aumentó en un 88%.
  • Uganda ha perdido a más de cincuenta trabajadores de la salud, incluidos dieciséis médicos, a causa de la COVID-19 en solo dos semanas; el país tiene solo un médico por cada 5000 habitantes en comparación con 1 por cada 250 habitantes en España.
  • COVID-19 en Uganda  presenta un riesgo severo para las personas que no han recibido las dos dosis de la vacuna. Solamente alrededor 4000 personas están completamente vacunadas en una población de más de 45 millones. Por tanto, menos del 5% la ciudadanía.
  • Uganda es el país de acogida de refugiados más grande de África, con más de 1,45 millones de refugiados y solicitantes de asilo que también tienen una gran necesidad de vacunas COVID-19.
  • Una dosis de la vacuna Pfizer cuesta más de lo que Uganda gasta por ciudadano en salud en todo un año.

El doctor Patrick Kagurusi, médico y Gerente Nacional de Amref Health Africa Uganda, aseguró que: “Ya no tenemos suficientes trabajadores de la salud y ahora nuestros médicos y enfermeras están muriendo. Los que se quedan trabajando en la primera línea temen por sus vidas, no están debidamente protegidos porque nos estamos quedando sin EPIS y muchos están gravemente traumatizados por la pérdida de pacientes y compañeros”.

“El sistema de salud está totalmente desbordado y nuestros hospitales y centros de salud están llenos. La escasez de oxígeno ha llegado a un punto crítico y la gente está muriendo porque no tenemos los suministros”.

Si puedes, por favor apóyanos y súmate al movimiento por la salud de África. Juntos podemos reforzar los sistemas de salud para hacer frente a la contención del COVID-19 y acelerar la vacunación. También haces posible la incidencia política a nivel nacional e internacional. Hazte socio hoy.

 

La necesidad de liberar las patentes de las vacunas para salvar millones de vidas.

 

Winnie Byanyima, directora ejecutiva de ONUSIDA, nacida en Uganda, afirmó: “Mis amigos y familiares están muriendo. Cada poco recibo mensajes de pérdidas. Los pequeños suministros de vacunas que tiene el país están casi terminados, pero los líderes de los países ricos continúan ignorando las quejas sobre sus corporaciones farmacéuticas que alimentan la desigualdad de vacunas”.

Las vacunas están siendo racionadas artificialmente en todo el mundo, ya que solo las producen un puñado de empresas farmacéuticas que tienen un monopolio y han priorizado principalmente la venta a precios elevados a los países ricos. La Alianza está pidiendo a la UE, Alemania y el Reino Unido que dejen de bloquear las propuestas presentadas por muchas naciones en desarrollo, y respaldadas por los EE. UU y Francia, para renunciar a la propiedad intelectual de las vacunas COVID-19, lo que permitiría a los fabricantes de vacunas en África y en todos los países en desarrollo producir sus propias vacunas.

Max Lawson, jefe de Política de Desigualdad de Oxfam, dijo: “En Europa las multitudes en los campos de fútbol reflejan la esperanza de volver a la vida normal mientras que en Uganda el estadio nacional está lleno de camas de emergencia y pacientes sin aliento. Es difícil pensar en un ejemplo más claro de la vacuna contra la desigualdad”.

“La esperanza de escapar de COVID-19 no debería limitarse a las personas de los países ricos. Habría suficientes vacunas para todos los países si las corporaciones farmacéuticas compartieran su ciencia y su conocimiento”.

“Los países en desarrollo simplemente están exigiendo su derecho a fabricar sus propias vacunas y se les impide hacerlo. Hacemos un llamamiento a los gobiernos del Reino Unido, Alemania y la UE para que dejen de anteponer los monopolios farmacéuticos a salvar vidas”.

 

Las donaciones son insuficientes, no es sostenible.

 

Si bien los países del G7 se han comprometido a donar mil millones de dosis de vacunas a las naciones más pobres, con el objetivo de entregar la mitad para fin de año, la Alianza asegura que la cifra es menos de una décima parte de las dosis necesarias para vacunar a todos los países y se trata de un proceso muy lento para evitar la pérdida de muchas vidas.

Uganda ha recibido poco más de un millón de dosis de vacunas COVID-19. Principalmente a través de COVAX y ya ha administrado el 87% de ellas. Esto significa que el país solo ha tenido suficientes suministros de vacunas para administrar una sola dosis a solo el 2% de la población. La mayoría de los países africanos han recibido mucho menos. La única forma sostenible de vacunar completamente a los países africanos sería dándoles la capacidad de producirlas.

Xavier Ejoyi, director de ActionAid en Uganda, explicó: “Se necesita con urgencia compartir la dosis, pero las donaciones por sí solas no solucionarán el problema. El fin de la pandemia solo tendrá lugar una vez que los países en desarrollo tengan su propio suministro de vacunas. Ante el aumento de casos de COVID-19 en muchos países en desarrollo, necesitamos una vacuna genérica ahora más que nunca”.

Si puedes, por favor apóyanos y súmate al movimiento por la salud de África. Juntos podemos reforzar los sistemas de salud para hacer frente a la contención del COVID-19 y acelerar la vacunación. También haces posible la incidencia política a nivel nacional e internacional. Hazte socio hoy.


Nuestras peticiones para la equidad de vacunación COVID-19 en África

peticion amref covid 19

La equidad de vacunación COVID-19 en África es clave para la salud global y la gestión de la pandemia. Si no aceleramos la vacunación difícilmente alcanzaremos la inmunidad de grupo y todos estaremos expuestos a nuevas cepas y amenazas.

Las implicaciones políticas, económicas, sociales y de salud de la COVID-19 están afectando a todo el mundo, pero especialmente a los países del continente africano. Todos ellos están teniendo muchas dificultades para recuperarse de las consecuencias de la pandemia. El Fondo Monetario Internacional estima una caída del crecimiento económico en todo el continente: tras la pandemia pasará del 2,4% en 2019 a entre -2,1% y -5,1% en 2020/2021 en África Subsahariana.

La recuperación económica comenzará, como en el resto del mundo, cuando se alcancen los objetivos de la vacunación. No obstante, se prevé que en África esto no suceda hasta 2023. En el resto del mundo, según las estimaciones actuales, se alcanzará la inmunidad colectiva a finales de 2021 o incluso en 2022.

 

No podemos olvidar a un continente en la gestión de una pandemia mundial: equidad de vacunación COVID-19 en África ya.

 

Desde Amref Salud África somos conscientes de las desigualdades exacerbadas por la distribución heterogénea de las vacunas a nivel mundial y la desventaja que pueden suponer en los países de ingresos bajos y medianos. La igualdad de acceso a las vacunas es poco probable a menos que se aborden los problemas de disponibilidad, accesibilidad y asequibilidad.

Las pandemias tienen una naturaleza mundial y, por lo tanto, requieren un enfoque global. Es nuestra responsabilidad, como ciudadanos del mundo, lograr que las vacunas COVID-19 lleguen a todos, independientemente de los factores socioeconómicos, geográficos o demográficos. Sin embargo, según la OMS, a 13 de junio de 2021 se han administrado más de dos mil millones de vacunas en todo el mundo, pero los países africanos han recibido menos del 2% a pesar de albergar al 17% de la población mundial.

 

Como avanza la equidad de vacunación COVID-19 en África

 

De los 36 millones de vacunas entregadas a África solo se ha administrado el 41%. La mayoría de los países africanos han confiado en el mecanismo COVAX, pero las existencias son muy limitadas. Las dosis adquiridas a través de COVAX y las obtenidas a través del Equipo de Tareas de Adquisición de Vacunas Africanas de la Unión Africana siguen siendo insuficientes para lograr el objetivo de vacunar al 60% de la población.

Los avances actuales en la producción de vacunas COVID por los países africanos a través de la coordinación de la Unión Africana y los CDC africanos son encomiables. Si bien solo cinco países del continente han demostrado la capacidad de producir vacunas (Egipto, Marruecos, Senegal, Sudáfrica y Túnez), el convenio firmado con la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante Epidemias (CEPI), así como las instituciones de financiación para el desarrollo, constituye un paso importante para impulsar la producción de más dosis. Los resultados de estos acuerdos brindarán, por tanto, mayor seguridad para esta pandemia y las futuras.

 

Las peticiones de Amref Salud África para la equidad de vacunación COVID-19 en África

 

Para los gobiernos africanos y tomadores clave de decisión:

 

  • Incrementar la inversión en investigación y desarrollo en el sector de la salud, en particular en el fortalecimiento de las capacidades de operadores, investigadores, innovadores e instituciones, apoyando la creación de centros de producción bajo el liderazgo de África CDC.
  • Proporcionar un marco político y legal idóneo para armonizar y mejorar la eficiencia de las revisiones regulatorias y la aprobación de tecnologías sanitarias y productos médicos en todo el continente.
  • Involucrar a la sociedad civil para desarrollar planes de priorización que aseguren la equidad dentro de cada país, en el acceso y disponibilidad de vacunas para todos los ciudadanos, incluidas las poblaciones de difícil acceso.
  • Asegurar el apoyo a los llamamientos de India y Sudáfrica para la exención temporal de los derechos de propiedad intelectual de las empresas farmacéuticas para tecnologías y productos anti-COVID-19.

 

A los fabricantes de vacunas y las empresas farmacéuticas:

 

  • Aumentar la disponibilidad de vacunas en países de ingresos bajos y medianos a un coste subvencionado y accesible.
  • Considerar exenciones o subsidios a las protecciones de propiedad intelectual para las tecnologías y productos anti-COVID-19.

 

A las instituciones financieras:

 

  • Considerar la implementación de modelos de financiación holísticos para una vacunación de calidad. Incluyendo investigación y desarrollo, fabricación y mejora de la capacidad de los sistemas de salud.

 

A los agentes de desarrollo, las organizaciones no gubernamentales y la sociedad civil:

 

  • Fomentar la solidaridad mundial, apoyando las reformas políticas y los compromisos para promover la equidad de las vacunas sin dejar a nadie atrás.
  • Desmitificar los mitos y conceptos erróneos que alimentan las dudas sobre la vacunación.
  • Apoyar las solicitudes de India y Sudáfrica para la exención temporal de los derechos de propiedad intelectual de las empresas farmacéuticas para las tecnologías y los productos anti-COVID-19.

 

Nuestra respuesta a COVID-19

 

En la primera fase de la lucha contra la COVID-19 hemos llegado a más de 1,3 millones de personas. Capacitamos a unos 110.000 médicos, enfermeras y trabajadores de la salud comunitaria en el continente. Equipamos a cinco laboratorios en Kenia para realizar pruebas llegando a 5.000 tests. Ahora nuestro objetivo es capacitar a miles de trabajadores de la salud para la correcta administración de la vacuna. Establecer centros de vacunación y llegar a las zonas más remotas. También resguardar las vacunas en la cadena de frío.

El trabajo de Amref se centrará en Etiopía, Kenia, Malawi, Senegal, Sudán del Sur, Tanzania, Uganda y Zambia. Queremos  llegar a más de 9 millones de personas. Porque la salud es un derecho garantizado para todos, en todo el mundo.

 

Conoce nuestra incidencia en políticas públicas a través de la Nueva Comisión Comisión de Respuesta Africana frente al COVID-19, haz click aquí.


El Dr. Githinji Gitahi en la Nueva Comisión de Respuesta Africana frente al COVID-19

 

El Dr. Githinji Gitahi, director ejecutivo de Amref Health Africa, ha sido nombrado miembro de la recién constituida Nueva Comisión de Respuesta Africana frente al COVID-19.

El hecho se produce después el anuncio del nombramiento de Cyril Ramaphosa como Presidente de la Nueva Comisión de Respuesta Africana frente al COVID-19 por la Asamblea de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Africana (Oficina de la UA) en la 34º sesión ordinaria de la UA celebrada el 6 de febrero de 2021.

 

La Nueva Comisión Comisión de Respuesta Africana frente al COVID-19 se enfrenta a las peores oleadas del virus en África

 

“Las crecientes oleadas de COVID-19 en varios países de África continúan siendo una preocupación, especialmente para los sistemas de salud que están siendo empujados a un punto crítico, así como para la salud y recuperación social y económica de África.»

«En muchos de estos países africanos el oxígeno se está agotando. Las camas de los hospitales están llenas y no hay vacunas disponibles para quienes más las necesitan. Además de las enfermedades, las comunidades han sufrido una gran carga social y económica, especialmente las mujeres embarazadas, las niñas y los niños. Es necesario trabajar para mitigar los resultados del COVID en la salud y el bienestar de los africanos durante estos tiempos inciertos y sin precedentes. Estoy seguro de que la comisión bajo el liderazgo de SE Cyril Ramaphosa, será una gran ayuda a la continua y loable respuesta sobre COVID-19 en el continente, atestiguada desde el primer caso en África”, dice el Dr. Gitahi.

 

¿Cómo funciona la Nueva Comisión Comisión de Respuesta Africana frente al COVID-19?

 

La Comisión estará presidida por el presidente Ramaphosa y delegada por el director de los Centros Africanos para el Control de Enfermedades e Infecciones (Africa CDC), el Dr. John Nkengasong.Junto con otros comisionados, el Dr. Gitahi apoyará al presidente en su papel de líder a fin de permitir su liderazgo continuo en la orientación de la respuesta continental al COVID-19.

El mandato de la Comisión es doble:

1) Identificar brechas en la estrategia continental de respuesta al COVID-19 y proponer intervenciones basadas en evidencia dentro del alcance de la práctica de la Comisión.

2) Generar evidencia para evaluar el impacto del COVID-19 en los daños económicos en el continente y proponer vías para una fuerte recuperación.

 

Nuestra intervención en políticas públicas en el continente para contener el COVID-19

 

Desde que el COVID-19 se declaró una emergencia por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Dr. Gitahi ha contribuido a las discusiones nacionales, regionales y globales para a empoderar a las comunidades y los gobiernos con información clave sobre el COVID-19.

Bajo su liderazgo, Amref Health Africa ha estado a la vanguardia en la respuesta al COVID-19 en África, compartiendo experiencia técnica y aprovechando sus sólidas relaciones con las comunidades. Amref ha estado respondiendo a la pandemia en 10 países del este, oeste y sur de África. Entre ellos se encuentra Kenia, Tanzania, Uganda, Ruanda, Etiopía, Zambia, Malawi, Sudáfrica, Senegal y Guinea. Al compartir su experiencia técnica y aprovechar sus sólidas relaciones con las comunidades, Amref ha contribuido a dar forma a la estrategia nacional sobre COVID-19.

Para conocer el estado de vacunación en áfrica y nuestra intervención, haz click aquí.


25 años por un cambio duradero de la salud en África

por un cambio duradero

 

Con el objetivo de convertir a la salud en el camino hacia el desarrollo y un mundo más equitativo y justo, Amref Salud África comenzó su trayectoria en España hace 25 años.

La organización comienza su trabajo en España en 1996 como oficina nacional de la familia Amref internacional.

Amref Health Africa es la mayor organización internacional no gubernamental de salud nativa africana y nuestra sede internacional está en Nairobi, Kenia.

Desde entonces nuestra labor y empeño por un cambio duradero en la salud de África y el enfoque comunitario con que trabajamos se ha visto reconocido institucionalmente con galardones como el Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional 2018 o los GoODS de la Fundación Rafael del Pino en el mismo año.

 

Amref Salud África se estableció en España para conseguir un cambio duradero de la salud en África, de la mano de Alfonso Vilallonga, Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid con especialidad en cirugía plástica y reparadora, New York University (NY) y Saint Francis Hospital (San Francisco).

En 1996 empieza a colaborar con Amref Flying Doctors en el programa de atención sanitaria y formación en zonas de difícil acceso (Outreach Programme), realizando operaciones y formando a médicos africanos mediante estancias periódicas en distintos países del África Oriental.

Tras su primer viaje con ellos, decide crear una fundación en España para apoyar la misión de Amref.

Uniendo fuerzas, habilidades y medios, conseguimos recursos para trabajar con las comunidades más vulnerables de África potenciando el desarrollo del continente.

 

Nuestros proyectos

 

La mayoría de los proyectos desarrollados que han contado con financiación española se han llevado a cabo en zonas rurales y remotas de Kenia, Senegal, Tanzania, Etiopía, Sudán del Sur, Uganda y Guinea Conakri involucrando al máximo posible a los integrantes de las comunidades como parte de la solución.

 

 

Foto: BRIAN OTIENO

 

Uno de los objetivos de nuestros proyectos es capacitar personal sanitario de primera línea en los países en los que trabajamos fortaleciendo y construyendo capacidades locales.

Bajo esta filosofía en este último año, durante la crisis sanitaria, hemos formado a 110.000 profesionales de la salud, y desde que naciera la organización en Kenia en 1957 hemos llegado a más de 110 millones de personas.

Gracias a nuestros proyectos hemos conseguido reducir drásticamente los datos de defunciones maternas e infantiles en comunidades remotas.

Por ejemplo, a través del uso de nuevas tecnologías, con el proyecto Cellal e Kisal se ha salvado la vida de más de 3.000 mujeres y más de 3.000 niños en Kolda, una de las regiones más remotas de Senegal.

Siguiendo con el objetivo de alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 5 que hace alusión a la igualdad de género, una de nuestras áreas de actuación durante todos estos años ha girado en torno a la erradicación de la mutilación genital femenina.

A partir de 2009 iniciamos en Kenia y en Tanzania los denominados “ritos de paso alternativos” que respetan la cultura del festejo, pero eliminan esta práctica perjudicial para la salud y que las niñas sigan sus estudios.

Gracias a este enfoque ya hemos logrado que 5 comunidades en áfrica rechacen la práctica. Desde que iniciamos este programa se ha evitado que más de 20.000 niñas sean mutiladas.

 

 

A lo largo de estos 25 años, otra de nuestras actividades ha sido impulsar proyectos en materia de agua y saneamiento.

Aproximadamente 525.000 niños menores de 5 años mueren cada año por enfermedades diarreicas. Reducir este dato es una prioridad para nosotros y, por ello, con iniciativas como “Agua limpia y sostenible para los masáis en Kajiado” buscamos mejorar el acceso al agua potable y el saneamiento.

 

Nuestros socios

 

La creación, el análisis y el desarrollo de cada proyecto se ha producido gracias a la ayuda de donantes y socios que durante estos 25 años nos han apoyado en el camino hacia el cambio duradero de la salud en África.

 

Sin su apoyo y confianza nuestro trabajo, así como todos los logros que hemos conseguido a lo largo de este periodo de tiempo, no sería posible.

 

El apoyo financiero proporcionado por instituciones y corporaciones también ha sido uno de los elementos esenciales para poder desarrollar nuestra actividad desde España.

Nuestra base de donantes institucionales y empresas se ha ido incrementando hasta llegar a contar con importantes socios como la AECID, el Ayuntamiento de Madrid, la Junta de Castilla y León, la Generalitat Valenciana, la Comunidad de Madrid, la Unión Europea, Laboratorios Viñas, Ferrovial, la Fundación Alimerka, Fundación Roviralta, Ayuntamiento de Barcelona, La Generalitat Catalana, la Comunidad de Castilla la Mancha, Tragsa o la Fundación Carmen Gandarias, entre otros.

A lo largo de los años nuestra organización ha recibido múltiples premios a nivel internacional. A nivel local nos ha sido muy gratificante que todo nuestro trabajo en el continente se haya visto reconocido a través del Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional 2018.

Desde Amref Salud España seguimos trabajando para que la cobertura sanitaria universal sea una realidad y no nos detendremos hasta conseguirlo.

 

Si compartes nuestra visión: «por un cambio duradero en la salud de África»

COLABORA CON NOSOTROS


La vacunación en África – Dr.Gitahi director ejecutivo global de Amref

Situacion y gestion de la vacunacion

Dr. Gitahi, director ejecutivo global de Amref

 

La crisis sanitaria derivada de la pandemia de la Covid19 ha perjudicado al continente africano notablemente, pero su impacto no ha tenido la intensidad que se esperaba debido a factores sociodemográficos.

El Dr. Gitahi, CEO de Amref Health África, explica cómo se ha vivido la situación en los más de cuarenta países y de qué modo se están enfrentando a la vacunación.

 

Las vacunas en África parecen avanzar a un ritmo lento

 

El motivo lo explica el Dr. Githinji Gitahi, director ejecutivo global de Amref Health Africa, uno de los principales expertos en salud pública del continente africano.

«La primera razón es la baja disponibilidad de vacunas «, asegura.

“A pesar del compromiso de GAVI Alliance (una cooperación de entidades públicas y privadas cuyo propósito es mejorar el acceso a la inmunización en 92 países de bajos ingresos, de los cuales 27 están ubicados en África Subsahariana), los aproximadamente 36 millones de dosis de COVID-19 vacunas lanzadas hasta ahora al continente africano son insuficientes para una población de 1.300 millones de personas. Considerando que cada persona necesita dos dosis de la vacuna, África necesitaría alrededor de 2.600 millones de dosis para vacunar a todos”, explica.

 

“La segunda razón es económica”, continúa.

Se necesitan alrededor de $15 para vacunar a una sola persona, que es casi la mitad del gasto anual per cápita en atención médica de un país de ingresos bajos a medianos como Kenia. Los gobiernos africanos no compran vacunas porque no pueden pagarlas, pero el tratamiento de una pandemia debería ser un bien público mundial, accesible para todos. Por eso, creo que es absolutamente necesario que se eliminen las patentes de vacunas contra el Coronavirus, tal y como solicita Sudáfrica”.

 

“La tercera razón”, declara, “radica en el rechazo de una gran parte de la población hacia vacunas que no conocen lo suficiente».

«Creo que la aceptación de la vacuna es directamente proporcional al nivel de confianza que la gente tiene en su gobierno. En Ruanda o Ghana, por ejemplo, una gran parte de la población tiene un enfoque positivo y seguro hacia las vacunas, mientras que la falta de confianza de la población keniana en su gobierno se ha traducido directamente en el rechazo hacia la vacunación”, concluye.

Sin embargo, el rechazo a la vacunación se puede superar.  «En estos casos», dice el Dr. Gitahi, «creo que es necesario emprender caminos de sensibilización a través de figuras de referencia de la comunidad: si la gente no confía en su gobierno, tal vez confíe en un administrador de salud, o en su líder religioso local, o quizás un trabajador de salud de la comunidad. Ellos pueden convencer a la población de la necesidad de confiar en la vacuna, sea ​​la que sea».

 

En África, el 95% de las vacunas disponibles son Oxford y AstraZeneca, “principalmente por una cuestión logística”, explica. «La vacuna Pfizer, de hecho, requiere almacenamiento a -70 grados y esto imposibilita su distribución y almacenamiento en el continente africano”.

 

El COVID-19 ha golpeado a África

 

Pero la masacre que muchos habían predicho no tuvo lugar por varios factores.

En primer lugar, explica el Dr. Gitahi, el demográfico. “En Italia, la media de edad es de 45 años, mientras que, en Nigeria, el estado más poblado de África, es menor de 18. Por tanto, es concebible que haya un menor porcentaje de casos en África. Además, es muy probable que se subestime el número de casos tanto por falta de una red diagnóstica actualizada, como porque la bronquitis y la neumonía (dos de las principales causas de muerte en el continente) comparten síntomas con el COVID-19 que dificultan aún más el trabajo diagnóstico”.

 

Medidas de contención del virus

 

Para contener el número de contagios la mayoría de los países del mundo implementan medidas de carácter restrictivo.

En África, explica el Dr. Gitahi, «las medidas restrictivas más comunes son el toque de queda, la obligación de llevar la mascarilla y la prohibición de reunirse. Sin embargo, un encierro total es imposible, porque el 80% de la economía africana se basa en trabajos informales y mucha gente vive de la subsistencia durante el día. El confinamiento los condenaría a morir de hambre”.

«Incluso los colegios no pueden cerrarse», dice. “Actualmente, más de 15 millones de niños en África asisten a la escuela primaria y secundaria, el equivalente a toda la población de Somalia. Para todas ellas, la escuela es notoriamente una estructura de protección contra todo tipo de abusos, especialmente para las niñas, que de otro modo no pueden escapar de la mutilación genital femenina (MGF) o de los matrimonios forzados y precoces «.

 

Somos optimistas

 

El Dr. Gitahi concluye con una frase positiva. “Puedo decir que la situación sigue siendo muy grave y probablemente lo será durante mucho tiempo, pero quiero seguir siendo optimista”, explica. “Hay señales positivas: a nivel internacional puedo decir que he notado que la solidaridad mundial va en aumento y que asistimos a un creciente multilateralismo. A nivel local, el continente ha aumentado su capacidad sanitaria en todos los aspectos, capacitando a miles de nuevos trabajadores, construyendo infraestructura y muchas más cosas. Creo que estas son lecciones que todos los países africanos atesorarán en el futuro.”

 

 

Puedes colaborar con nosotros para continuar con la vacunación en África

 

 


Protegiendo a las madres y los recién nacidos

 

Durante los meses posteriores a que se registrara el primer caso de coronavirus en Malawi, los trabajadores sanitarios, que no disponían de equipos de protección personal adecuados, temían contraer el virus. A menudo eran estigmatizados por la población: la gente tenía miedo de contagiarse si mantenía contacto con el personal sanitario.

 

protegiendo a las madres

 

La experiencia de Margret Tulisha no fue diferente. Trabaja como auxiliar de matrona comunitaria, en el centro de salud de Lulanga, en el distrito de Mangochi. Margret no dejó que estos problemas afectaran a su trabajo, algo común entre muchos trabajadores sanitarios, especialmente los de la profesión de enfermería, que consideran que la suya es una «vocación». Ella continuó trabajando para proteger a las madres y a los recién nacidos.

 

Proyectos para el equipamiento de los centros de salud

 

Desde que comenzó la pandemia, Amref ha entregado más de 40.000 equipos de protección a profesionales sanitarios en primera linea (EPIs)

 

Cuando Amref Health África, a través del proyecto de respuesta frente a la Covid-19, “Actúa rápido para frenar el virus”, y con el apoyo financiero del Gobierno de Canadá, instaló puntos de lavado de manos en su centro de salud, se sintió más segura, no sólo por ella sino también por las mujeres a las que ayuda en el área de maternidad y a sus recién nacidos.

 

Hasta la fecha, Amref ha llegado a más de 400.000 personas en reparto de gel hidro-alcohólico, jabón y agua segura en campos de refugiados y asentamientos informales.

 

 «Estas instalaciones nos ayudarán mucho. Animamos a las mujeres a que se laven las manos y se pongan mascarillas mientras las asistimos, para que no contraigan el coronavirus. Estos puntos de lavado son particularmente efectivos porque permiten lavar las manos sin contacto, lo que significa que las mujeres están protegidas de las infecciones», dice Margret.

 

Ayúdanos a proteger a las madres y los recién nacidos

 

Amref trabaja con las comunidades en tareas de sensibilización e información sobre la importancia de la higiene del lavado de manos.

 

Para ayudar a prevenir la transmisión de la COVID-19, el proyecto de extensión del CAIA-MNCM está proporcionando a los centros de salud puntos de lavado de manos, al mismo tiempo que trabaja con las comunidades en labores de sensibilización acerca de las medidas para frenar la propagación del virus, como es el uso de mascarillas y el mantenimiento de la distancia física.

Hasta ahora se han beneficiado 60 centros de salud. El proyecto también ha instalado puntos de lavado de manos en los accesos de entrada a los mercados. Se prevé que estas medidas ayuden a aplanar la curva y a frenar la propagación del coronavirus en Malawi.

 

La respuesta de Amref al COVID-19

 

Desde que la OMS declaró la COVID-19 como pandemia, el equipo multidisciplinar y multinacional de Amref se puso a trabajar conjuntamente para frenar su propagación. Trabajamos con personal sanitario esencial en primera línea.

Desarrollamos 14 proyectos frente a la COVID-19 en 8 países que han beneficiado a 1.3 millones de personas.

Hemos conseguido formar a 100.000 profesionales sanitarios y agentes de salud que son capaces de identificar y prevenir los casos de COVID-19.

Se han realizado más de 5.000 tests de COVID-19 en nuestros laboratorios de Kenia y Etiopía.

 

Hoy avanzamos en la respuesta de la vacunación para combatir la pandemia en Etiopía, Uganda, Malawi, Zambia y Kenia, colaborando con los gobiernos en la gestión de su distribución, conservación y administración por el personal sanitario, informando y sensibilizando a la población sobre su importancia y, en definitiva, impulsando todas aquellas políticas que favorezcan una distribución equitativa de las vacunas a nivel mundial.

 

Este virus lo paramos entre todos. Ayúdanos a conseguirlo

 

 

 


Sobre el COVID y la violencia contra la mujer

 

En África, la crisis del COVID-19 ha aumentado la violencia contra mujeres y niñas de diferentes maneras. Esta situación hace que sea más necesario que nunca reforzar la formación sobre el COVID y la violencia contra la mujer.

 

 

Mickason Nzava, pastor de la Autoridad Tradicional de Ngowe, en Chikwawa (Malawi), siempre se ha sentido motivado cuando ve a sus feligreses practicar lo que enseña; para él, esa es la esencia de «hacer discípulos”.

 

 

Durante la pandemia de coronavirus han aumentado los casos de violencia contra las mujeres y niñas en Malawi.

El Gobierno de Canadá a través de Global Affairs Canada, está financiando programas de formación sobre el COVID-19 en los que también se abordan otras consecuencias derivadas de la pandemia como la violencia contra la mujer y los abusos de los derechos humanos.

Después de asistir a esta formación, Mickason Nzava estaba decidido a «ir y enseñar a otros«.

«Hay ciertas cosas que habíamos normalizado como parte de nuestra cultura, pero en la formación aprendimos que en esencia son cuestiones de derechos humanos. Por ejemplo, que una niña que se queda embarazada se vea obligada a contraer un matrimonio precoz o que se ejerza violencia contra las mujeres».

«Ya me he reunido con algunas familias para tratar estos temas”.

«Una familia, por ejemplo, quería que su hija se casara cuando se quedara embarazada. Después de explicarles cómo afectaría esto a la niña en el futuro, aceptaron que la niña volviera a la escuela después del parto».

 

Estamos viendo algunos cambios, especialmente cuando existe colaboración con los líderes religiosos y tradicionales.

 

«Les enseñamos aquí los domingos, pero en los hogares los jefes también refuerzan los mensajes».

 

Los jefes, los trabajadores de protección de la infancia, la policía comunitaria, los líderes religiosos y otros representantes comunitarios son fundamentales para que los mensajes sobre COVID-19 sean aceptados en las comunidades, y para desafiar las normas socioculturales que perpetúan la violencia contra las mujeres y niñas.

 

Nuestra acción contra el COVID-19 en África

 

Desde que comenzara la pandemia de COVID-19 hemos trabajado en diversos frentes para frenar el virus en África.

Además de los programas de formación y concienciación, dirigidos bien a profesionales sanitarios y agentes de salud, así como a líderes comunitarios, trabajamos en otras áreas para acabar con el virus.

 

¿Qué hemos conseguido hasta ahora?

–  A comienzos de marzo hicimos posible la llegada de las primeras dosis de vacunas a Kenia por Amref Flying doctors. Hoy trabajamos también en la respuesta de vacunación de la COVID-19 en Etiopía, Uganda, Malawi, Zambia y Kenia

–  14 proyectos de COVID-19 en 8 países y 1.3 millones de personas beneficiadas.

–  Reparto de gel hidroalcohólico, jabón y agua segura en campos de refugiados y asentamientos informales. Más de 400.000 personas alcanzadas.

–  100.000 profesionales sanitarios y agentes de salud formados en identificación y prevención de casos de COVID-19.

–  40.000 EPIs entregados a profesionales sanitarios en primera línea.

–  5.000 test de COVID-19 en nuestros laboratorios de Kenia y de Etiopía.

 

Trabajamos por un cambio duradero en África

 

Súmate al cambio

Preparados para combatir la pandemia

 

Trabajar en un centro sanitario era el sueño de la infancia de nuestro protagonista de hoy, Cornelius Damuza, de 29 años de edad.

Después de terminar la escuela primaria y secundaria, cursó estudios profesionales en el Colegio de Ciencias de la Salud de Malawi, en el campus de Blantyre, en Malawi.

 

preparados para la pandemia

 

 

Cornelius comenzó a trabajar como asistente médico en 2018. Actualmente trabaja en el Centro de Salud de Chamba, en el distrito de Zomba.

Este centro atiende a una población de 33.193 personas, de las cuales 18.256 son mujeres y niñas.

Cornelius sonríe cuando le preguntamos qué le motivó a convertirse en asistente médico:

«Jajaja, mmm, es un trabajo que me apasiona desde que era niño. Siempre quise ayudar a los enfermos. Al final del día siento una gran satisfacción.»

Nos cuenta Cornelius que apenas hace dos meses que el Centro de Salud comenzó a realizar las pruebas de COVID-19. Hasta ahora se han registrado unos seis casos en el centro sanitario.

El número de visitas en busca de atención sanitaria ha empezado a disminuir, ya que se ha extendido la falsa noticia de que el centro de salud inyecta el coronavirus a pacientes desprevenidos.

«Hay poca afluencia estos días debido a las pruebas de COVID-19 que realizamos en el centro. La comunidad cree que somos responsables de la transmisión de la enfermedad. Esto ha provocado que algunas personas mueran en sus casas de enfermedades que se podrían haber tratado y curado en el centro», afirma Cornelius.

Las autoridades sanitarias y sus colaboradores se han preparado para disipar estos mitos y conceptos erróneos, asegurándose de que los miembros de la comunidad reciban información objetiva sobre las causas del COVID-19 y cómo prevenir su propagación.

 

Amref trabaja con las comunidades en tareas de sensibilización e información sobre la importancia de la higiene del lavado de manos, también dando información veraz sobre el virus que ayude a las familias a permanecer a salvo.

Nuestros proyectos de agua y saneamiento han beneficiado a 3,5 millones de africanos sólo en nueSTra intervención de COVID-19.

 

 

Centros de salud preparados para combatir la pandemia

 

Gracias al proyecto de Amref Health África contra la Covid-19, “Actúa rápido para frenar el virus”, que ha contado con el apoyo financiero del Gobierno de Canadá y a través de Global Affairs Canada, el Centro de Salud de Chamba ha recibido una instalación portátil de lavado de manos.

“Ha sido un avance muy importante”, nos comenta Cornelius, a la vez que nos explica lo difícil que era asegurarse de que sus pacientes se lavaran las manos con jabón regularmente, antes de que el centro de salud contara con esta instalación.

«Ha sido muy útil porque no teníamos unos cubos grandes en buen estado, como los que nos donó Amref Health Africa. También nos ayudó con la compra de jabón líquido. Ahora, nuestro centro de salud está preparado para luchar contra la pandemia COVID-19».

 

 

La respuesta de Amref ante el COVID-19

 

Hasta la fecha, Amref ha llegado a más de 400.000 personas en reparto de gel hidro-alcohólico, jabón y agua segura en campos de refugiados y asentamientos informales.

Desde que la OMS declaró la COVID-19 como pandemia, el equipo multidisciplinar y multinacional de Amref se puso a trabajar conjuntamente para frenar su propagación. Trabajamos con personal sanitario esencial en primera línea.

Trabajamos para que los centros de salud de África estén preparados para combatir la pandemia:

–  Hemos conseguido formar a 100.000 profesionales sanitarios y agentes de salud que, como Cornelius, son capaces de identificar y prevenir los casos de COVID-19.

–  Hemos entregado 40.000 equipos de protección al personal sanitario y realizado más de 5.000 tests de COVID-19 en nuestros laboratorios de Kenia y Etiopía.

 

Hoy avanzamos en la respuesta de la vacunación para combatir la pandemia en Etiopía, Uganda, Malawi, Zambia y Kenia, colaborando con los gobiernos en la gestión de su distribución, conservación y administración por el personal sanitario, informando y sensibilizando a la población sobre su importancia y, en definitiva, impulsando todas aquellas políticas que favorezcan una distribución equitativa de las vacunas a nivel mundial.

 

¿Quieres apoyarles tú también?